Boda Real: ¿qué lugar ocupará Meghan Markle en el árbol genealógico de la Familia Real británica?

7 de mayo de 2018  • 00:47

La incorporación de Meghan Markle en la Familia Real británica debe ser interpretada como una verdadera revolución en el corazón de Windsor. Su boda con el príncipe Harry hubiese sido imposible cincuenta años atrás. La misma reina que en 1965 negó la autorización a su hermana, la princesa Margarita, para casarse con un héroe de la Segunda Guerra mundial como el capitán Peter Towsend porque era divorciado, hoy abre las puertas de palacio y recibe con los brazos abiertos a una mujer norteamericana, de profesión actriz, también divorciada. ¿Qué pasó en el medio? De todo: el divorcio de sus tres hijos mayores, una larga sucesión de escándalos que hicieron eco en todo el mundo y, sobre todo, el paso rutilante y desestabilizador de la inolvidable Diana, princesa de corazones, que dejó varias lecciones. Isabel II, que se mantiene en el trono desde hace 65 años, demostró una sorprendente capacidad para aggiornarse y transformar a la Familia Real británica en la cabeza de una monarquía abierta y moderna, que también brega por la igualdad de género.

Algunas consideraciones a tener en cuenta sobre la incorporación de Meghan Markle a la Familia Real británica.