El punto final para la última lucha armada en Europa Occidental

Marianne Barriaux
Marianne Barriaux PARA LA NACION
(0)
4 de mayo de 2018  

SAN SEBASTIAN.- La organización separatista vasca ETA anunció su disolución, en un comunicado que pone fin a la última rebelión armada de Europa Occidental tras décadas de violencia que dejaron más de 800 muertos.

"ETA quiere informar al pueblo vasco del final de su trayectoria", afirma la declaración, a la que puso voz el veterano dirigente Josu Ternera, fugado desde 2002 y presunto responsable de un atentado que causó 11 muertos en 1987.

Madrid ya advirtió a la organización que no debe esperar rédito alguno.

Fundada en 1959, durante la dictadura de Francisco Franco, acusado de reprimir la cultura vasca, a ETA se le adjudican por lo menos 853 muertes en cuatro décadas de violencia por la independencia del País Vasco y Navarra.

Considerada terrorista por la Unión Europea, ETA asesinó en atentados con bomba o tiros en la nuca a políticos, policías, militares, juristas y civiles, y también recurrió a secuestros y extorsiones.

Pero golpeada por las sucesivas operaciones policiales en España y Francia y ante el rechazo mayoritario de la población vasca, renunció en 2011 a la violencia y en 2017 aseguró haber entregado sus armas a las autoridades francesas.

Organizaciones de víctimas siguen exigiendo que ETA asuma sus responsabilidades criminales y ayude a esclarecer 358 asesinatos no dilucidados.

El combate se centra ahora en el relato: mientras algunos independentistas defienden que lo ocurrido fue una lucha entre insurgentes y opresores del pueblo vasco, las víctimas y los historiadores recuerdan que ETA continuó realizando atentados, incluso con más virulencia, tras la muerte del dictador, en 1975 (al menos 786 personas).

A nivel político, la gran pregunta es qué pasará con el independentismo vasco, que tiene su expresión en la coalición Bildu, segunda fuerza del Parlamento regional, con un 21% de votos en los comicios de 2016.

Horas después del anuncio de ETA, la formación se comprometió por boca de su líder, Arnaldo Otegi, a proseguir la lucha política por la secesión. "Seguimos siendo un pueblo que todavía no conoce ni la paz ni la libertad. No cejaremos en buscarlas hasta alcanzarlas, con nuestro trabajo y nuestra actividad diaria", declaró.

Bildu y el gobernante Partido Nacionalista Vasco (PNV) reclaman por otro lado que los alrededor de 300 presos de ETA que cumplen sus condenas en España y Francia sean acercados a sus familiares.

Durante los años de ETA, el Estado español también hizo su "guerra sucia" y al menos 62 personas del entorno independentista murieron a manos de grupos parapoliciales y de ultraderecha, según el Informe Foronda de la Universidad del País Vasco. Aparte hay más de 4100 denuncias por presuntas torturas policiales entre 1960 y 2014, según otro estudio del gobierno vasco.

Actualmente, entre 85 y 100 miembros de ETA siguen en fuga, según el Foro Social, una organización próxima a las familias de los presos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.