Aranguren se reúne con las petroleras para moderar aumentos en las naftas y el gasoil

Por la suba del dólar y del crudo, las petroleras quieren aumentar otra vez los combustibles
Por la suba del dólar y del crudo, las petroleras quieren aumentar otra vez los combustibles Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Pablo Fernández Blanco
(0)
7 de mayo de 2018  • 14:49

Esta tarde se escribirá un nuevo capítulo del plan de contingencia que comenzó a aplicar el Gobierno el viernes pasado en medio de la crisis cambiaria y la corrida contra el peso. El ministro de Energía, Juan José Aranguren , se reunirá hoy a las 18 horas con ejecutivos de las principales petroleras del país para avanzar en un acuerdo que permita moderar el impacto de la devaluación y el aumento del precio del crudo sobre los combustibles.Si eso ocurre, el rubro haría un aporte menor a la inflación de los próximos meses.

Desde el punto de vista técnico, las aspiraciones del Gobierno están en una situación difícil. Sucede que el 80% del costo de los combustibles están atados al crudo, que se compra y vende en pesos, pero a una cotización atada al dólar. De esa manera, la devaluación desde fines del mes pasado es de 6,75 por ciento. Dicho de otra manera, eso implica que las petroleras deban juntar más pesos para pagar la materia prima. La única forma de hacerlo es con un aumento de combustibles.

Hay otras presiones sobre los surtidores que están más relacionadas con la situación internacional que con problemas internos. Entre ellas, el incremento del petróleo Brent.

Desde fines del año pasado, el mercado de combustibles en la Argentina se rige con una mínima intervención de la política. Por eso, las naftas y el gasoil deberían bajar cuando cae la cotización internacional del crudo, pero también aumentar en caso contrario.

Tanto Aranguren como la Jefatura de Gabinete creen que una nueva intervención oficial para contener los aumentos sería una mala señal para el mercado, que emparentaría la gestión actual a la de Cristina Kirchner. Sin embargo, no tienen demasiados elementos a los que apelar sin el consentimiento de las empresas al momento de postergar subas.

Las petroleras descuentan que Aranguren les pedirá espaciar los aumentos. A cambio, esperan que les compensen el quebranto con una posible reducción de gravámenes sobre los combustibles mientras dure la presión cambiaria, algo que también está en la agenda del Gobierno.

En el pasado, Aranguren recurrió a esquemas que contemplaban fórmulas para aplicar los ajustes de precios, pero es una opción que también tiene costos desde el punto de vista oficial.

El último aumento de combustibles ocurrió a principios de abril, con subas promedio del 4,5%, si bien en el caso de YPF el número fue menor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.