Revelan los últimos detalles de la boda real de Harry y Meghan

Entre otros datos "jugosos", el Palacio de Kensington confirmó que Thomas Markle llevará a su hija al altar y que Harry organizó un tributo a Diana durante la ceremonia
10 de mayo de 2018  • 16:06

Todo padre sueña con llevar a su hija al altar y Thomas Markle no será la excepción. Después de semanas de especulación, se confirmó que el ex director de iluminación va a dar en matrimonio a Meghan (36) el próximo 19 de mayo, el día en que su hija se casará con el príncipe Harry (33) en la capilla de Saint George. Emocionante, el momento tendrá lugar unos días después de que Thomas vuele desde México -donde vive- para conocer a su futuro yerno y a la familia real británica. En la boda real, sin embargo, Meghan romperá con una importante tradición: en vez de llegar a la capilla en auto con su padre, lo hará con su madre, Doria Ragland, porque, como trascendió, quiere que ambos tengan roles importantes durante el gran día.

Instructora de yoga y asistente social, Doria Ragland completó un máster en Trabajo Social tiempo atrás y Meghan la acompañó en el día de su graduación

UN ASUNTO DE FAMILIA

"El príncipe Harry y Miss Markle esperan con ansias la llegada de los padres [de ella]", dijo un vocero del Palacio de Kensington. Y agregó: "Ambos llegarán al Reino Unido durante la semana de la boda, lo que permitirá a toda la familia real pasar tiempo con ellos antes de la ceremonia. La señorita Markle está encantada de contar con la compañía de sus padres en una ocasión tan importante y feliz". En tanto, Harry también se aseguró de que su madre, la princesa de Gales, tenga un lugar importante en la boda. Entre sus invitados, se encuentran sus tíos maternos (y hermanos de Diana): el conde Spencer y las ladies Sarah McCorquodale y Jane Fellowes, quien estará a cargo de una de las lecturas durante la ceremonia. "Los novios se sienten honrados de que Lady Jane represente a la familia Spencer y, así, ayude a honrar la memoria de Diana durante el casamiento", explicaron desde palacio.

Fuentes de palacio confirmaron que Thomas, el padre de Meghan, llevará a su hija al altar

TOQUES PERSONALES

El sábado 19, los eventos seguirán la tradición de las bodas reales, pero con algunos toques que reflejan las personalidades de los novios. A diferencia de la duquesa Kate (36), que eligió a su hermana Pippa, Meghan no tendrá dama de honor, pero sí un cortejo de chiquitos. "Meghan tiene un círculo de amigas muy unido y prefirió no elegir a una sobre las otras", le confió una fuente real a Hello! Y añadió: "Todas estuvieron muy involucradas en los preparativos, estarán con ella en Windsor y en Londres, los días anteriores. Meghan está feliz de contar con su apoyo". La productora de televisión Lindsay Roth, la gurú de fitness Heather Dorak, la empresaria Benita Litt y la diseñadora Misha Nonoo, que alguna vez describió a la novia como "la chica más canchera del mundo", son algunas de las amigas de la ex estrella de Suits que darán su presente en el casamiento.

Es probable que, ese día, Harry luzca su uniforme del Household Cavalry No.1, con sus cuatro medallas. Fuente: AFP

EL SECRETO MEJOR GUARDADO

Unos días atrás, Priyanka Chopra admitió que aún no eligió el regalo de bodas para su amiga. "Va a ser difícil", dijo durante una entrevista televisiva, donde el conductor le preguntó si sabía si Meghan ya tenía su vestido y si había llorado cuando lo eligió. La actriz se contuvo para no decir ni una palabra. Aunque no se confirmó quiénes integrarán el cortejo, se espera que los sobrinos de Harry, los príncipes George (4) y Charlotte de Cambridge (3), sean parte. Al ser recién nacido, el príncipe Louis (nació el 23 de abril pasado) no estará presente. A su vez, todavía no es segura la presencia del abuelo del novio, el duque de Edimburgo (96), que sigue recuperándose de una cirugía de reemplazo de cadera. Una tradición que los novios pondrán en pausa, tras su casamiento, será su luna de miel. Harry y Meghan volverán al trabajo inmediatamente después y ya tienen programado, para unos días después de la boda, su primer compromiso oficial como marido y mujer. "Están planeando su luna de miel para la segunda mitad del año", dejaron trascender desde el entorno real.

Tras las cereomina, los recién casados recorrerán el pueblo de Windsor a bordo de un carro tirado por caballos, el landau de Ascot. "Será su manera de agradecer por todo el afecto", explicó el vocero real Fuente: AFP

UN PROGRAMA "REAL"

Aunque la ceremonia será a las 12 del mediodía, los invitados empezarán a llegar a las 9.30 de la mañana, en carruaje. Lo harán por el South Door (la Puerta Sur) de la capilla. A las 11.20 comenzarán a llegar los miembros de la familia real británica, quienes entrarán -a pie o en auto- por el Galilee Porch. Harry caminará hacia la capilla con su padrino de bodas, William, el duque de Cambridge, y pasará frente a los 2.640 miembros del público que fueron invitados a ser parte del enlace desde adentro del castillo. Meghan y Doria, en tanto, llegarán a Windsor en uno de los autos de la Reina (Isabel II tiene una flota de Bentleys, Daimlers y Rolls-Royces) y lo harán a través del Long Walk, una recta que atraviesa Windsor Great Park, donde los miles de personas que hayan viajado hasta allá podrán verla vestida de novia. El momento que todos esperan, sin embargo, tendrá lugar cuando salga del auto frente a los West Steps: recién ahí, Meghan "revelará" su traje. Hasta entonces, la identidad del creador detrás del codiciado diseño continuará siendo un secreto y la lista de posibles autores y marcas incluye a Stella McCartney, Alexander McQueen y Ralph & Russo. Según pudo saber Hello!, ni Harry sabe los detalles del vestido y lo verá por primera vez cuando Meghan camine hacia él en Saint George's. "La tradición es muy importante para ellos", aseguraron fuentes cercanas.

LA SOLIDARIDAD PRIMERO

Tras la ceremonia, Harry y Meghan serán aplaudidos por doscientos representantes de las entidades benéficas que el príncipe dirige en el Horseshoe Cloister. En Kensington explicaron: "Están encantados con que estas personas, que serán parte de sus deberes oficiales de aquí en más, sean los primeros en verlos como marido y mujer". Se cree que habrá beso en los West Steps y desde allí, el matrimonio partirá en carruaje para llevar adelante la esperada procesión por el pueblo de Windsor, que durará 25 minutos. Los novios eligieron el landau de Ascot, que será tirado por cuatro caballos: Milford Haven (el preferido de Philip Barnard-Brown, el cochero de Su Majestad) y Plymouth, su compañero, adelante, y Storm y Tyrone, que son padre e hijo, detrás. Dos lacayos los escoltarán en la carroza, y una escolta montada del Household Cavalry los seguirá. Si llueve, Harry y Meghan usarán el Scottish State Coach, con techo de vidrio.

Si llueve, los recién casados tienen un plan B: usarán el Scottish State Coach, con techo. La policía, en tanto, montará un gran operativo para cerciorarse de que sea un día memorable y feliz para los 100 mil turistas que recibirá Windsor Fuente: AFP

UN DÍA PARA CELEBRAR

Después de la procesión, los novios y sus invitados disfrutarán de un lunch en Saint George's Hall, en el castillo de Windsor, y tras un descanso, Harry y Meghan partirán hacia una recepción privada en Frogmore House.Tomadas por el fotógrafo de moda Alexi Lubomirski, las fotos oficiales del enlace verán la luz la semana siguiente del evento y ya se informó que los fans que viajen a Windsor deberán organizar su transfer con antelación. Ese día se sumarán más servicios de tren y habrá disponibles 6 mil lugares de estacionamiento, que podrán ser reservados con anticipación. Habrá puestos de comida y pantallas gigantes a lo largo del Long Walk y los Alexandra Gardens, puestos de avistamiento a lo largo de la ruta de la procesión y todo Windsor será decorado con motivo de la boda. Cinco mil periodistas de Reino Unido y del mundo fueron acreditados para hacer la cobertura y 160 fotógrafos retratarán a los novios en su ride por el pueblo. La celebración será transmitida en directo por 79 cadenas de televisión (46 son estadounidenses) y ese día se esperan más de 100 mil turistas en Windsor. Cuando anunciaron su compromiso en noviembre, Harry y Meghan dijeron que querían compartir su boda con el público. "Esta es su manera de agradecer por todo el afecto", sentenció el vocero real..