srcset

Rock

Ozzy Osbourne se despide de los escenarios y el heavy metal argentino empieza a extrañarlo

Pedro Irigoyen
(0)
11 de mayo de 2018  • 00:10

Ozzy Osbourne , al frente de Black Sabbath , fue para muchos el fundador del heavy metal, allá por 1968. Hoy desembarcará en Obras Outdoors con su No More Tours 2. El nombre de la gira habla por sí mismo y nos invita a buscar la palabra de la patria metalera frente a una situación que le toca de lleno. ¿Es el metal un género en decadencia que corre peligro de extinción? La premisa de partida es que el género, que tuvo su época dorada durante los 70 y los 80, es hoy un estilo con cada vez menos presencia en los festivales internacionales, ventas en baja tanto de discos como de tickets, desaparecido de los principales rankings y con referentes que suman cada vez más años y arrugas ante un semillero con pocos brotes nuevos. Un planteo que pretende generar de su parte una reacción heavy. Y lo logra.

"El metal siempre odió a la industria y la industria hizo un negocio del odio", dice desde Las Vegas Norberto "Ruso" Verea, la voz radiofónica del metal argentino, en viaje hacia el New Orleans Jazz & Heritage Festival. "Si pensamos esto como venta de tickets y música para que suene mediáticamente, nunca lo fue. Y cuando lo logró, fue porque hubo álbumes históricos, como el Negro de Metallica. Ahora bien, una de las peores cosas que le pasaron al heavy metal fue la ruptura con la melodía. El heavy era la música más pesada con la melodía más hermosa. Y además eran los cantantes que siempre marcaban un estilo y era una cosa colosal. Cuando el metal fue a la velocidad, y de la velocidad a la ruptura con la melodía y al sonido de voces [hace un ruido gutural similar a un rugido], indudablemente perdió muchísimo de ese terreno. Hubo en la carta adolescente el peor de los juegos", explica.

Ozzy ya se despidió con Black Sabbath el año pasado; ahora vuelve para bajar el telón del solista
Ozzy ya se despidió con Black Sabbath el año pasado; ahora vuelve para bajar el telón del solista Crédito: NYT

Alejandro Nagy fue durante años la voz institucional de la Rock & Pop, emisora a la que arribó en 1988 como "guionista invitado" de Malas compañías, ciclo de Mario Pergolini. "La decadencia sería la repetición de fórmulas al infinito. Y es el género que está en boga, la música más millennial, la que repite las fórmulas de producción para buscar el hit en demasía. La tecnología hace que el mundo se repita, se fagocite y que todo sea más efímero y rápido. En toda esa marabunta, el rock deja el escenario principal y empiezan a crecer estos artistas de alta demanda. El medio es el mensaje, como bien decía McLuhan, y optó por estos artistas que ya no editan discos, sino hits", dice a modo de acercamiento a una problemática que parece no ser exclusiva del metal, sino del mundo del rock en general. Un punto de vista que comparten mayoritariamente todos los consultados.

En su momento, el metal era totalmente novedoso, interesante y, por sobre todas las cosas, tenía una imagen genial
Alejandro Nagy

Sigue Nagy: "En su momento, el metal ocupó una escena muy grande. Era totalmente novedoso, interesante y, por sobre todas las cosas, tenía una imagen genial. Tipos melenudos, interesantes, lindos, maquillados, teñidos, sucios, feos, malos, justo lo que querían los chicos y chicas de la época. Se hicieron populares, de alto consumo, sonaban en las películas. Hoy, las bandas de metal son gente muy grande, si no son abuelos le pasan raspando. Sin embargo, en las salas de ensayo la mayoría son bandas de metal de chicos, lo mismo pasa con la venta de instrumentos. Entonces, es raro lo que pasa. No puedo hablar decadencia, simplemente me parece que el metal, al igual que el rock, se ha tomado un respiro. Se ha alejado del centro de la escena. La pregunta es: ¿se podrá adaptar a todo este mundo de redes sociales?".

Crédito: patricio pidal

Para Marcelo "Corvata" Corvalán, la voz de Carajo, el género no está en extinción. "La esencia del verdadero heavy metal no tiene nada que ver con ningún ranking de Billboard, de qué tanto te pasan en la radio ni de cuántos likes tengas. Es más: creo que las cosas están como están hoy en día por haber dejado de lado al metal y al rock verdadero. Todo se ha vuelto muy plástico, consumista y pobre en cuanto al mensaje y la propuesta. Hace falta el heavy en nuestros oídos y no cualquiera tiene los huevos y el power para subirse a tocar metal. No podés subirte a un escenario y falsear si estás en una banda de heavy. Lo digo desde un cantante que corre, salta, transpira y grita dejando todo; o de un baterista que toca 80.000 golpes por minuto y la rompe. No solo eso, hay que tener un dominio claro del instrumento", sentencia Corvalán, ex integrante de A.N.I.M.A.L. "El metal tiene mucho de la música clásica -agrega-. Bien ejecutado, melodías realmente contundentes y una vereda definida, una identidad. En nuestro país quizá no hay un recambio ni una gran evolución. Acá no podés poner play en una computadora y cantar arriba. Hoy la gente busca evadirse con algo más superficial y pasatista. Es una lástima que hayamos caído en ese embudo, pero no creo que tampoco sea eso el futuro de la industria de la música".

El metal tiene mucho de la música clásica -agrega-. Bien ejecutado, melodías realmente contundentes y una vereda definida, una identidad
Marcelo "Corvata" Corvalán

Gustavo Rowek, exbaterista de V8, Rata Blanca y Nativo, entre otros grupos, sigue transpirando la camiseta del metal. "El heavy está muy lejos de estar en decadencia. Tenemos shows internacionales todo el tiempo, y sin ir más lejos el motivo de esta nota, que es la visita de Ozzy llenando un estadio, cuando muchos eventos de música pop o de otros estilos necesitan algún festival con varios artistas para llenar. Hay que bajar al barro para encontrar que todas las semanas hay una gran cantidad de shows de bandas heavies. Creo que hay algún tipo de desprecio mediático hacia el género. La crisis es general, de todos los estilos. Una merma muy alarmante desde la cantidad de discos que se venden hasta la cantidad de público que asiste a los shows que no es privativa del heavy. Lo hablaba con Tweety González hace poco: la crisis nace cuando la música se dejó de asociar con el arte y se volvió entretenimiento".

¿Cómo se explica este cambio de paradigma? "Es que la gente hoy está muy agobiada por la realidad que le toca vivir y casi que no quiere pensar. El heavy metal es sinónimo de rebeldía, de profundidad en las letras, y es un movimiento constante de contracción y expansión. Y hay un semillero muy grande pugnando por encontrar su lugar en estas nuevas reglas del juego de la música en donde no se vende un p... disco y el contenido tiene que ser visual y no solamente auditivo. Se está pagando el precio de tener cada vez menos gerentes artísticos y más gerentes de marketing al mando de todo".

Juan Manuel Cibeira es periodista, dirigió la legendaria revista Pelo y hoy es jefe de prensa en el sello Universal Music. "En los 80 era tan fuerte el auge del metal en Argentina y en todo el mundo que nos decidimos a sacar una edición especial con el nombre de Metal que luego se convirtió en la revista que salió durante años (1983/1995). Era el momento de gloria de AC/DC, Iron Maiden, Black Sabbath, Judas Priest. Creo que el metal todavía tiene tela para cortar, pero se ha vuelto un género más".

El metal no está en crisis. Es un estilo clásico y los clásicos no caducan
Claudio O'Connor

Claudio O'Connor fue la voz de Hermética, uno de los grupos más convocantes en la historia del metal criollo. Tras la disolución de la banda que compartía con Ricardo Iorio, en 1994 formó Malón primero y O'Connor después. Esta noche, con Malón, tendrá a su cargo la apertura del show de Ozzy. "El metal no está en crisis -entiende-. Es un estilo clásico y los clásicos no caducan. Debe ser por eso que seguimos yendo a escuchar a los viejos popes del metal hasta que se mueren. Para mí es una vía de expresión artística lo que hago y con eso es suficiente. El ranking más valedero en este caso sería el aplauso del público. Estamos en un gran momento, con Malón y con nuestras bandas paralelas, tanto el Tano (Antonio Romano, otro ex-Hermética) como yo. Seguimos haciendo música, y si bien es cierto que quizá no tenga muchas pasadas por la radio y todo eso, a la hora de hacer un concierto la gente acude".

En primera persona: el Ruso Verea

"Cuando yo hablo del metal habló de ese rock que es No. Si el rock es Sí, es entretenimiento. Si es No, es rock. ¿Está mal el entretenimiento? Para nada. Por lo general las bandas que fueron más a los extremos son las que jugaron muchas veces con eso. ¿Podemos pensar en No con Iron Maiden, que hasta pilotean un avión? Estamos hablando de otra cosa. Porque si no se confunde rápidamente, y caemos en esta idea estúpida de que si tocás en una banda de metal y pegaste un éxito ya pasaste a ser un vendido y todas esas pavadas a las cuales han sometido a muchos músicos en un lugar del mundo como éste. Muchos músicos se han subido a ese carro para juntar agua para su molino. Anécdota. Una mañana pongo un tema de los Beatles en la radio y uno de los primeros mensajes que llega es: "¿Verea, qué diría Lemmy (Kilmister, fallecido cantante de Motörhead) si te escucha poniendo los Beatles?". Cuando empieza la película «Lemmy», el tipo aparece bajando a una disquería famosa de Los Ángeles para comprar un álbum mono de Los Beatles. Ese es un gran drama que tiene la gente, los músicos están por encima de todo eso, van muchísimo más allá. La industria puso en cajas a los músicos y a la gente en cierta forma le gusta ser parte de un paquete. Ese es el gran drama. Lemmy detestaba que se lo nombrara como una banda de heavy metal. Y no por detestar el heavy metal: sus amigos eran todos del metal. El se presentaba así: "Nosotros somos Motörhead, tocamos rock and roll". Ese tipo de cosas me parecen fundamentales. La venida de Ozzy es la caracterización de cómo un ícono sigue dando vuelta en función de una sola cosa: no haber otro Ozzy Osbourne. Así como no hubo otro Black Sabbath. Pero sí hay un inmenso legado detrás de su música. Se abrió muchísimo el abanico, y de esa manera se abrió el panorama".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?