El plan de Barcelona para que al rey Lionel Messi lo acompañe el "Principito" Antoine Griezmann

Messi y Griezmann: un saludo que podría repetirse a menudo si el francés llega a Barcelona
Messi y Griezmann: un saludo que podría repetirse a menudo si el francés llega a Barcelona
Claudio Mauri
(0)
7 de mayo de 2018  • 23:59

Entre Coutinho y Dembelé, Barcelona se gastó más de los 222 millones de euros que le entraron por el pase de Neymar a PSG. Todo apunta a que habrá más dinero disponible para reforzar la ofensiva, mientras la Masía tiene cada vez menos presencia en la formación titular, como quedó demostrado hace poco, cuando después de 16 años presentó un equipo sin ningún representante de la célebre cantera.

Ahora que la temporada se va apagando, el fragor de la cancha empieza a ser sustituido por el ruido del mercado de pases. Barcelona apunta a ser uno de los primeros en mover ficha. No es nuevo el interés por el francés Antoine Griezmann (27 años). El presidente Josep María Bartomeu reconoció ayer que en octubre mantuvo contactos con el representante del delantero del Atlético de Madrid, aunque no quiso que de eso se infiera una inminente contratación.

Todo será cuestión de tiempo. Barcelona hace rato puso el ojo sobre Griezmann, que en más de un momento especuló con su salida del Atlético de Madrid (al Manchester United), actitud que causó desagrado en la hinchada colchonera y llevó al delantero a mostrarse agradecido con el afecto recibido para recomponer la relación. Sus goles y carácter jovial y chispeante restablecieron el vínculo.

En un mercado marcado por la inflación que desataron las transferencias de Neymar y Mbappé, el precio de Griezmann, un goleador acreditado que estará con Francia en el Mundial , se puede catalogar de "razonable": 100 millones de euros es el valor de su cláusula de rescisión. Y al Atlético de Madrid le preocupa que se lo lleven por esa cifra. Si bien tiene contrato hasta 2022, la intención de los dirigentes es renovárselo para aumentar la cláusula a 200 millones. En cualquier caso, no dejará de ser un negocio tras haberlo comprado en 30 millones de euros a la Real Sociedad en 2014. Griezmann ya hizo público que le gustaría saber cuál será su futuro antes de incorporarse al plantel que dirige Didier Deschamps.

Barcelona todavía le busca un reemplazante a Neymar. Desde la salida del brasileño se disolvió el tridente que componía con Lionel Messi y Luis Suárez . El esquema más habitual de Ernesto Valverde es el 4-4-2. Coutinho no es un punta definido y la adaptación de Dembelé es lenta y discontinua, a causa de las lesiones y un potencial futbolístico que no termina de explotar.

En Barcelona imaginan que la inserción del francés será más rápida y productiva. Tanto en lo futbolístico como en lo humano. En este último aspecto, no debe haber francés más sudamericanizado que Griezmann. Diego Godín y los argentinos que están o pasaron por el Atlético le contagiaron el gusto por el mate. Es normal verlo bajar del ómnibus o salir de la concentración con un termo bajo el brazo y empuñando el mate. Tiene una personalidad extravertida y facilidad para formar grupo. Ocurrente y de buen humor, le quita solemnidad a los momentos que podrían ser de más tensión. Dos días antes de la final de la Liga de Campeones 2016 ante Real Madrid, se lo recuerda irrumpiendo en una conferencia de prensa y tomar el micrófono para preguntarle a Koke quién era el que peor se vestía del plantel.

Trascendió que Messi ve en Griezmann a un buen socio futbolístico, alguien compatible y versátil. Lo demostró en diferentes momentos del Atlético de Madrid, al asumir la función de primer delantero o la de ir por afuera, por sectores externos, para complementarse con un tanque como Diego Costa.

La exigencia de Messi con los dirigentes del Barça es la de formar el plantel más competitivo posible para seguir ganando títulos. Y en el club catalán son conscientes de que la manera de asegurarse que Messi complete toda su carrera de azulgrana es teniéndolo conforme, no solo con el salario, sino también con quienes lo rodeen en la cancha.

Suárez, en declaraciones a Radio Rincón de Uruguay, se mostró complacido por la posible llegada de Griezmann: "Enorgullece que traigan futbolistas de la calidad de Antoine, como la que poseen Coutinho o Dembelé. Griezmann aporta muchísimo, lleva años jugando a alto nivel, siempre peleando. Comanda arriba al Atlético y eso es fundamental. No viene a quitarle el puesto a nadie, sino con la ambición de querer ganar cosas importantes en el mejor equipo del mundo. Bienvenido sea".

Por estas horas, el "Principito" no querrá que nada lo distraiga de la final de la Europa League del miércoles 16 ante Olympique Marsella. En cuatro temporadas en el Atlético suma 206 partidos oficiales con 110 goles. Traducidos en títulos es muy poco, apenas la Supercopa de España 2014. Si le toca despedirse, tiene la ocasión de hacerlo con más gloria.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.