Con su rutina propia y casi sin compartir tiempo con el presidente, Melania se adapta a la Casa Blanca

Melania Trump, ayer, se dirige a dar su primera conferencia en la Casa Blanca
Melania Trump, ayer, se dirige a dar su primera conferencia en la Casa Blanca Fuente: AFP - Crédito: Saul Loe
La primera dama estadounidense evita hablar de los escándalos del marido, pero aprovecha su creciente popularidad
Mary Jordan
Emily Heil
Josh Dawsey
(0)
8 de mayo de 2018  

WASHINGTON. Donald y Melania Trump tienen rutinas cotidianas diferentes. El presidente se levanta alrededor de las 5.30 de la mañana, ve programas de noticias en la televisión y tuitea.

Según dos amigos cercanos de los Trump , la primera dama se despierta en su propia habitación un poco más tarde. Después prepara a su hijo de 12 años para ir a la escuela, lo que implica asegurarse que lleve la tarea hecha en la mochila.

Entre el ruido y el alboroto de la administración Trump -y en especial, el reciente revuelo causado por el dinero que pagó el presidente para silenciar a la actriz porno Stormy Daniels-, Melania ha logrado establecer una rutina más tranquila, con frecuencia separada de la de su esposo, para criar a su hijo y hacerse un lugar en una Casa Blanca poco convencional.

Según dos amigos cercanos de los Trump, la primera dama se despierta en su propia habitación un poco más tarde que el presidente

La primera dama no aludió directamente a los affai res que Daniels y otra mujer, Karen McDougal, dijeron haber tenido con su marido. Pero comenzó a levantar visiblemente su perfil, independientemente del presidente, y convocó a una conferencia de prensa ayer en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca , una aparición pública que apenas unos meses atrás habría sido inimaginable.

"Su atención siempre estuvo puesta en los niños, y este lanzamiento está destinado a formalizar el papel que tendrá en los próximos tres a siete años", dice Stephanie Grisham, vocera de Melania.

Los matrimonios políticos tienden a ser más complicados que el resto, pero es sorprendente que los Trump hagan tan poco esfuerzo para presentar un frente más unido. Aunque ambos son profundamente conscientes del poder de las imágenes visuales, algunos de sus momentos memorables juntos fueron embarazosos, como cuando Melania rechazó la mano de él en una pista de aterrizaje, o las oportunidades en que la captaron intentando escapar de su alcance.

Melania se negó a caminar de la mano con Donald Trump

0:11
Video

"Es una persona muy reservada, que entiende que es asunto solamente suyo y que va a lidiar con eso en privado", dice Stephanie Winston Wolkoff, amiga de larga data de Melania . "No son una pareja que se da la mano porque sí; ella es una europea clásica, es distinta".

Melania y Trump en su reciente viaje a Corea del Sur
Melania y Trump en su reciente viaje a Corea del Sur Crédito: AP

Es raro ver una foto informal del presidente disfrutando un momento casual con su esposa, o incluso con Barron, el primer infante que vive en la Casa Blanca desde John F. Kennedy Jr., a comienzos de la década de 1960.

Es una persona muy reservada, que entiende que es asunto solamente suyo y que va a lidiar con eso en privado. No son una pareja que se da la mano porque sí; ella es una europea clásica, es distinta
Stephanie Winston Wolkoff (amiga de Melania)

Según varias personas que conocen los horarios de la pareja, los Trump tampoco suelen juntarse durante su tiempo libre. El presidente suele pasar las vacaciones y los fines de semana en Mar-a-Lago, donde juega al golf o cena con políticos, ejecutivos de negocios y personalidades de los medios, sin que aparezca la figura de Melania. Según varios invitados, el presidente y la primera dama a veces tampoco comen juntos en la Casa Blanca .

"Pasan muy poco o nada de tiempo juntos", dice un amigo de hace mucho tiempo del presidente.

Grisham dice que sí pasan tiempo juntos. "Salvo los viajes que realiza el presidente solo, la familia pasa la mayoría de las noches junta". Grisham también le restó importancia a los titulares sobre los supuestos affaires de Trump y dijo que Melania "le pone su energía a ser esposa, y está concentrada en su papel como primera dama. El resto es solo ruido".

Melania concede pocas entrevistas, pero durante la campaña le dijo a The Washington Post que ella y su marido son "muy independientes", y agregó que "nos damos espacio a nosotros mismos y al otro".

Trump y la primera dama, una relación que se comenta en la Casa Blanca y fuera de las paredes del poder de Washington
Trump y la primera dama, una relación que se comenta en la Casa Blanca y fuera de las paredes del poder de Washington Crédito: AP

Según varias personas que conocen a la pareja, ese espacio parece haber aumentado bajo el techo de la Casa Blanca , especialmente desde que Daniels, una estrella porno cuyo nombre real es Stephanie Clifford, así como Karen McDougal, modelo de Playboy, hablaron públicamente sobre sus supuestos affaires con Trump durante su matrimonio con Melania. Durante la campaña, un abogado de Trump le pagó 130.000 dólares a Daniels para que dejara de hablar del tema.

La semana pasada, Trump tuiteó que le pagó al abogado para "detener las acusaciones falsas y extorsivas hechas por ella sobre un affaire". Rudolph W. Giuliani, uno de los abogados de Trump, le dijo a NBC News que el pago se hizo "para evitar el bochorno personal y la angustia de la esposa de Trump".

Según varios miembros de la Casa Blanca, Melania levantó una pared de facto entre el Ala Este, donde está renovando su oficina, y el Ala Oeste, donde tienen oficinas su esposo e Ivanka Trump, la mayor de sus hijastras

Otro incómodo intercambio ocurrió el 26 de abril, cuando Trump llamó al programa Fox & Friends para anunciar que era el cumpleaños de Melania, pero enseguida se puso a hablar sobre Daniels. Cuando en el mismo programa de televisión le preguntaron qué le había comprado a Melania para su cumpleaños, hizo una pausa: "Tal vez no le haya comprado mucho. Le regalé una tarjeta hermosa, como se imaginará, estoy demasiado ocupado como para andar buscando regalos".

Melania dividió la vida de la Casa Blanca entre el ala Este y el ala Oeste
Melania dividió la vida de la Casa Blanca entre el ala Este y el ala Oeste Fuente: Reuters

Según varios miembros de la Casa Blanca, Melania levantó una pared de facto entre el Ala Este, donde está renovando su oficina y disfrutando de su creciente popularidad, y el Ala Oeste, donde tienen oficinas su esposo e Ivanka Trump, la mayor de sus hijastras. Cuando va al Ala Oeste para sus tareas oficiales, la primera dama no atraviesa el hall ni pasa a saludar a su marido. "Es raro que ponga un pie en el Ala Oeste", dice una persona con información de primera mano.

Sin embargo, muchos analistas políticos creen que si Trump quiere ganar en 2020, necesitará contar con Melania a su lado.

Traducción Jaime Arrambide

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.