Marcelo Gallardo mastica bronca por no clasificar a la Libertadores pero insiste: "Hay que seguir con la dinámica favorable"

Gallardo, ante la necesidad de buscar otro camino a la Copa del año próximo
Gallardo, ante la necesidad de buscar otro camino a la Copa del año próximo Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
8 de mayo de 2018  • 00:48

En Santa Fe murió una de las chances más concretas que tenía River de conseguir su boleto a la Copa Libertadores 2019 cuando comenzó el año: finalizar entre los cinco primeros puestos de la Superliga . Pese al buen momento que atraviesa el equipo de Marcelo Gallardo , el traumático cierre del 2017 y el mal inicio del 2018 le impidieron cumplir uno de los tres objetivos planteados para el semestre. Sabiendo que aún tiene distintas posibilidades de lograrlo, el técnico millonario elige mirar hacia adelante y no caer en reproches por situaciones pasadas.

"Me da bronca no haber podido ganar el partido. Nuestras posibilidades de clasificar a la Copa eran muy limitadas. Si pienso el encuentro de hoy (por ayer) me voy con una sensación rara porque en el primer tiempo no jugamos bien y en el segundo jugamos mucho mejor. Nos costó entrar en el partido, después lo emparejamos y empezamos a controlarlo. Tuvimos varias oportunidades claras para marcar pero no pudimos hacerlo. Hicimos todo para perderlo en la primera parte y todo para ganarlo en la segunda", destacó Gallardo en rueda de prensa tras el 0-0 con Colón.

No debemos quedarnos con lo que ya pasó, sería malo lamentarnos. No sirve de nada. Hay que pensar para adelante y creer podemos seguir mejorando"
Marcelo Gallardo

Muy molesto durante gran parte de la parte inicial ante la poca reacción de su equipo, el DT valoró el cambio de imagen tras el entretiempo: "Éramos conscientes de que el inicio del partido no fue favorable. Debíamos reaccionar ante la posibilidad que teníamos de mostrar una imagen diferente, que nos representa más. Hubo una clara y muy marcada reacción, que se vio en el funcionamiento. Pero no lo pudimos producir en el marcador: nos faltó para convertir, pero hicimos el esfuerzo".

Ya clasificado para los octavos de final de la Copa Libertadores y con una racha de 14 partidos invicto (de ellos, en nueve no recibió goles), el pasado es lo que no le permite a River finalizar entre los cinco mejores de la Superliga pese a haber cortado en Santa Fe una racha de seis victorias en fila. Tras sumar 12 de 18 puntos en las primeras seis fechas con tres triunfos y tres empates, los siguientes 12 partidos lo condenaron: ganó dos (Unión y Olimpo), empató dos (Godoy Cruz y Chacarita) y perdió ocho (Talleres, Boca, Independiente, Newell's, Gimnasia, Huracán, Lanús y Vélez).

Las opciones de River para clasificar a la Libertadores 2019: ganar la Copa Libertadores actual; ganar la Copa Argentina o ser subcampeón y disputar la final contra un rival ya clasificado; o finalizar sexto o séptimo en la tabla y esperar que alguno de los equipos del primero al quinto puesto ganen la actual Libertadores o Sudamericana.

"Ya no podemos volver a recuperar lo perdido, eso es quedarse en el pasado. Lo que perdimos, perdimos. Ya lo hemos dicho, para nosotros fue muy desfavorable el mes de noviembre y el final del año pasado. Perdimos muchos puntos y este año quisimos recuperar parte de eso. Y lo pudimos hacer, pero no desde el principio. Agarramos la dinámica ganadora después de Patronato y Boca", reflexionó Gallardo, y agregó: "Si nos reflejamos en los que venimos haciendo, estamos bastante bien, clasificados a octavos de Copa con un partido por jugar. Hay un panorama diferente al final del año pasado. Vamos a pensar en eso y en lo que viene. Debemos seguir con esta dinámica favorable y no quedarnos con lo que pasó, sería malo lamentarnos. No sirve de nada. Hay que pensar para adelante y creer podemos seguir mejorando".

Para River, lejos de los lamentos y reproches, la situación debe servirle como aprendizaje: lo mismo le ocurrió en el Torneo Transición 2016 y en el Torneo de Primera División 2016/17, con la diferencia de que en este último logró enfilar su rumbo con un buen primer semestre de 2017 y terminar subcampeón para lograr su boleto para la actual Libertadores. En cambio, en el Transición 2016 no pudo: apostó fuerte a la Copa y relegó el torneo, quedando noveno (logró 18 puntos de 48 posibles) en la Zona A de 15 equipos.

Sabiendo que el sabor del empate es amargo por la necesidad absoluta que tenía River de ganar para mantener viva una chance, para Gallardo también influyó los esfuerzos físicos luego de jugar el jueves ante Independiente Santa Fe en Colombia. "Hoy gestionamos esfuerzos, no había jugadores en cancha que pudieran estar al 100, sobre todo si habían jugado el jueves en Bogotá. Y eso pesó, porque varios repitieron. Nos costó, pero a través de que pudimos gestionar los esfuerzos, en el segundo tiempo vimos un equipo que casi lo gana. Hicimos méritos. Si hubiese entrado una de las cuatro situaciones que tuvimos, por ahí ganábamos el partido y el sabor era diferente. Pero no se pudo ganar, y ahora hay que estar tranquilos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?