La delgada línea que transita hoy la inteligencia artificial de Google

Sofía Contreras
Sofía Contreras PARA LA NACION
(0)
11 de mayo de 2018  • 00:39

Con científicos informáticos, desarrolladores, ingenieros, fabricantes de dispositivos y un ejército de periodistas descendiendo sobre la sede de Google en Mountain View para tener la oportunidad de participar en las festividades del Google I/O 2018 , lo que realmente tuvo protagonismo este año es el indudable foco y recursos que la empresa está destinando al desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA).

No es solo el hecho que la empresa haya anunciado el re brandeo de todo su departamento de investigación para pasar de "Google Research" a Google AI, sino que esta movida señala cómo Google ha enfocado cada vez más su I+D en abrir nuevos caminos en las múltiples facetas de la inteligencia artificial específicamente, desde tecnologías como visión artificial, procesamiento de lenguaje natural y redes neuronales, hasta aplicaciones en prácticamente cualquier negocio que Google actualmente y potencialmente toca, como video, búsqueda y aplicaciones móviles, pero también aplicaciones de atención médica, automotriz y otras verticales.

Dentro de sus grandes anuncios el que generó la mayor sorpresa, para mejor o peor, fue el lanzamiento de Google Duplex, una nueva tecnología que permite al asistente virtual impulsado por la inteligencia artificial de Google mantener una conversación natural con una persona por teléfono, imitando el habla humana al completar tareas sencillas del mundo real.

Cuando llamamos por teléfono o cuando recibimos llamados donde el interlocutor es un robot, por lo general podemos darnos cuenta de inmediato, la voz es diferente, no se traba con las palabras y es antinaturalmente eficiente. Eso no sucede con Google Duplex.

La inteligencia artificial de Google hace una cita por teléfono - Fuente: Google

00:35
Video

Si Duplex es realmente tan capaz como se ve en la demostración, entonces tiene el potencial de cambiar definitivamente el juego. El Duplex de Google convierte efectivamente al asistente digital de la compañía en un asistente personal extrañamente humano, al menos en términos de voz e interacción.

Durante las dos demostraciones que se realizaron en el evento, una llamada para reservar turno en una peluquería y otro en un restaurante, el Asistente de Google pudo navegar en dos conversaciones diferentes, llenas de matices, responder preguntas y hacerlo de una manera que tenía sentido. La gran revelación fue que ninguna de las voces que iniciaron las llamadas pertenecía a un ser humano sino que eran bots, bots que dijeron "Uhm" y "Oh, ya entendí" y terminaron las declaraciones de consulta con el tono elevado que marca cuando estás haciendo una pregunta. Y, para el propósito de la demostración, y no un detalle menor, completaron tareas que normalmente nos corresponden como simples mortales, como sacar turno en la peluquería.

Para los avances tecnológicos, Duplex marca el próximo gran paso en IA, con conversaciones de robots completamente autónomos que se comunican con sonido e interacciones naturales.

Para el resto de nosotros, implica una delgada línea entre ser un desarrollo muy conveniente para nuestra vida diaria y a la vez enormemente engañoso. Google aún no ha lanzado este desarrollo para nuestro uso, la compañía planea comenzar a probar Duplex públicamente en los próximos meses y dentro de lo que planean testear, se encuentra el detalle de cómo comenzará las conversaciones: ¿nos alertará que estamos hablando con un robot antes de comenzar?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?