Un espresso para la memoria

Sabrina Cuculiansky
(0)
6 de mayo de 2018  

Me tomo un cafecito para levantar, uno bien fuerte como para seguir", palabras que nos decimos y escuchamos porque es sabido que la cafeína tiene efectos sobre el sistema nervioso central. El consumo de cafeína es una solución segura y eficaz para mejorar el rendimiento de nuestro cerebro porque aumenta nuestra capacidad de alerta y de concentración. La cafeína que encontramos en el café, el té, las bebidas gaseosas o el chocolate tiene también la capacidad para mejorar la memoria, efecto que se conocía, pero que quedó demostrado por un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos). Encontró que en los seres humanos este estimulante puede mejorar la potencia de la memoria a largo plazo. La investigación del profesor Michael Yassa y su equipo descubrió que la cafeína mejora ciertos recuerdos, al menos hasta 24 horas después de su consumo, es decir que por primera vez se encontró un efecto específico de la cafeína en la disminución de los olvidos.

La profesora Ana Adán, del Instituto de Investigación en Cerebro, Cognición y Conducta de la Universidad de Barcelona, concluyó que la persona que ingiere esta sustancia procesa mejor la información y mejora su ánimo subjetivo. En definitiva, se siente "más eficiente, vigoroso y motivado por el trabajo", luego de realizar un estudio pionero que utiliza la técnica de imágenes de resonancia magnética funcional, que permite recoger de forma objetiva el efecto de la cafeína y la glucosa sobre el funcionamiento cerebral e ilustrar si existe un patrón de actividad cerebral diferente en los sujetos en función de si toman solo agua, solo cafeína, solo glucosa o la combinación de cafeína y glucosa. En el resultado se explica que con una dosis de 75 miligramos "se aprecian mejoras significativas en la memoria".

Según la Agencia Norteamericana del Medicamento, el 90% de las personas en el mundo consumen cafeína de una forma u otra. En Estados Unidos, el 80% de los adultos ingiere todos los días. El adulto promedio tiene un consumo de unos 200 miligramos o alrededor de una taza de café fuerte o dos pequeñas tazas de café al día.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?