Suscriptor digital
srcset

contentLab para Omega

Kaia Gerber, la hija de Cindy Crawford, brilla con nombre propio

(0)
15 de mayo de 2018  • 17:25

BERLÍN.- Cuando posó por primera vez en los brazos de su madre para la tapa de Vogue probablemente no imaginó esa foto como el presagio de una carrera como top model que hoy la ubica entre las más solicitadas por las grandes firmas. Con 16 años y un parecido indiscutible a Cindy Crawford, su madre, Kaia Garber es una genuina representante de los milllennials. Y con más de tres millones de seguidores en Instagram, se la puede ver en su casa de Malibú, divirtiéndose junto a sus amigas o lucir de gala para una fiesta, todo en el marco de la espontaneidad propia de una generación que disfruta de lo que ocurre en cada momento y lo amplifica en sus redes.

El flying dinner en el que Kaia Gerber fue la invitada de lujo tuvo lugar en la antigua central térmica de Berlín que se transformó en un jardín secreto
El flying dinner en el que Kaia Gerber fue la invitada de lujo tuvo lugar en la antigua central térmica de Berlín que se transformó en un jardín secreto

Al igual que Crawford, embajadora de Omega hace más de 20 años, Kaia recibió la bienvenida a la firma en el evento Her Time el año pasado, en París, pero este es su gran día. Por primera vez está en Berlín. Viajó para celebrar el lanzamiento de Trésor, la nueva colección de relojes Omega que la tiene como embajadora. "Es imposible imaginar una cara más perfecta para Trésor. Su carrera acaba de empezar y ella ya ha mostrado un sorprendente grado de madurez ante tanta atención mundial", dice Raynald Aeschlimann, CEO de Omega, sobre su nueva embajadora.

Kaia Gerber y Raynald Aeschlimann en la Kraftwerk durante la presentación de la nueva colección de Trésor
Kaia Gerber y Raynald Aeschlimann en la Kraftwerk durante la presentación de la nueva colección de Trésor

Antes del flying dinner, Kaia tiene prevista una breve charla con la prensa que fue convocada por la marca de relojes suizos. Con un conjunto de chaqueta y pollera azul que deja a la vista sus piernas interminables, llega súper puntual a la cita y se dispone a conversar. Su cara se ilumina cuando habla de su familia. "Admiro mucho a mi madre, sobre todo lo sensata que es. Todos quieren saber cómo es tener a Cindy Crawford de mamá pero la verdad es que Cindy Crawford no es mi madre. Hizo un buen trabajo separando su vida familiar de su carrera profesional. Eso es lo que más admiro de ella", dice. Ella y su hermano Presley son el resultado de una familia ecuménica. "Mi papá es judío y mi madre cristiana, así que crecimos con ambas religiones. A Navidad la llamamos Crismurukah. En casa se festeja Pascua y Yom Kippur, nos encanta cocinar juntos para las fiestas", cuenta.

Cuando habla de su tiempo libre, no lo duda y vuelve a remitir a su mundo íntimo. "Mi lugar favorito es California, en mi casa de Malibú, donde crecí con mis padres y mi hermano. Cuando tengo la posibilidad de estar ahí realmente lo disfruto".

A la hora de hablar de su estilo marca una diferencia con la supermodelo de los 90. "Yo diría que mi estilo es clásico con un toque más osado y soy fiel a la premisa ´menos es más´, por eso creo que soy tan fanática del Trésor, encaja muy bien con mi estilo", asegura y agrega sobre el reloj: "Es atemporal y podés usarlo con cualquier cosa. Es parte de mi generación mezclar el lujo con algo más casual".

Trésor, un clásico rediseñado con estilo actual

01:22
Video

Todos quieren saber cómo es tener a Cindy Crawford de mamá pero la verdad es que Cindy Crawford no es mi madre. Hizo un buen trabajo separando su vida familiar de su carrera profesional. Kaia Garber

El manifiesto estético de Kaia se constata horas más tarde en la Kranftwerk, la antigua central térmica de Berlín. Un Little Black Dress y su Omega favorito fueron suficientes para resaltar su belleza sin estridencias en la construcción de hormigón que fue transformada en un jardín secreto, por el que ella y el resto de los invitados accedieron a un mundo de ensueños luego de cruzar un laberinto de espejos bordeado por paisajes naturales de giro surrealista.

Aeschlimann fue el encargado de recibir a los más de doscientos invitados entre los que se encontraban clientes, influencers, especialistas de la industria y la prensa internacional. Todos pudieron hacer "avistaje" de la nueva colección de Trésor. En medio del jardín versallesco se exhibieron los nueve modelos que se destacan por sus cajas delgadas y un engastado de diamantes que le dan el toque de lujo sofisticado.

Entre las particularidades del nuevo reloj hubo una que fue la más comentada. En cada modelo Trésor, Omega incluyó un fondo de caja espejado. "Además de poner un complemento útil al alcance de la mano, el espejo trata de recordarle a cada mujer quién realmente es y reflejar el carisma natural que ella posee", señaló Aeschlimann.

Pasada la medianoche, el banquete se transformó en una fiesta. Kaia fue la encargada de inaugurar la pista de baile festejando su alianza con Omega, enmarcada en una noche de cuento de hadas que quedará en su memoria.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?