Argentinos-Godoy Cruz, por la Superliga: el Tomba ganó 2-1 y alcanzó a Boca en la punta

Godoy Cruz le ganó 2-1 a Argentinos en La Paternal
Godoy Cruz le ganó 2-1 a Argentinos en La Paternal Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Rodolfo Chisleanschi
(0)
5 de mayo de 2018  • 15:34

Godoy Cruz hizo los deberes y Boca no podrá gritar campeón mañana. En la Paternal, derrotó 2-1 a Argentinos y llegó a la punta de la Superliga . Suma 53 unidades, igual que los xeneizes, que tienen dos partidos menos.

Leonardo Pisculichi abrió el marcador para Argentinos con un golazo de tiro libre y el Morro García hizo los dos tantos de la victoria del Tomba: uno de penal, para poner el transitorio 1-1, y otro de cabeza tras un córner. Fue el tanto del triunfo.

El partido

Todo estuvo muy repartido. Si Argentinos exhibió la lucidez de Pisculichi para ubicar los espacios vacíos donde recibir, preferentente por izquierda, y sacar a pasear la delicadeza de su toque de zurda (precioso el lanzamiento de tiro libre para el 1-0 aunque la falta previa no había existido), los mendocinos tuvieron la contrapartida de Pol Fernández. Más profundo que Piscu, más largo en su despliegue, el ex de Boca fue el mejor socio del Morro García, de Ángel González, de Andrada y de Elías para juntarse y progresar de manera conjunta.

Mientras la velocidad de Batallini y Nicolás González, bien abiertos a las puntas, puso en apuros a Abecasis y Angileri mandó el local; cuando Elías y Andrada lograron desconectar a Pisculichi el dominio pasó a manos visitantes. En ningún caso de manera exagerada, sin escapar a una paridad que prevaleció por encima de todo.

Morro García, figura de Godoy Cruz y goleador de la Superliga, celebra ante Argentinos: llegó a 15 tantos
Morro García, figura de Godoy Cruz y goleador de la Superliga, celebra ante Argentinos: llegó a 15 tantos Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Incluso los errores y aciertos de un muy desparejo Patricio Loustau estuvieron repartidos. Al margen del fallo en la sanción de la infracción anterior al gol de apertura, la gente de Argentinos le discutió muchísimo el penal que permitió el empate mendocino (fue falta). Y más aún una muy discutible jugada en el 63, en la que Sandoval tropezó en el área y el árbitro dijo "siga, siga". Para colmo de sus males, en la acción siguiente Angileri puso en la cabeza de García un saque de esquina y estableció el 2-1.

Este domingo, Boca se mide con Unión, a las 17.45, en la Bombonera. El miércoles enfrentará a Gimnasia Esgrima La Plata, en el Bosque. El encuentro se había suspendido por la lluvia del fin de semana pasado.

A partir de ahí, Godoy Cruz se aferró al triunfo con uñas y dientes. Se agigantó la figura de Viera para rechazar todo lo que merodeara cerca de Burián, plantó un 5-4-1 Dabove para aguantar los mil centros que lanzó el local y hasta pudo aumentar la ventaja de contra, con tres llegadas muy claras. La última fue otra jugada conflictiva en la que Loustau miró para otro lado.

Ganó el Bodeguero, sin brillar, sin marcar superioridad sobre el rival, sufriendo y beneficiándose de las dudas del hombre encargado del silbato, pero se llevó intactos sus sueños hasta Mendoza. Como mínimo hasta el miércoles no hay nadie que se los pueda quitar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.