Sebastián Estevanez debutó como jugador de polo entre los grandes

Alentado por su familia, el actor hizo equipo con su cuñado Mariano Uranga y con Polito Pieres y se enfrentó a Nacho Figueras y Delfina Blaquier
Alentado por su familia, el actor hizo equipo con su cuñado Mariano Uranga y con Polito Pieres y se enfrentó a Nacho Figueras y Delfina Blaquier Crédito: Pablo Ramirez
(0)
9 de mayo de 2018  • 13:08

Para los amantes de los caballos, fue un día memorable. Y para él, mucho más. El pasado 1 de mayo, con motivo del Festival del Caballo Argentino, el actor Sebastián Estevanez debutó en Palermo jugando al polo con un equipo de lujo, que incluía a su cuñado, el polista Mariano Uranga, y al diez goles Polito Pieres. "Me invitó Nito. La idea era que fuera una fiesta, que la gente disfrutara. Si bien yo sólo había taqueado dos veces antes, ando a caballo desde los 5 años: mi viejo hacía equitación y en el campo montábamos todo el día", le cuenta a ¡Hola! el actor. Y sigue: "Yo hice tres goles, pero aclaro que mi cuñado y Polito me la dejaban servida. ¡Hasta Nacho Figueras me ayudaba y él estaba en el equipo contrario. Fueron increíbles conmigo".

Después del partido, el actor celebró la grata experiencia que vivió en la cancha con su cuñado, Mariano Uranga, su hermana, Sol (está casada con Uranga) y su mujer, Ivana Saccani.
Después del partido, el actor celebró la grata experiencia que vivió en la cancha con su cuñado, Mariano Uranga, su hermana, Sol (está casada con Uranga) y su mujer, Ivana Saccani. Crédito: Pablo Ramirez

Así las cosas, el partido terminó 5 a 4, a favor de su team. "Debutar en Palermo fue un sueño. Al terminar el partido fuimos a tomar algo con gente del polo y me decían que lo que me pasó es único, nadie arranca ahí. Ahora me está cayendo la ficha. Y me entusiasmé tanto que me dieron ganas de seguir. Hay que ver si Nito me presta sus caballos, que son unos aviones", concluye Sebastián.

Después de lucirse en la cancha, Delfina Blaquier charló con su hermana Elina y, junto a sus hijos, disfrutaron de la jornada.
Después de lucirse en la cancha, Delfina Blaquier charló con su hermana Elina y, junto a sus hijos, disfrutaron de la jornada. Crédito: Pablo Ramirez

Ese día, en la tradicional zona de Palermo Ecuestre (Libertador y Dorrego) se realizaron diversas actividades deportivas. Además del polo, hubo pato, salto, equitación y turf. También sesiones de equinoterapia para personas con capacidades especiales y una demostración de Martín Ochoteco, el argentino que se destaca en el mundo con su técnica para domar caballos.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.