Negocios ecosustentables: ¿qué es ser una empresa B?

(0)
7 de mayo de 2018  • 00:01

Cuidar el mundo. Cada año este objetivo cobra más valor y toma más fuerza. Y es que el impacto de la modernidad, con la contaminación y el cambio climático como sus dos efectos más concretos y preocupantes, exige acciones muy concretas por parte de todos los actores. Entre ellos, las empresas.

Afortunadamente, el desarrollo sustentable es hoy una tendencia que crece día a día. Si antes la conciencia ecológica parecía circunscripta al ámbito individual, en la actualidad son muchas las compañías y los emprendimientos que hacen del cuidado del medioambiente una premisa tan importante como la necesidad del rendimiento financiero. El estándar más alto en negocios socialmente responsables es hoy en día ser una empresa B. Más de mil compañías de todo el mundo ya han logrado esa certificación y muchas más están adecuando sus procesos para lograrla.

Hacia un modelo de negocios ecosustentable

En la Argentina, una de las compañías que se fijó como meta lograr esa certificación es Pura, empresa social líder en purificación de aguas. Su enfoque ecosustentable y ecológico está orientado a mejorar la calidad de vida de las personas a través del agua, buscando que tomen conciencia de su importancia como recurso y del enorme valor de su tratamiento adecuado, tanto para tener una hidratación saludable como para también contribuir a una menor contaminación ambiental usando menos bidones y botellas de plástico.

"Estamos transitando el camino para ser Empresa B, lo que implica no solo medir nuestro éxito en términos del esfuerzo por favorecer el bienestar de las personas, la comunidad y el medio ambiente, sino que es un compromiso asumido de aquí en más para contribuir al desarrollo de una mejora social y ambiental", señala al respecto L. Barrionuevo, Director en Pura.

Una Empresa B opera de acuerdo a elevados estándares sociales, ambientales y de transparencia e integrados incluso en sus estatutos; toma decisiones corporativas considerando no sólo los intereses financieros de sus accionistas sino, también, las necesidades de empleados, proveedores, clientes y la comunidad a la que pertenecen; y tiene a la protección del medioambiente como valor común. Este paradigma redefine el sentido de éxito en los negocios: ya no se trata solo de los rendimientos financieros, del nivel de facturación y de las utilidades o dividendos, sino que también tiene que ver con cómo un modelo de negocios integra los beneficios con el impacto en la sociedad y el medioambiente de un modo medible y escalable.

Agua Pura, fuente de bienestar

El camino de convertirse en una Empresa B "implica un compromiso con las personas y el mundo, que se traduce no sólo en hacer productos más ecológicos y sustentables sino, también, en ser actores comprometidos con la difusión de un mensaje de cuidado natural y bienestar a través del agua", añade Barrionuevo.

En ese sentido, desde Pura remarcan que tratar el agua de casa por ejemplo, nos permite no solo tener una gestión más inteligente de los recursos en el hogar, sea protegiendo cañerías, electrodomésticos y griferías del sarro, o bien reutilizando el agua de la piscina sin tener que vaciarla, sino también introducir un concepto de hidratación saludable para toda la familia durante todo el año.

Además del impacto en la vida de las personas y en el cuidado del planeta, Pura también busca generar conciencia sobre el valor de la calidad del agua en distintas industrias y procesos. El agua bien tratada ayuda a mejorar la calidad de los productos agrícolas e industriales, favoreciendo la eficiencia de los procesos y contribuyendo a la calidad final cuando el agua cumple el rol de ingrediente del proceso de un producto terminado. "La gestión ambiental debe ser un tema de agenda en las compañías" agrega Barrionuevo.

Algunos datos del compromiso de Pura con la Tierra:

  • Tanto los Purificadores de Agua como las Botellas de Hidratación son productos reutilizables y van de mano con el concepto de usar menos plástico y contaminar menos el medio ambiente, además de usar el agua de modo inteligente, sin derrocharla, sino purificándola con tecnologías confiables para cuidarla.
  • Cada purificador tiene un núcleo interno que es el núcleo que permite eliminar y retener los contaminantes del agua: el núcleo del purificador Pura modelo H2O rinde 40.000 litros, con lo cual dura unos 3 años. Esto permite eliminar del planeta 40.000 botellas de plástico. Pensemos que cada botella de plástico de 1 litro tarda unos 500 años en degradarse.
  • Todos los Purificadores Pura tienen vida útil ilimitada. No se tiran y lo único que se recambia es su núcleo interno el cual no se degrada.

Dueña de su propio laboratorio, Pura analiza todas las calidades de agua de Argentina y Latinoamérica, conocimiento que le permite brindar soluciones a medida a cualquier escala, ya se trate de hogares, comunidades, negocios o industrias. Pura como empresa jóven apuesta al crecimiento en la Argentina llevando un mensaje sustentable al Mundo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios