Suscriptor digital

Teatro

(0)
6 de mayo de 2018  

Argentinos en Caracas

Dos producciones nacionales se presentaron en la última semana en el marco del Festival Internacional de Teatro de Caracas, Venezuela. Quiero decir te amo, de Mariano Tenconi Blanco, interpretada por el grupo neuquino Humo Negro (integrado por las actrices Jorgelina Balsa y Clara Migliori), bajo la dirección de Juan Parodi formó parte del Mercado de artes escénicas 2018. En tanto que en la programación oficial se destacó Nada del amor me produce envidia, de Santiago Loza, Diego Lerman y María Merlino. El exquisito unipersonal interpretado por Merlino cumple una década en cartel y se despide este año de los escenarios de Buenos Aires. El Festival contó con una amplia programación de experiencias venezolanas, además de obras provenientes de España, Ecuador, Colombia, Uruguay, Chile y México.

Melenitas platinadas

Gimnasia emocional, rutina infinita, ejercicios metafísicos. La argentina Fernanda Orazi es una de las actrices favoritas del público madrileño y su nombre convoca a los espectadores ávidos de disfrutar una excelente interpretación. Brilló en Muda, Los ojos, Las criadas, dirigidas por Pablo Messiez, solo por nombrar algunas piezas, y más recientemente en Ensayo, de Pascal Rambert, y Barbados, de Pablo Remón. Fernanda también es directora y presentó su concepción sobre un complejo tema que da título a la puesta: Encarnación. Esta pieza es interpretada por Guadalupe Álvarez Luchía (cantante y actriz, integrante del dúo La Loba, junto con Javier Calequi), Lucio A. Baglivo, Javier Ballesteros y Leticia Etala, quienes realizan un trabajo de una gran exigencia física. En el barrio de Lavapiés, en el Umbral de Primavera, de la argentina Viviana López Doynel, Orazi conduce una reflexión en clave del teatro del absurdo. A través de cuadros -o de estaciones- cuatro personajes se someten a las presiones y exigencias por alcanzar una meta y el éxito. La exigencia por triunfar y de levantarse a pesar del dolor frente a las miradas y consejos profesionales y de líderes espirituales emerge en Encarnación.

Fausto, según Frank Castorf

La nueva edición del emblemático Festival Theatertreffen, que está teniendo lugar en Berlín y que se caracteriza por presentar la mejor programación teatral en lengua alemana, incluye en esta temporada una singular sorpresa. El reconocido director Frank Castorf vuelve a la Volksbühne para presentar su versión de Fausto, de Goethe, una experiencia de siete horas de duración que estrenó el año pasado. Castorf condujo la sala durante 25 años antes de ser despedido y reemplazado por el exdirector de la galería Tate Modern de Londres, Chris Dercon. La gestión de este último no colmó las expectativas del gobierno ni tampoco de los espectadores por lo que decidió renunciar a su cargo repentinamente hace una par de semanas. "Adiós, Chris" y "Bienvenido a casa, Frank" podía leerse en carteles pegados en las farolas del teatro Haus der Berliner Festspiele. "Este Fausto es un monumento a la era de Castorf y dice mucho más sobre el director, su enfoque singular y sus obsesiones que cualquier otra cosa", señaló el diario de The New York Times.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?