La historia de Beethoven, el perro maratonista que corrió 60 kilómetros en la montaña

Beethoven en acción cerca de Purmamarca a 2800 MSNM corriendo junto a Raúl Crédito: Federico Cabello
10 de mayo de 2018  • 15:56

Hiperactivo, alegre e inquieto, así esperaba Beethoven junto a Raúl su turno para largar la primera etapa del Raid de los Andes que unía Chorrillos con Campo Quijano, en Salta, por donde circula el emblemático tren de las nubes. A las 10 de la mañana del viernes 4 de mayo, comenzó la aventura que duraría 3 días y lo llevaría a recorrer 60 kilómetros por lugares únicos de Salta y Jujuy como el Cerro de los Siete Colores y las Salinas Grandes.

La primera etapa fue de 28 kilómetros y se corrió en Salta desde Potrerillos hasta Campo Quijano Crédito: Federico Cabello

El pequeño perro, el primero en participar de la competencia, no frenó durante toda la competencia, se llevó las miradas de los 1500 corredores y de quienes se acercaron a alentarlos durante todo el fin de semana.

El viernes, fueron 28 kilómetros que comenzaron a casi 2200 metros sobre el nivel del mar (MSNM) y terminaron a los 1500. En tan solo 2.53 horas, Beethoven y Raúl cruzaron la meta y se ubicaron entre los primeros 400 participantes.

Raid día dos - Fuente: Facebook

0:32

De nuevo en su provincia, Jujuy, la pareja se preparó para la segunda etapa: la más dura de las tres ya que tenía cerca de mil metros de desnivel positivo. A las 10 salieron desde Tumbaya a 2100 MSNM y, tras llegar a cerca de 2900 MSNM, bajaron camino a Purmamarca luego de recorrer 22 kilómetros en 3.28 horas. Una vez más, Beethoven se la bancó y hasta tuvo que esperar a Raúl que se acalambró cuando faltaban 6 kilómetros para el final.

Con 50 kilómetros arriba de las 4 patas y las mismas ganas de los primeros dos días, Beethoven llegó hasta las Salinas Grandes, Jujuy, a 3500 MSNM. Allí corrió 10 kilómetros en 57 minutos. Como el resto de los competidores, él también se colgó su medalla de finisher que fue confeccionada por artesanos de la zona. El equipo recorrió los 60 kilómetros en 7.18 horas.

Raid día tres - Fuente: Facebook

0:57

Un mestizo que casi muere en la calle

En diálogo con LA NACION, Raúl contó la dura historia de este perrito, mezcla de fox terrier y callejero, que tiene tres años y medio y otros "cinco hermanos", pero que no corren aclaró el jujeño.

"Lo rescate de la calle desnutrido y lleno de sarna. Tenía menos de cuatro meses y se estaba muriendo. De a poco se puso mejor y se dejó cuidar", contó este empleado municipal de 52 años y que sintió que la historia de Beethoven era similar a la suya ya que había estado al borde de la muerte tras haber contraído hantavirus (una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta y transmitida por roedores).

La etapa dos fue la más compleja ya que tuvo unos mil metros de ascenso y descenso entre Tumbaya y Purmamarca Crédito: Federico Cabello

Tras varios años sin correr, Raúl volvió a entrenar casi en paralelo a que adoptó a Beethoven. "Un día que estaba yendo a entrenar, salió a correr una hora y anduvo muy bien. Desde ese día siempre me acompañó", recordó.

"Después surgió la idea de correr el Raid. Estuve tres años hasta que me dejaron porque por reglamento no pueden ir animales. Pero este año me dejaron. Vieron que Beethoven ya había corrido una carrera de 80 kilómetros conmigo en 18 horas", dijo el jujeño, quien detalló que al día siguiente de la competencia de este fin de semana el perrito ya estaba jugando con los otros canes que conforman la familia.

En las Salinas Grandes, a más de 3500 MSNM, Beethoven no se apunó como le sucedió a varios corredores Crédito: Federico Cabello

Al ser consultado sobre la preparación y los cuidados de salud para Beethoven, detalló: "El lleva en su chaleco dos botellitas de agua de un cuarto de litro cada una. El resto se lo llevo yo en mi mochila, aguas con sales hidratantes, comida y el rompeviento porque a determinada altura hace mucho frío. Siempre es monitoreado por un veterinario antes de las carreras para saber si puede participar".

Sobre por qué elige correr con Beethoven, Raúl dijo: "Nos hacemos compañía y los dos nos salvamos de la calle. Ya nos conocemos, yo sé que hay que retarlo para que baje un cambio al principio porque sale rapidísimo. Pero al kilómetro se calma porque se da cuenta que está en una carrera. Para él su vida es correr".

Beethoven y Raúl con sus medallas tras cruzar la meta en las Salinas Grandes y completar los 60 kilómetros de competencia Crédito: Federico Cabello

TEMAS EN ESTA NOTA