Dan Wells, un Indiana Jones que cree que las distopías nos enseñan que puede haber un mundo mejor

El estadounidense Dan Wells vuelve este fin de semana a la Feria del Libro
El estadounidense Dan Wells vuelve este fin de semana a la Feria del Libro Fuente: LA NACION
Fabiana Scherer
(0)
9 de mayo de 2018  • 19:30

En el marco del último fin de semana de Feria del Libro , el que más acento pone en los jóvenes lectores, este sábado se presentó en el país Dan Wells , autor de la serie John Cleaver: No soy un serial killer, de la saga distópica Partials y de la trilogía Bluescreen, en la Feria del Libro .

Invitado por V&R Editoras y la Embajada de los Estados Unidos en la Argentina, el autor vive en la misma ciudad donde nació en 1977, Utah, con su esposa y sus seis hijos: tres niñas y tres niños, de entre 2 y 16 años. "Son ruidosos y locos y complican literalmente todo lo que tocan, pero qué puedo decirte: son mis personas favoritas en el mundo y no sé qué haría sin ellos".

Su biografía necesariamente debería hablar de la pasión por la lectura lo llevó a estudiar Filología Inglesa. Trabajó en marketing y como publicista. Fundó una página web de reseñas de videojuegos (su favorito es el Battlestar Galactica). Es mormón y autor de la exitosa serie de J ohn Cleaver: No soy un serial killer, de la saga distópica Partials y de la trilogía Bluescreen, editados en Argentina por VRYA.

El encuentro sucedió a las 17, en la Sala José Hernández, donde fue entrevistado por los blogueros y booktubers Meli Corbetto, Alvaro Garat, Naty Bustamante, Anto Romano, Calu Dente y Mica Francais. Más tarde, el escritor firmó autógrafos en el stand de la editorial (617 del pabellón azul).

Sin embargo, el público local tendrá nuevas chances de reencontrarse con Wells: el domingo 13, a las 17, realizará un facebook Live abierto para que los lectores le pregunten lo que quieran.

-En la biografía que puede leerse en tu página web mencionas el amor que sentís por la poesía. ¿Cuánto está presente está pasión en tus novelas?

-La poesía ha tenido un gran impacto en mi escritura, no porque mis libros sean especialmente poéticos, sino porque me preocupan mucho mis opciones de palabras. Me han deleitado tanto mis traductores que han realizado un trabajo increíble con ediciones en idiomas distintos al inglés, manteniéndose fieles a ese amor por el lenguaje. V&R en particular ha hecho un gran trabajo; no hice mi propia traducción al español, pero hablo español con fluidez para poder leer su trabajo y apreciar el cuidado y el amor que han puesto en él.

-¿Desde el inicio de la serie John Cleaver la pensaste como una saga?

-Supe desde el principio que John Cleaver era un personaje fascinante, sobre el que podía contar cualquier cantidad de historias, pero el arco que le di en la primera trilogía tenía un comienzo y un final claro: iba a aprender a conectarse con las personas, y al final del tercer libro lo hizo, y pensé que la historia estaba hecha. Pero luego, me di cuenta de que podía escribir, y que necesitaba escribir, otro arco para él en el que aprendió a usar su conexión humana. Hay una línea en el primer libro de la segunda trilogía donde dice: "Tengo un corazón ahora, pero ¿de qué sirve un corazón cuando todo lo que hace es romperse?". Eso es algo de lo que está al final de esa primera trilogía, y se sintió cruel dejarlo allí. Al final del sexto libro, lo verás atravesar un nuevo viaje tratando de descubrir qué tan bueno es realmente un corazón, cómo usarlo y cómo protegerlo.

-¿Por qué crees que como sociedad nos seduce tanto las historias de asesinos en serie?

-Hay un principio en psicología llamado The Imp of the Perverse, que lleva el nombre de una historia de Edgar Allen Poe, que representa la fascinación humana por el peligro. Si alguna vez te has parado en el borde de un acantilado o en un balcón alto y pensaste "podría saltar directamente de esto", o incluso "podría empujar al tipo que está a mi lado inmediatamente después de esto". Es la parte de nuestro cerebro que sabe cómo matar a alguien, o abandonar a alguien, o romper algo. Es la parte de nuestro espíritu que nos recuerda que las reglas y leyes son solo cosas que inventamos, no bases inmutables del universo, y que romper esas reglas y leyes es tan fácil como recoger esa barra de chocolate y ponerla en su bolsillo sin pagando por ello. Los asesinos en serie son el Imp de Perverse reproducido a gran escala; todos hemos tenido esos pensamientos "sería tan fácil ..." pero no lo hacemos porque sabemos que está mal, y sabemos que cosas malas sucederían, y sabemos que el mundo será mejor si nos mantenemos en el lado correcto de la línea. Los asesinos en serie son como nosotros, excepto que cruzaron la línea. Tenían exactamente los mismos pensamientos, y luego, en lugar de retroceder, avanzaron. Han visto algo que nunca hemos visto, y completaron algo que nunca completaremos, y nuestras vidas son mejores porque nos mantuvimos alejados, pero aún queremos darnos cuenta de dónde nos ha llevado esa otra opción.

- ¿Alguna vez quisiste escribir algo que entrara en conflicto con los valores de tu religión mormona?

-Me llega mucho esta pregunta, especialmente como escritor de thrillers y suspenso, y puedo ver por qué la gente podría pensar eso, pero lo hago desde una perspectiva totalmente diferente. Mi religión y mis valores no son restricciones que me impiden escribir lo que realmente quiero escribir; mis valores y mi escritura provienen del mismo lugar. Ellos son parte de lo que soy. Si hay cosas de las que me niego a escribir -por ejemplo, probablemente nunca escribiré una escena sexual abierta- es porque no quiero, no porque mi iglesia me lo esté impidiendo.

- ¿Quiénes son tus principales influencias en la escritura de ficción de género?

-Hay demasiados para enumerar, pero: Frank Herbert, Anne McCaffrey, Fred Saberhagen y Madeline L'Engle. Y Star Trek, si puedo incluir eso en una lista de autores. Parece una buena lista por ahora. Pregúntame mañana y podría ser totalmente diferente.

- De acuerdo con tu perfil de Twitter sos un activo jugador de juegos de mesa. ¿Cuáles son tus favoritos?

-Este es otro caso donde mi respuesta variará todos los días, pero sí, soy un gran fanático de los juegos de mesa; mi colección está aumentando en 500 juegos. Gloomhaven es uno enorme en este momento, y se ha apoderado por completo de mi grupo de juego semanal. Rising Sun es genial. Last Night On Earth es siempre un favorito, y estoy trabajando en una antología de ficción basada en eso. También estoy muy interesado en los videojuegos, como probablemente puedes descubrir en Bluescreen. Actualmente estoy obsesionado con Overwatch.

La novedad que traerá el español a la Feria
La novedad que traerá el español a la Feria

- ¿Cuál fue la inspiración detrás de la serie Partials?

-Hubo tres inspiraciones que se unieron para formar Partials en mi cabeza: primero, siempre he sido fan de Battlestar Galactica, especialmente la nueva con Cylons que se parecen a los humanos, y me encantó la parte en la secuencia de apertura que dice "Ellos tienen un plan". Pero cuanto más mirabas el programa, más te dabas cuenta de que en realidad no tenían un plan. Así que quise escribir una historia con el mismo tipo de "cosas que parecen humanas pero no lo son" y jugar con algunos de esos mismos juguetes, pero luego les doy un plan real. En segundo lugar, crecí en la Guerra Fría, rodeado de historias de apocalipsis, y siempre me ha gustado esa fantástica imagen trágica de las personas que viven en las ruinas de nuestra civilización actual. Siempre quise escribir una historia sobre eso, pero no encontré la manera correcta de hacerlo hasta que decidí cruzarlo con la idea de Cylon. Todo lo que necesitaba ahora era un personaje y ahí fue donde entró la tercera cosa: Hermione Granger. Hermione resuelve todos los problemas, responde todos los acertijos, descubre todos los hechizos, y luego Harry Potter obtiene todo el crédito. Quería escribir una historia sobre un nerd que llega a ser el héroe de su propia historia en lugar de ser un compañero en la de otra persona. Junta las tres cosas y tienes Partials

- ¿Por qué crees que a los jóvenes les gustan tanto estas historias distópicas?

-Cuando era un niño, las historias distópicas eran tristes y sin esperanza: 1984, Un mundo feliz, El cuento de la criada y las otras tratan de sociedades terribles que reducen y destruyen a sus personajes principales. Las distopías modernas son diferentes: se trata de revolución y cambio. Los juegos del hambre y Divergente y todos estos otros son sobre sociedades terribles que intentan destruirnos, pero luego luchamos y los derribamos. Las distopías modernas nos enseñan que no importa cuán mal se ponga el mundo, y se está poniendo bastante mal en estos días, siempre podemos hacerlo mejor. Las historias se ven sombrías, pero su mensaje final es uno de triunfo en lugar de desesperación.

-¿ Qué tipo de investigación realizaste para idear Bluescreen?

-Cuando escribo sobre personajes que son buenos en algo, quiero que puedan usar esa área de experiencia para resolver problemas. Con Marisa en Bluescreen indagué en la programación de computadoras y en el pirateo: vemos tantos malos ejemplos de piratería informática en películas y televisión, donde alguien simplemente escribe muy rápido y hace que una computadora haga magia, así que quería asegurarme de que Marisa y sus amigos estuvieran haciendo algo real. Mucho de eso sigue siendo falso, obviamente, pero los principios que lo respaldan son, en su mayor parte, bastante bellos.

- ¿En qué estás trabajando actualmente?

-Me entre medio de proyectos: la semana pasada terminé un manuscrito llamado The Apocalypse Guard, que es el primer libro de una serie de ciencia ficción que escribo junto a Brandon Sanderson. Y pronto trabajaré en la revisión de una novela que escribí el año pasado, actualmente llamada Player Piano, aunque probablemente va a cambiar. No es un horror, una ciencia ficción o una fantasía: es una novela histórica sobre espías en Berlín. Es la primera vez que escribo algo hasta ahora fuera de mis géneros estándar, pero siempre he sido fanático de la ficción histórica y ha sido emocionante escribir una propia.

- Tengo que preguntarte por tu sombrero: el tipo Stetson que usas en las firmas de libros.

-Siempre he sido aficionado a los sombreros, y tengo una colección creciente de ellos, pero el fedora marrón en particular es uno que compré justo después de la escuela secundaria en una visita a una tienda de recuerdos Indiana Jones, así que sí, es un homenaje de Indiana Jones. Me lo puse de vez en cuando, y sucedió que un día fui a firmar un libro en Los Ángeles porque estaba lloviendo, y quería algo para mantener la lluvia fuera de mi cabeza. Alguien me preguntó si podía sacarse una foto conmigo, y yo le dije que sí, me quité el sombrero y ella me dijo: "¡No! Con el sombrero puesto". Y me di cuenta de que el sombrero era una parte valiosa de mi personaje de autor, casi como un uniforme. Me hizo reconocible, y fácil de detectar en una multitud, y me ayudó a destacar en una fila de otros autores. Así que lo he estado usando para funciones oficiales de autor desde entonces, o al menos, me gusta. Mi fedora marrón actual es la cuarta que he tenido: la primera se perdió en un tren en México, la segunda fue robada en una convención en Atlanta, la tercera se me voló de la cabeza en las vías del metro de Londres, y este es el cuarto que he logrado mantener durante casi cinco años. Debo decir, sin embargo, que la última vez que estuve en Buenos Aires compré un sombrero de gaucho de cuero de ala ancha, y me encanta. Lo uso cuando voy a acampar o ir de excursión. Algún día, cuando escriba un western, lo usaré para la firma.

- ¿Qué expectativas tienes de tu nueva visita a Argentina?

-Espero ver a muchas de las personas que conocí y me hice amigo la última vez, pero también espero conocer y ver muchas personas y lugares nuevos. Les dije a mis editores que hablo español, viví en México, pero no sé si me creyeron la primera vez. Ahora que estoy aquí de nuevo, y saben lo bien que puedo hablar el idioma, me llevarán a muchos lugares, eventos, escuelas y cosas nuevas, y será grandioso. Además, ningún viaje a la Argentina está completo sin comer mi peso en carne, así que tengo la intención de pasar mucho tiempo en los restaurantes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?