Chano tuvo su debut solista en Buenos Aires

Chano en su demorado debut solista en Buenos Aires, el jueves por la noche en Luna Park Fuente: RollingStone Crédito: Agustín Dusserre

En su regreso al Luna Park, el ex cantante de Tan Biónica repasó todo su repertorio, invitó a cantar a su hermano Bambi y volvió a hacer un cover de "La Bestia Pop"

4 de mayo de 2018  • 14:23

"Bueno, siempre estuve solo cantando esta canción y eso no va a cambiar...", dice Chano Moreno Charpentier antes de "Obsesionario en La Mayor", ese pequeño tanque pop de Tan Biónica con el que está alcanzando el clímax de su lista regreso. La frase parece un diálogo interno expuesto de forma involuntaria o impulsiva, como para inyectarse valor en medio de uno de los shows más importantes de su carrera: es el primero en Buenos Aires como solista. Ya pasaron quince canciones de una lista con 21 y recién ahora, cuando todo el Luna Park le devuelve una postal de histeria y celulares encendidos sobre esta canción apasionada de melodía beatle, Chano parece estar disfrutándolo, visiblemente extasiado, lejos del guión de un concierto calculado al detalle.

Todo lo que se escribió en la biografía de Chano desde el final "por tiempo indefinido" de Tan Biónica hasta esta noche (cruces con su hermano, accidentes automovilísticos, internaciones, recaídas, un vida en modo reality shows) gravita en el aire sobre estas cinco mil personas. En su segundo show en solitario, después del debut de enero pasado en Mar del Plata en medio de un festival gratuito, el cantante parece estar asimilando el peso sobre sus espaldas que supone tal desafío. Frente a un público menos homogéneo y adolescente que el "piberío biónico", versiones de su banda iniciática como "Hola mi vida", "Música" y "Un poco perdido", junto a "Para vos" de su plan solista, pusieron a rodar de forma tibia el esquema de musical del show, dosificado entre un buen número de golpes de efecto (llamaradas de fuego, lluvias de papeles cromados, varios cambios de vestuario) y algunos pasos actorales, como cuando dos extras vestidos de enfermeros se lo llevan arrastrando al cantante en el final de "Loca" o cuando le canta con una flor en la mano "Claramente" a una rubia de vestido negro que posa desde la platea encendida bajo un haz de luz.

Chano canta frente a cientos de celulares que lo retratan desde el campo del Luna Park Fuente: RollingStone Crédito: Agustín Dusserre

Acompañado por una banda sólida dirigida por Martín Pomares, Chano no siempre logra acomodarse a su propio repertorio. Después de una versión de "La Bestia Pop" de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota -canción que ya había hecho alguna vez con Tan Biónica y en televisión-, que la banda completa interpretó a capela (algo similar a lo hecho por Árbol con "Ji ji ji"), el set acústico del show resultó el escollo más costoso: sentado en las alturas del escenario, sobre la pantalla principal que proyectaba una luna llena, interpretó "Las cosas que pasan", "La manera que eligió" y "Arruinarse", en versiones intimistas pero irregulares que expusieron de forma sensible sus fallas vocales.

El tramo final del show tuvo pulso de discoteca. Con un set con bandejas que llegó al centro del escenario, pasaron "Ciudad Mágica", "Ella" y "La noche", con Chano forzando su garganta. Después, invitó a su hermano Bambi ("Mi maestro más grande y a la persona que más amo ") para hacer a dúo "La melodía de Dios", como si la vuelta de Tan Biónica solo se tratara de una cuestión de tiempo.

"Me siento muy agradecido por todo lo que pasó esta noche", decía Chano visiblemente emocionado y liberado sobre el final del set, después de versiones sintéticas y agitadoras de "Carnavalintro" y "Naistumichiu", dos piezas propias elegidas para cerrar su demorado debut solista en Buenos Aires. "Me fue muy difícil armar esto", reforzaba antes de perderse en el back. "Todo lo que tenía quedó acá."

TEMAS EN ESTA NOTA