Mitos y verdades sobre las apuestas de quienes emprenden en el país

Hacer crecer a una empresa es cuestión de tiempo; la experiencia de los que lo lograron
(0)
6 de mayo de 2018  

La figura de los emprendedores creció tanto en el último tiempo que alcanza con ver cualquier evento que agrupe a los más conocidos de la industria para confundirse a los protagonistas con estrellas de rock. De ganancias extraordinarias y cuentos épicos, algunas de las creencias populares tanto del mundo de los negocios tradicionales como del ecosistema emprendedor se fueron instalando y desterrando.

El primero en hablar de los vínculos y sobre cómo potencian los negocios fue Fernando Storchi, CEO y fundador de Megatlon. Desmintió que haya que salir siempre a buscar quedarse con el cliente de la competencia. "En la Cámara de Gimnasios queremos hacer crecer el mercado porque solo el 5% de la población argentina asiste a gimnasios, mientras que en Europa es el 15% y en Estados Unidos es el 20%. Nuestro mayor competidor es el sedentarismo, trabajamos para agrandar la torta", comentó Storchi.

Para Lorena Suárez, country manager de Wayra, un mito para desterrar es el que asocia la palabra "emprendedor" con "éxito ya". Destacó la importancia de otorgar el tiempo necesario para desarrollar los negocios: "grandes compañías no se crean de la noche a la mañana. Hay que ser inversores pacientes, y emprendedores aguerridos, para tener más casos de éxito, más unicornios, que no van a surgir solo de que se desarrolle el acceso a capital, si no por emprendedores triunfadores".

Para Alec Oxenford, cofundador de OLX y Letgo, internet elimina barreras, y con eso, la creencia de que desde un país no se puede crear un negocio para otra parte del mundo.

"Si un marciano aterrizara hoy en la tierra, ¿Qué haría y dónde lo haría?", se preguntó Oxenford acerca de cómo fue pensar la idea de negocios para OLX con una postura objetiva para decidir el formato y la ubicación de las empresas a formarse. "Rápidamente decidimos [con su socio] que el modelo era clasificados gratuitos online; la categoría no estaba ocupada en el mundo y priorizamos los países que tenían sentido por crecimiento potencial, desarrollo, PBI, y en ese momento eran los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Arrancamos por esos, hasta que llegamos a la Argentina, en el puesto 14, dos años después", comentó el emprendedor. Con internet, explicó, se puede emprender en cualquier lado. Oxenford agregó una anécdota personal para ilustrar su punto: "Cuando nos lanzamos en la India había dos jugadores locales con los que tuvimos que competir, y hasta hoy, uno de ellos sigue convencido que somos una empresa de India", comentó. Sin embargo contó que OLX nació en la Argentina y por varios años solo tuvo un empleado en la India, ya que era obligación por temas legales.

Para Lucrecia Cornejo, cofundador de Diderot.art, emprender no fue su primer trabajo y demostró que se puede cambiar desde una vida corporativa exitosa a un proyecto propio. Desmintió, con su ejemplo, que haya que optar por una alternativa única. "Me vi trabajando en este proyecto antes de dejar la carrera corporativa. En un momento me tuve que jugar y tener la valentía de emprender con un camino incierto", comentó Cornejo. Explicó que fue el resultado de mezclar su pasión con el marketing con su amor al arte.

Finalmente, Martín Fidani probó cómo se puede emprender desde adentro de una empresa familiar, aunque al día de hoy sea su gran temor. "Estaba apostando en la compañía de mi familia y el miedo que tenía es que era un negocio que ya funcionaba. Tengo miedo constantemente, porque es poner en riesgo mucho de lo que estaba construido con la idea de que vamos a reformular todo", añadió.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?