Un estudiante de la UBA, entre los ganadores de un hackaton de apps

Martín Volpe con el trofeo del tercer puesto
Martín Volpe con el trofeo del tercer puesto Crédito: Martín Volpe
En Abu Dabi, Martín Volpe integró un equipo de cinco países que diseñó una herramienta para facilitar la comunicación entre refugiados y profesionales de la salud
Fabiola Czubaj
(0)
7 de mayo de 2018  

Un estudiante de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires (UBA) figura entre los ganadores de una competencia de programación en el mundo árabe.

Durante los tres días que duró el encuentro, Martín Volpe, de 24 años y a punto de recibirse de ingeniero informático en la Facultad de Ingeniería de la UBA, participó del desarrollo de una app para facilitar la comunicación entre los refugiados y los profesionales de la salud locales. Con su equipo, de estudiantes de cinco países, obtuvo el tercer puesto de la edición de este año del Hackaton Internacional de Bien Social para el Mundo Árabe de la Universidad de Nueva York en Abu Dabi (Nyuad).

"La idea era poder atacar esa barrera que existe entre un refugiado y un médico que no hablan el mismo idioma. En esa comunicación está el riesgo de que unos y otros no comprendan bien de qué están hablando, aun cuando haya traductores", indicó Volpe por vía telefónica.

En esta maratón de diseño de aplicaciones para celulares e Internet que "impacten socialmente en el mundo árabe" participaron 79 estudiantes de 17 países, además de 35 mentores de universidades y empresas. El equipo de Volpe diseñó la app MedLughati (Mi lenguaje médico), una plataforma para asistir a los refugiados y las personas que solicitan asilo para comunicarse durante la atención de salud a través del procesamiento del lenguaje natural.

Luego de la primera mañana de charlas sobre los problemas sociales de los países árabes y una tarde para compartir ideas en grupo, los equipos formados según los intereses de los participantes tuvieron un día y medio para sus proyectos, con la presión del tiempo y el jet lag en contra. Cada equipo contó con dos mentores.

"Se nos ocurrió esta aplicación que traduce lo que una persona habla con una innovación, que es que puede extraer las palabras claves y mostrarlas en pantalla como una fotografía. La ventaja de esto es que si hay algo que no está funcionando bien en la comunicación durante la atención, se pueden mostrar tantas palabras en pantalla hasta que el médico o el paciente encuentren la más adecuada", resumió Volpe.

Palabras o frases como dolor, cirugía la semana pasada o me quema el pecho son algunos de esos ejemplos. "Un refugiado podría tener esta herramienta en el bolsillo y guardar, también, las interacciones con los médicos. Lo mismo podrían hacer los médicos -agregó-. La penetración de celulares es alta en los campos de refugiados [de hasta cuatro de cada cinco personas tienen un teléfono]. La app está pensada para el paciente, pero si no tiene celular, que sería lo ideal, el médico podría almacenar esa información".

Para llegar al prototipo con el que el equipo obtuvo el tercer puesto en el hackaton, 10 ideas primero se convirtieron en tres y, luego, por votación, en una. Durante la presentación final, según los datos que recopiló el grupo, el 36% de los refugiados y asilados tiene problemas para comunicarse con los médicos, el 55% no accede a demasiada información sobre la atención y el 26% recibe poca asistencia. "Esta app podría aplicarse a las migraciones en general, pero el árabe es un idioma complejo para procesar y haber logrado que el prototipo funcionara en dos días fue un gran esfuerzo. En este caso, es para árabe e inglés, pero se podría adaptar a cualquier idioma", explicó Volpe.

Hace varios años que la UBA participa de esta maratón de la Nyuad, que elige a los estudiantes que proponen las universidades. "Hace tres años que la UBA se viene subiendo al podio y nos invitan a postular -dijo-. Con este premio mantenemos esa tradición para volver".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.