Napoli, el ovejero que abandonaron dos veces, hoy espera por una cirugía de oído para recuperarse por completo

9 de mayo de 2018  • 00:37
Quisieron ayudarlo pero prolongaron su agonía. Desorientado, completamente desnutrido y con un estado de aparente sarna preocupantemente avanzado, Napoli vagaba por las calles de la localidad de Martínez , en el partido de San Isidro hasta que se cruzó con dos jóvenes que intentaron hacer algo por él. Lo cargaron en un auto, lo llevaron a un centro de zoonosis y allí , luego de discutir con los empleados del lugar, lo dejaron en una pequeña jaula donde permaneció solo dos solitarios y tristes meses .
Así rescataron a Napoli del centro de zoonosis donde lo habían dejado abandonado

"Al enterarnos, inmediatamente fuimos al lugar y allí estaba. Se encontraba en un estado deplorable, desnutrido, apenas se mantenía en pie y con aparente sarna. Rogábamos que resistiera, ya que estábamos a un solo paso de dar vuelta la página y cambiar su vida. Nos pusimos en campaña y así fue que una familia muy especial se ofreció a transitarlo y Stella, una de nuestras voluntarias, fue corriendo por él", detalla Lorena Barbieri, una de las integrantes de Bicheras de Boulogne, una asociación civil que desde 2012 rescata animales en situación de calle, los recupera y da en adopción.

Lo primero que hicieron fue llevar a Napoli a una consulta con un veterinario. Una vez allí se le hicieron una serie de estudios y se determinó que la sarna no era tal, sino que lo que padecía Napoli era demodexia, una enfermedad que se manifiesta con la caída del pelo y la inflamación de la piel. Entonces le indicó una pipeta especial y baños semanales con un shampoo medicado.

El primer baño de Napoli en su camino hacia la recuperación

Además, los análisis indicaron que Napoli tenía problemas de tiroides, con lo cual comenzó con el tratamiento correspondiente. " También tenía una otitis, una infección bastante grande en una de sus orejas que, como no había sido tratada a tiempo, había empeorado y probablemente requiriera una cirugía en el corto plazo. Pero primero había que mejorar su estado de salud general. Además de medicación, el veterinario nos indicó un buen plan de alimentación para recomponerlo", detalla Lorena.

La primera etapa en su casa de tránsito fue dura y lenta pero con atención, cuidados y muchos mimos, Napoli comenzó a mejorar notablemente. Al cabo de unos pocos meses "r esultó ser un perro fuerte y, lo más importante, extraordinariamente bueno y cariñoso, suave y compañero con grandes, niños, perros y gatos. El disfruta de todo lo que se le presente, sabe que es su segunda oportunidad y hace honor a ella. Y nunca deja de sorprendernos, porque a pesar de haber sufrido el abandono y la desidia, él volvió a confiar en nosotros una y otra vez", dice Lorena con una sonrisa.

Collar, chapita y camita mullida para que Napoli se recupere de la mejor manera

En su largo camino, Napoli logró recuperar peso, su pelo comenzó a crecer y su mirada cambió por completo. Ahora había esperanza y agradecimiento en sus ojos. Pero el abandono y la indiferencia de años habían dejado huellas imborrables en su cuerpo. Y llegó la instancia en que la operación de su oreja se hizo necesaria y urgente. "Estamos haciendo una campaña para que Napoli pueda operarse , ya que el estado de su oreja empeoró, tiene mucho dolor y comenzó a perder el equilibrio. Como ONG, tenemos muchos casos a cargo y pocos recursos, es por eso que pedimos la ayuda de todos para poder llevar a cabo esta operación y una vez recuperado, Napoli, pueda encontrar finalmente una familia que le abra las puertas de su casa y de su corazón para siempre", dice con esperanza Lorena.

"Napoli disfruta de todo lo que se le presenta, sabe que es su segunda oportunidad y hace honor a ella"

Los cambios están a la vista y el enorme trabajo que hacen los voluntarios de la asociación rindió sus frutos. En su ficha técnica, Napoli muestra con orgullo todo lo que ha conseguido en este tiempo. Un poco en broma, figura como un perro 90% ovejero alemán y 10% de calle. Tiene sus vacunas al día, está esterilizado, desparasitado interna y externamente y la frutilla del postre, con un carácter especial: increíblemente agradecido y fiel compañero. "Hay perros que tardan en encontrar sus familias definitivas y quizás en el camino se cruzan con algunos inconvenientes, pero nosotras estamos seguras que lo bueno está por venir para Napoli", concluye Lorena.

TEMAS EN ESTA NOTA