Javier Ruescas: "Hoy es muy fácil regalar y vender nuestra intimidad sin que nos demos cuenta"

El madrileño Javier Ruescas está de vuelta en Buenos Aires, donde tiene una legión de lectores fieles
El madrileño Javier Ruescas está de vuelta en Buenos Aires, donde tiene una legión de lectores fieles Fuente: LA NACION
Fabiana Scherer
(0)
11 de mayo de 2018  • 02:06

Joven autor, editor y booktuber, el madrileño Javier Ruescas está de vuelta en Buenos Aires. Participará del Encuentro Booktuber en la Feria del Libro hoy, a las 18, en la sala José Hernández, y aprovechará para dar a conocer y firmar su nueva novela Prohibido creer en historias de amor (Montena), una comedia romántica en los tiempos de YouTube, hoy, a las 20, y mañana, a las 15, en La Rural.

La situación actual de la literatura juvenil es el tema de conversación de esta entrevista, en la que anticipa que su último libro se convertirá pronto en una serie de televisión.

Javier Ruescas
Javier Ruescas

- ¿Para qué vivimos si el viento tras nuestros zapatos se está llevando nuestra últimas huellas? La frase de Stefan Zweig da inicio a Prohibido creer en historias de amor ¿Por qué la elegiste?

-Stefan Zweig es uno de mis escritores favoritos y resultó que estaba leyendo su novela Mendel, el de los libros, cuando estaba terminando de escribir mi novela. La frase me golpeó de tal forma y sentí que conectaba tan bien con mis protagonistas y sus dudas, que decidí incluirla.

-Seis años trabajaste en tu nueva historia ¿Cuál fue el mayor desafío?

-Tener una trama que me convenciera y que reflejara los temas que realmente quería tratar fue el mayor desafío que encaré. Durante todo ese tiempo construí a los personajes, descarté ideas, barajé opciones hasta que por fin tuve todas las piezas y empecé a escribir. El problema fue que, al terminar, me di cuenta de que no era la novela que yo quería y la reescribí casi entera. Ha sido un viaje largo, pero he disfrutado mucho y estoy feliz con el resultado.

Cuando tienes 17 años y toda tu vida pasa en YouTube, llega un momento en el que ya no sabes quién eres. Eso es precisamente lo que le sucede a Cali: su familia tiene un canal con dos millones de seguidores y su novio es el youtuber más conocido del momento. Por su parte, Héctor vive en una residencia de menores y lucha por averiguar de dónde proviene. Pero el único recuerdo que conserva de su pasado es una cinta de casete con una canción que toca siempre en el metro con la esperanza de que algún día alguien la escuche y la reconozca. Y ahí es donde se cruzan sus miradas. Las vidas de ambos quedarán entrelazadas para siempre cuando descubran el origen de la canción, el póster de una película olvidada y un cine abandonado lleno de secretos, de todo esto habla Prohibido creer en historias de amor.

- Los pro y lo contra de la fama es un tema que ya trataste en otras novelas ¿Cuál es tu búsqueda en esta oportunidad?

-Es cierto que es un tema recurrente en mi trilogía de Play, pero me doy cuenta de que yo mismo aprendo y descubro cosas nuevas que luego reflejo en mis historias. Al final, cada historia tiene su estilo y sus personajes se enfrentan a estos temas de manera distinta. Sobre todo, lo que todas mis novelas tienen en común es lo necesario que resulta luchar por nuestros sueños, incluso cuando no llegamos a cumplirlos. La fama puede ayudar a ello, pero tienes que tener claro el camino que quieres seguir y tu destino. Si no, te puedes perder. Uno no puede ir buscando la fama como fin último. La fama debe llegara, si llega, como consecuencia de un trabajo, de una actitud.

-En la novela destacas la importancia de las redes sociales en el mundo de hoy pero también reflexionas sobre lo peligroso que es sentir que uno no existe si no es parte de una. Hablas de la importancia de la intimidad y la revalorización del círculo más cercano de contención

-Creo que hay que saber tener mesura, como con todo. Y que las relaciones en redes sociales son maravillosas, pero no debemos descuidar las que surgen fuera de la pantalla. Sobre todo hay que proteger nuestra intimidad. Hoy día es muy fácil regalarla y venderla sin que nos demos cuenta, y todos necesitamos un espacio personal para reconocernos.

- Por un lado está Héctor que no tiene redes sociales, ni siquiera celular; por el otro Cali, quien vive expuesta permanentemente. ¿Combinar esas historias te permite mostrar las dos caras de la comunicación?

-Me gustaba la idea de enfrentar a dos jóvenes reales y con convicciones distintas para ver qué surgía de allí. No creo que una actitud deba prevalecer sobre la otra, era una manera de mostrar que siempre puede haber gente muy diferente a nosotros con quien podemos conectar mucho.

Javier Ruescas
Javier Ruescas

-En tus historias siempre destacas la importancia de luchar por los sueños, pero con los pies en la tierra. ¿Para vos es significativo hablar de las frustraciones?

-Más que de las frustraciones, de que la vida no siempre nos pone un camino de plata para alcanzar nuestros sueños y que, no por eso, debemos dejar de luchar por ser felices. Hay que darlo todo, por supuesto, pero también hay que estar preparado para no alcanzar nuestros sueños por cuestiones ajenas a nosotros. No me vale con decir: si quieres puedes, porque la mayoría de las veces hacen falta tener más factores de nuestro lado.

-El cine y la música están presentes en todas tus novelas. En esta ocasión rendís un merecido homenaje al cine de tu infancia. ¿Qué recordás de aquella sala?

-Me encanta pasar por delante, porque aunque siento lástima, también me recuerda los momentos tan especiales que viví en aquel cine. Todo lo que recuerdo de la sala está en el libro: su forma, sus butacas, las lámparas, las escaleras. he intentado ser lo más fiel posible a mis recuerdos.

-¿Qué película viste en ese lugar que te haya marcado?

-Algunas de las películas que me marcaron fueron Shakespeare in love (porque era una de las primeras películas de "mayores" que veía con mis padres en cine), Spiderman o Independence Day. Todas, no por la cinta en sí, sino por quién estuvo conmigo en esas salas o lo mucho que las disfruté.

-La literatura juvenil ha cambiado y mucho. Hoy son muchos los temas que se abordan y parecieran que ya no hay temor a ciertos tabúes. ¿Cuánto crees que cambió?

-Hay poca gente que hoy día siga considerando inferior a la literatura juvenil, y quien lo hace es porque ni la lee ni le interesa. Lo que ha sucedido en los últimos años es extraordinario: tantos jóvenes leyendo, emocionados, viviendo esas historias y haciéndolas suyas a través de webs, foros, chats, redes sociales, o directamente con sus amigos y familiares en persona. La variedad que hay es abismal, no existen ya tabúes, los lectores y sus autores tienen la mente más abierta para hablar de todo y representar cualquier realidad. Es un momento glorioso para la literatura juvenil, y como lector estoy feliz de poder disfrutarlo.

-Pulsaciones la escribiste junto a Francesc Miralles, la saga Electro, Aurora y Némesis, con Manu Carbajo ¿Cómo es crear una historia a cuatro manos?

-Es diferente. Emocionante. Aprendes mucho de ellos y sobre todo de ti. Es más fácil reconocer tus debilidades y tus virtudes, y eso te ayuda en proyectos futuros.

-En otra de tus novelas, Tempus Fugit hay una clara reflexión acerca de la contaminación y el cambio climático ¿Buscabas generar cierta conciencia medioambiental en los lectores?

-Me interesa que los lectores reflexionen sobre diferentes temas, pero no los elijo por eso: la historia, la trama, es quien me pide dónde ambientarlo o saber qué personajes serán los protagonistas. Después, cada lector debe encargarse de bucear en su interior y encontrar en los libros el reflejo de lo que le preocupa, le gusta, le emociona o teme.

-Hace ocho años que abriste tu canal en Youtube. ¿Cómo ves la evolución de la web en estos años?

-Cada creador de contenido lo lleva de una manera distinta. En mi canal, siento que cada vez puedo hablar más de todo tipo de libros, contar historias, analizar temas que me interesan relacionados con la literatura, y espero poder seguir haciéndolo durante mucho tiempo.

-Vendiste los derechos de Prohibido creer en historias de amor. Primero se especuló con una película y después con una serie. ¿Pronto tendremos novedades?

-¡Estamos en ello! Hemos vendido los derechos para una serie de televisión y ahora está en manos de distintas plataformas de distribución, ojalá alguna se interese por ella.

-¿Estás colaborando en el guión? No debe ser nada fácil trabajar sobre un texto propio

-Está siendo un proceso muy bonito y muy emocionante: construir otras caras de mi historia, hacerlo con un lenguaje distinto, como es el audiovisual. estoy aprendiendo mucho.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.