Se confirmó la postergación del aumento en combustibles

El Gobierno acordó con las petroleras que las subas de precios de mayo y junio se compensarán a partir de julio Fuente: Archivo
9 de mayo de 2018  

Finalmente, anoche, el Ministerio de Energía informó que llegó a un acuerdo con las principales petroleras para que no aumenten los precios de los combustibles por 60 días y así evitar sumar otro elemento que impulse la inflación de este mes.

La cartera que comanda Juan José Aranguren propuso a YPF, Pan American Energy (que opera la red Axion) y Shell suscribir un acuerdo de estabilidad de precios con cuenta compensatoria e invitó a las restantes empresas de refinación y comercialización de combustibles a suscribirlo.

Con las actuales cotizaciones del crudo Brent, el tipo de cambio vigente y el precio actual de los biocombustibles e impuestos, la variación de costos para el sector de refinación implicaría un incremento de precios de venta al público promedio del 12% en los combustibles en todo el país.

"Frente a los aumentos del precio internacional del petróleo crudo y las variaciones en el valor del dólar estadounidense, y con el fin de amortiguar los efectos de esos aumentos en el precio local de los combustibles y contribuir a la estabilización en el corto plazo de los precios de la economía, el Poder Ejecutivo Nacional, a través del Ministerio de Energía y Minería, suscribió con las empresas YPF, Pan American Energy y Shell Argentina, y ha invitado a adherir a las restantes empresas refinadoras y comercializadoras que actúan en el país, un acuerdo de estabilidad de precios, por el que las citadas empresas aceptan mantener los precios actualmente vigentes de los combustibles, antes de impuestos, durante los meses de mayo y junio, y compensar las diferencias resultantes de las variaciones de costos acumuladas en ese período durante un período de seis meses a partir del 1º de julio", indicó el comunicado oficial.

Asimismo, se creará una cuenta compensatoria que incorporará el retraso acumulado (12%), los ajustes resultantes de eventuales variaciones adicionales de costos (petróleo crudo, tipo de cambio y precio de biocombustibles) no trasladados a precios en los meses de mayo y junio.

Luego, a partir del 5 de julio, los refinadores adicionarán en el precio de sus combustibles el resultado de la cuenta compensatoria en seis cuotas mensuales consecutivas denominadas en dólares.

"La firma del acuerdo, como medida de excepción, permitirá mitigar el efecto de las variaciones de costos mencionadas, propiciar una adecuación más paulatina de los precios locales de los combustibles y atenuar la incidencia de tales variaciones en los precios de la economía, en favor del interés económico general", concluía el mensaje difundido por el Gobierno.

Consentimiento

El 80% del costo de los combustibles está atado al precio del petróleo, que se compra y se vende en pesos, pero a una cotización atada al dólar. Con la devaluación del peso desde fines del mes pasado, las petroleras deben juntar más pesos para pagar la materia prima. La única forma de hacerlo es con un aumento de los combustibles.

Si bien desde el Gobierno señalaban que una intervención oficial para contener los aumentos sería una mala señal para el mercado, también admitían que no tienen demasiados elementos a los que apelar sin el consentimiento de las empresas al momento de postergar subas.

A cambio, las empresas buscarán que el Gobierno les compense el quebranto con una posible reducción de gravámenes sobre los combustibles mientras dure la presión cambiaria.

Con cuenta compensatoria

TEMAS EN ESTA NOTA