La letra chica del proyecto oficial que reduciría las indemnizaciones por despidos

Reforma Laboral: El impacto en las indemnizaciones

04:26
Video
Silvia Stang
(0)
2 de mayo de 2018  • 21:33

El debate sobre cómo calcular la indemnización por despido llegó, una vez más, al Congreso de la Nación. En uno de los tres proyectos de leyes laborales que envió la semana pasada, el Poder Ejecutivo propone (tal como ya lo había hecho el año pasado) que no se tomen en cuenta, a la hora de hacer el cálculo, ni el aguinaldo, ni los premios o compensaciones, ni los reconocimientos de gastos que las empresas hacen a sus empleados.

¿Qué pasa hoy en la práctica? En la Justicia hay una controversia de larga data sobre el tema, y los trabajadores obtienen diferentes respuestas según dónde esté radicada su demanda. La ley vigente de contratos de trabajo no contempla esas exclusiones y tampoco aclara que los conceptos en cuestión estén incluidos. Entonces, lo que cobra el trabajador termina dependiendo de lo que digan los jueces, si el caso termina en un reclamo judicial.

En la ciudad de Buenos Aires hay un plenario (una decisión conjunta de todos los jueces del fuero laboral) referido a la causa "Tulosai, Alberto Pascual c/ Banco Central de la República Argentina". En ese fallo, del año 2009, los jueces camaristas resolvieron que no corresponde incluir en la base de cálculo "la parte proporcional del sueldo anual complementario". Además, dispusieron que tampoco debe considerarse el bonus, salvo que pueda probarse la existencia de un pago fraudulento (que no esté efectivamente basado en un sistema de evaluación de desempeño).

Por el contrario, en la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, las sentencias del tribunal supremo determinan que sí se debe incluir el proporcional del sueldo anual complementario en la base de cálculo.

En el punto referido a cómo se hace la cuenta, el proyecto de ley repite la fórmula actual: al despedir sin causa a un trabajador, la empresa debe pagar, por cada año trabajado, el monto equivalente a un mes de sueldo (o fracción mayor a tres meses), "tomando como base la mejor remuneración mensual, normal y habitual devengada durante el último año o durante el tiempo de prestación de servicios si éste fuera menor".

También se repite la disposición según la cual la base de cálculo no puede ser una suma superior a la que resulte de multiplicar por tres el promedio de las remuneraciones de la actividad (según los montos dispuestos en el convenio colectivo correspondiente). Sí se agrega, respecto de la ley vigente, un límite a ese tope: sobre esta cuestión, el proyecto toma nota de lo dicho por la Corte Suprema en el fallo "Vizzoti" y dispone que en ningún caso ese tope a la base salarial podrá significar para el trabajador una reducción mayor al 33% de la mejor remuneración cobrada durante el año previo al despido.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?