Tlcan: continúan las negociaciones para mantener el acuerdo

Las demandas de Trump podrían tener mayor resistencia en el Congreso estadounidense que en los de Canadá y México
The Economist
(0)
3 de mayo de 2018  

El sector automotriz, en el centro de la negociación
El sector automotriz, en el centro de la negociación Fuente: AP

Hace un año, un miembro de la administración del presidente Donald Trump redactó una orden ejecutiva para retirar a Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), un acuerdo comercial con Canadá y México. La interpretación obvia era que Trump estaba acosando irresponsablemente a los mexicanos y canadienses para que le diesen mejores condiciones a Estados Unidos. Una visión más amable sostenía que apuntaba a una audiencia doméstica. El Congreso se estaba poniendo de pie en ese momento por la confirmación de Robert Lighthizer, el negociador comercial elegido por el presidente. Las amenazas de Trump fueron una forma de ponerlo en acción.

Un año después, con Lighthizer desde hace mucho tiempo en su lugar, la actitud de Estados Unidos hacia el Tlcan parece no menos hostil. Su amenaza de retirada todavía depende de las conversaciones y, en marzo, Trump agitó los aranceles sobre el acero y el aluminio en caso de que no se pudiera llegar a un acuerdo para revisar el Tlcan antes del 1° de mayo. Los negociadores están trabajando intensamente en Washington con instrucciones de estar disponibles hasta el 4 de mayo.

Los detalles de cualquier trato soportarían las cicatrices de las duras negociaciones. Lighthizer ha exigido que un nuevo Tlcan expire automáticamente después de cinco años y quiere debilitar una cláusula que permite a los miembros disputar las tarifas de emergencia impuestas por sus socios. Si su equipo prevalece, el pacto revisado sería un paso más allá de la economía integrada de América del Norte, que se suponía que fomentaba el acuerdo original.

El equipo de Lighthizer también ha exigido que se eliminen las disposiciones del Tlcan que permiten a los inversores demandar a los gobiernos si se les niega un "trato justo y equitativo". Considera que las demandas contra el gobierno estadounidense deben ser juzgadas en los tribunales estadounidenses, y que ofrecer protección legal para las empresas estadounidenses en el extranjero avala la contratación externa de puestos de trabajo. Los canadienses y los mexicanos, por no mencionar a algunos republicanos de alto rango, están en desacuerdo.

Estas propuestas aún podrían abandonarse. Parece más cierto que un nuevo acuerdo contendrá "reglas de origen" más estrictas para los automóviles, que especifican cuánto contenido norteamericano debe tener un automóvil para que califique para aranceles nulos. La última propuesta de los estadounidenses es elevar el requisito del 62,5% al 75%. Aunque esto es inferior a su demanda original del 85%, aún podría causar interrupciones a medida que las compañías automotrices reconfiguran sus cadenas de suministro o absorben las tarifas que no corresponden al Tlcan.

Los costos reales del enfoque agresivo de la administración Trump pueden aparecer cuando los tres miembros intenten pasar de un acuerdo en principio a un acuerdo en la práctica. Cada miembro debe tener el acuerdo aprobado por su legislatura. Eso será más difícil si Trump continúa tratando el Tlcan como un pacto de suma cero (incluso si Lighthizer reconoce públicamente que las tres partes deben ganar). Dicho esto, en Canadá ganar una votación debería ser bastante fácil, dada la mayoría parlamentaria del partido gobernante. Y aunque algunos han manifestado que Andrés Manuel López Obrador, el favorito de izquierda en la carrera presidencial de México, podría intentar renegociar si gana, su elegido para ministro de Economía dijo el 18 de abril que López Obrador respetaría un acuerdo alcanzado antes de la elección.

Curiosamente, el Congreso de Estados Unidos puede ser más complicado. Hay muy pocas posibilidades de llegar a un acuerdo ante los legisladores antes de las elecciones de mitad de período del 6 de noviembre, y ninguna de obligarlos a votar sobre un acuerdo en su sesión final si son reacios a hacerlo. Asegurar los votos en una sesión sin sentido después de las elecciones puede requerir atraer a los miembros del Congreso con disposiciones especiales a su gusto, tal vez en la propiedad intelectual o en los mercados agrícolas. Pero esas son precisamente las clases de disposiciones que podrían ser abandonadas por los negociadores con el interés de llegar a un acuerdo rápido. A los republicanos no les gustará un acuerdo que elimine las reglas de resolución de disputas entre inversores y estados, o que tenga una fecha de vencimiento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?