Banfield-Chacarita: en una noche de emociones, el Taladro sonrió con el oportunismo de Carranza

7 de mayo de 2018  • 19:00
Festeja Carranza, autor de los dos goles del Taladro Fuente: FotoBAIRES

Aunque cambie la denominación del torneo, aunque los estadios y las pantallas convoquen cada vez a más gente y pese a que lo se lo presente con las mayores luces, al fútbol argentino de primera división muchas veces le cuesta disimular sus carencias. El inicio del partido que Banfield le ganó a Chacarita se demoró por un problema con la indumentaria propio de otros tiempos o de alguna categoría menor.

En el sur de conurbano bonaerense esperaban al Fuenbrero con su camiseta tradicional, pero los de San Martín llegaron con una blanca similar a la Taladro. Para evitar la confusión, Banfield intentó recurrir a las casacas naranjas, pero no estaban en la utilería del estadio, sino en la del predio de Luis Guillón. Darío Herrera, el árbitro del encuentro, accedió a postergar el inicio 15 minutos, a la espera de que llegase la ropa. Pero l tráfico fue un obstáculo insuperable y los dos equipos salieron a la cancha mimetizados. Recién en el segundo tiempo Banfield apareció vestido de naranja.

Poco tiempo atrás, la AFA informaba por boletín oficial de qué color debían ser las camisetas, medias y pantalones de cada equipo para el fin de semana, pero aquel ordenamiento dejó de implementarse hace algunas temporadas.

Fue una noche de emociones en el sur. Primero por el regreso de Julio César Falcioni, presente en el estadio Florencio Sola después de mucho tiempo, aunque estuvo en un palco y no en el banco de suplentes; y, después, por el homenaje a Lautaro Bugatto, juvenil del club asesinado en un caso de gatillo fácil en 2012.

A la hora del juego, el partido tuvo pocos aciertos y varios errores, aunque ninguno tan grosero como el de Renato Civelli, que primero paró mal la pelota y luego se la regaló a Elías Alderete para el gol con el que Chacarita llegó a la igualdad transitoria. Antes, Banfield se había puesto en ventaja con el primer gol de Julián Carranza. El joven de 17 años al que siguen desde el Ajax de Holanda marcó también a los 26 minutos del complemento el 2 a 1 con el que terminaría el partido.

Para Banfield era la oportunidad de maquillar un semestre magro con un triunfo en su último partido como local en la Superliga. Del otro lado, para Chacarita se trataba de un encuentro para armar un buen epílogo a su paso por la primera división. La sonrisa final fue para el Taladro.