Tres muestras y una fuente que merecen una escapada a Tigre

Se exponen obras de la colección de la Casa Yrurtia
Se exponen obras de la colección de la Casa Yrurtia Crédito: Gentileza MAT
En la propuesta expositiva que abrió el año en el MAT conviven obras contemporáneas con exquisitas piezas históricas, expuestas aquí por primera vez
Marina Oybin
(0)
8 de mayo de 2018  

En la hermosa ribera, el Museo de Arte Tigre (MAT), joya de la arquitectura neoclásica de fines del siglo XIX con escaleras de mármol de Carrara, pisos de roble de Eslavonia y detalles ornamentales dorados a la hoja, abrieron al público los últimos días tres muestras con obras monumentales del artista contemporáneo Edgardo Giménez, Rogelio Yrurtia (Buenos Aires, 1879-1950) y José Fioravanti (Buenos Aires, 1896-1977). Además, una fuente inspirada en el Jardín de las Delicias de El Bosco, de Ernesto Arellano, se emplazó en los jardines del MAT. Interpretación contemporánea y local (los pájaros del Delta la pueblan), es presentada aquí como "un homenaje al amor, la libertad y la belleza de la naturaleza".

"Donde todos los sueños se hacen realidad" (eslogan de Disneylandia en 1955) reúne instalaciones, esculturas, pinturas y obras lumínicas de Edgardo Giménez, enfant terrible del pop local. Con curaduría de María José Herrera, directora general del museo, la muestra retrospectiva incluye piezas de los años sesenta hasta la actualidad.

Creador de obras de espíritu lúdico y festivo, Giménez es un artista polifacético: hizo esculturas, afiches, serigrafías, escenografías para cine, diseñó muebles y casas. Creó una fauna humanoide con chimpancés mayordomos, conejos guardianes, monas glamorosas, gatos y saltamontes.

Un site specific recrea en tamaño monumental el mueble que Giménez diseñó para colocar el equipo de música en la casa en City Bell que hizo para Jorge Romero Brest, quien fue director del Museo Nacional de Bellas Artes y del Centro de Artes Visuales del Instituto Di Tella. "Romero me dio carta blanca para hacerle la casa: la cama, por ejemplo, estaba a casi un metro y medio de altura", cuenta Giménez. Los planos de la singular vivienda, que Pierre Restany definió como mezquita pop, integraron la muestra "Transformaciones en la arquitectura moderna", en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA).

El Gato Secrétaire más grande de Edgardo Giménez
El Gato Secrétaire más grande de Edgardo Giménez Crédito: Gentileza MAT

Se incluye, además, su Gato Secrétaire más grande, un mueble con cajonera que es como un juguete, y una instalación selvática de Tarzán con alusiones fálicas. En una sala ambientada se proyectan películas en las que Giménez participó como escenógrafo. También se hizo una tirada especial de 100 ejemplares del Salero obelisco de Fuera de Caja Centro de Arte para Consumir, emprendimiento pionero creado por Giménez y Brest para el diseño de objetos de uso cotidiano realizados por artistas. "No señalo las lacras que nos rodean: trato de plantear la opción de la alegría, que es lo que falta en el mundo", dice el artista, que se nutrió de la estética Disney y las superproducciones de Hollywood. Jura que su lápida dirá: "Aquí yace Edgardo Giménez, el artista que no aburrió a nadie".

Fioravanti: piezas históricas

En la propuesta expositiva que abre el año en el MAT conviven obras contemporáneas con exquisitas piezas históricas que se exponen por primera vez. Sobre pallets como si estuvieran en el taller del artista e iluminación escenográfica, en "José Fioravanti: entre lo épico y un sueño", con curaduría de Verónica Tejeiro, se exhiben El Pastor y La Pastora. Se trata de dos figuras monumentales, de casi dos metros de altura, que fueron realizadas por Fioravanti en 1929 y que integran el ornamento que se encuentra en la entrada de la Sociedad Rural Argentina.

Autodidacta, Fioravanti hizo una carrera brillante que lo llevó a exponer, en 1934, en el Museo Jeu de Paume de París. Es el artista argentino con mayor cantidad de monumentos emplazados en el espacio público: desde el Monumento a Nicolás Avellaneda, pasando por el Monumento a José Toribio Martínez de Hoz (uno de los fundadores de la Sociedad Rural Argentina), el de Simón Bolívar, Roque Sáenz Peña hasta el Monumento al León Marino, escultura en piedra que es símbolo de Mar del Plata.

Además de fotografías, dibujos y material de archivo del artista que se pueden ver en una tablet en sala, se exhibe La patria del amor y la Fraternidad, figura del imponente Monumento a la Bandera emplazado en las barrancas del río Paraná, en Rosario. Con bultos sintéticos, las figuras hieráticas de Fioravanti tienen un lenguaje moderno geometrizante y, al mismo tiempo, vinculado a la tradición de las esculturas griega, egipcia y de la Antigua Persia.

De Fioravanti, el argentino más monumental
De Fioravanti, el argentino más monumental Crédito: Gentileza MAT

Es la primera vez que se exponen estas piezas en yeso de Fioravanti: pertenecen a un lote de 150 obras abandonadas en un depósito en Escobar que fueron compradas y restauradas por Tulio Andreussi Guzmán, director del Museo Magda Frank.

En "Rogelio Yrurtia. Canto al trabajo", con curaduría de Andrea Elías, se presentan las inolvidables piezas en bronce que integraron los estudios para el magnífico monumento Canto al trabajo, conjunto escultórico realizado por el artista en su taller parisino e inaugurado en 1907 en la plazoleta porteña de la avenida Paseo Colón e Independencia. Las obras pertenecen a la colección del Museo Casa de Yrurtia, que se apresta a inaugurar su nuevo guion curatorial.

El Monumento al Coronel Dorrego, el del doctor Alejandro Castro y el Mausoleo de Bernardino Rivadavia son algunas de las obras realizadas por Yrurtia. Todas fueron fundidas en París, donde residió hasta 1920.

Con gran destreza expresiva y técnica, las fabulosas figuras de Yrurtia evidencian su pasión por Miguel Ángel. Con fuerte dramatismo y un erudito estudio anatómico del cuerpo humano y de los escorzos, Canto al trabajo condensa una alegoría que, en palabras de Yrurtia, "es un canto al amor, una representación de lo que la mujer significa en la vida de los hombres, como sostén, como energía y esperanza en la lucha".

Para agendar

Museo de Arte de Tigre. Paseo Victorica 972. Entrada, $ 50 (vecinos de Tigre, menores de 12 y jubilados los miércoles, gratis). Miércoles a viernes, de 9 a 19; fin de semana, desde las 12. Lunes y martes, cerrado

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.