Aunque no llegue el título, Godoy Cruz tiene motivos como para sentir que es campeón

El Tomba, con mucho para festejar
El Tomba, con mucho para festejar Fuente: LA NACION
Ariel Ruya
(0)
9 de mayo de 2018  

Godoy Cruz es el mejor equipo de la Superliga en su versión 2018, con 36 puntos (11 triunfos, 3 empates y una derrota) y 80 por ciento de efectividad desde enero pasado. Santiago García , el Morro, es el goleador del torneo, con 16. Suele llevar unas 18.000 personas al estadio Malvinas Argentinas, un salto cuantitativo, si se recuerda tiempos pasados, a la sombra de otros grandes de Mendoza. Es un club serio, sin deudas, con las cuentas al día. En la última asamblea de socios, se presentó el balance general del ejercicio cerrado al 30 de septiembre de 2017, que dio un superávit de 62 millones de pesos. Es una de las cinco entidades que no tiene deudas con la AFA; en la misma sintonía que Atlético Tucumán y Talleres, otros dos casos exitosos del fútbol del interior. En 2019 jugará la Copa Libertadores por cuarta vez en menos de 10 años.

Es el otro ganador del fútbol argentino. La revelación, más allá de que la aventura no acabe con el trofeo: Godoy Cruz tiene un título invisible, el del respeto del futbol argentino. A principios de 2001, se caía del mapa de la Primera B Nacional, tenía una deuda de 3 millones de pesos, 119 juicios y le habían cortado el agua: las boletas impagas se acumulaban. Primero, como gerenciador y luego, como presidente, José Mansur, transformó la escena. "Jamás vamos a gastar más dinero del que entra", puso la firma. Primero, se salvó del descenso, beneficiado por un electrizante 2 a 2 entre Platense y Racing de Córdoba, ambos equipos, condenados.

Después, se transformó. Cambió su fisonomía, convertido en una empresa en la gestión, y con una renovada pasión en la cancha. Las 13 temporadas en primera división le permitieron ser el club con más hinchas de Mendoza, cuando tiempo atrás vivía en la sombra de San Martín, Independiente Rivadavia y Gimnasia y Esgrima. El único, además, que participó en torneos internacionales. Copa Libertadores: 2011, 2012, 20017. y 2019. Copa Sudamericana: 2011 y 2014. Es el primer club del interior en disputar las dos competencias en el mismo año. Y hoy conserva otro anhelo: superar sus mejores temporadas domésticas, el tercer puesto conseguido en el Clausura 2010 y el Clausura 2011.

Nos habría gustado haber tenido dos o tres fechas más con este mismo envión para poder alcanzar al primero, pero sabemos que es difícil porque no depende de nosotros."
Guillermo "Pol" Fernández

Diego Dabove, un ex entrenador de arqueros, de influyente paso por las divisiones menores del Tomba, hizo su presentación en un partido estival, un triunfo por 3 a 2 contra. Boca, el 14 de enero pasado. Logró el milagro: el equipo gana, agrada y es el mejor del año. La cifra: 11 triunfos, 3 empates y una derrota; toda una curiosidad el traspié, un 2 a 1 como local, contra Racing, el 23 de febrero. Suma 9 partidos invicto: 8 triunfos, un empate. Convirtió 28 tantos y sufrió apenas 10 goles. Dabove lo hizo. y toda la estructura que lo solventa desde el silencio.

Daniel Oldrá es el manager. "Esto no es un fenómeno, algo fuera de contexto. Es el resultado de un trabajo de unos 15 años. Los resultados deportivos son apenas una parte. Lo que nos pasa hoy es consecuencia de un trabajo en todos los ámbitos", suscribe. "Y además, se respira el sentido de pertenencia. El club es un modelo a seguir", reflexiona el DT. "Acá encontré mi lugar en el mundo. No es casualidad mi presente, tiene que ver con todo lo demás", aporta el Morro García. Sebastián Méndez fue feliz como DT, allá por abril de 2016. "En Mendoza la gente es muy respetuosa. Trabajamos con una libertad que quisiera tener siempre. En el equipo no se mete nadie; los dirigentes ayudan. Sin tantos nombres, porque me adapté al presupuesto. Godoy Cruz es un club ordenado, cobrábamos al día, eso en nuestro fútbol es rarísimo. No gasta más de lo que entra, por eso hay que agudizar el ingenio y me parece bien", asume. Esa formación tenía explosión: García se entendía de maravillosas con Jaime Ayoví, el delantero ecuatoriano, hoy en el fútbol chino.

El predio de Coquimbito, en el que se entrenan la primera y las inferiores, es un oasis en el interior. Tiene 14 canchas de fútbol, gimnasios, clínica médica, salas de reuniones. Las canchas son imprescindibles: tienen las medidas exactas de algunas de Buenos Aires, como la más grande, la de San Lorenzo, o la más reducida, la de Argentinos. Durante la semana pasada, por ejemplo, el plantel se entrenó en un escenario idéntico al que está instalado en la Paternal. El proyecto, ahora, es construir un hotel para la concentración. Y terminar su viejo y entrañable estadio, el Feliciano Gambarte, una cuenta pendiente (hoy para 12.000 personas), que duplicaría su infraestructura. Hay un sueño en marcha para esa ambición: en 2021 serán los festejos del centenario. La sede social, en el centro de Godoy Cruz, está hecha a nuevo desde hace cinco años. Cuenta con 14 deportes federados. El hockey sobre patines, el handball y el futsal, son los más entusiastas.

"Lo más importante es el crecimiento institucional", resume Mansur. Existen topes salariales en el plantel profesional. El equipo tiene 16 juveniles de la casa: nunca tuvo tantos. Leandro Lencinas, de 23 años, fue titular en el equipo que superó por 2 a 1 a Argentinos, el sábado pasado. Es parte de una nómina de jugadores que se proyectan para el futuro: los arqueros Roberto Ramírez (21 años) y Juan Cruz Bolado (20); los defensores Agustín Aleo (19) y Brian Alferez (20); los volantes Lucas Agüero (21), Luciano Pizarro (20) y Valentín Burgoa (18) y los atacantes Agustín Manzur (17) y Ezequiel Bullaude (17). En la formación habitualmente titular, suelen destacarse varias piezas del renovado semillero, como Juan Garro -ausente por una lesión en los últimos partidos-, Ángel González, Fabricio Angileri, Juan Andrada y Fabián Henríquez, como el primer recambio. No superan los 25 años.

Pero Godoy Cruz no sólo es el futuro. En el presente, desafía con un mensaje: es el otro gran ganador de la Superliga.

Mientras las matemáticas nos den, vamos a tener la ilusión de jugar una final. Igual, el objetivo era entrar en la Libertadores.""
"Pol" Fernández

750.000 dólares

son la inversión en refuerzos para esta temporada.

15.989.000 dólares

son el valor del plantel; el estimado de Boca, por ejemplo, es de 72.924.000.

10.000 socios

tiene en la actualidad; en 2001 había apenas 1000.

530 puntos

obtuvo el Tomba en la primera A.

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.