Ola de agresiones a automovilistas por confundirlos con choferes de Uber

También fueron amenazados remiseros; hubo siete denuncias en dos meses, pero los casos serían más; los atacantes bajan de taxis
También fueron amenazados remiseros; hubo siete denuncias en dos meses, pero los casos serían más; los atacantes bajan de taxis Crédito: Twitter
Fernando J. de Aróstegui
(0)
11 de mayo de 2018  

En la tarde del domingo 22 de abril, Martín León, de 37 años, manejaba sin apuro su Peugeot 207 de regreso a su casa, en el apacible barrio de Villa Real. Los movimientos suaves del auto acunaban a su hija Miranda, de dos años, que dormía en el asiento de atrás. Pero en la esquina de Irigoyen y Varela de pronto dos taxis le cerraron con violencia el paso, uno de cada lado. Se bajaron dos hombres corpulentos y a través de las ventanillas del Peugeot revisaron su interior. "Disculpá, pensé que eras de Uber ", le dijo a León uno de ellos. Volvieron a los taxis y se fueron.

¿Qué había ocurrido? Miranda viajaba sentada en un booster que asomaba algunos centímetros por encima del nivel de los asientos traseros, y desde afuera parecía la cabeza de una persona. Los agresores habían confundido el booster con un pasajero de esa empresa, y a León con un chofer. "Me sentí en el 76", contó.

En los últimos días, en Buenos Aires se difundieron muchos casos de automovilistas que, por ser confundidos con choferes de Uber o Cabify , sufrieron violentas amenazas. Además, varios vehículos particulares fueron vandalizados con la palabra "Uber" escrita con pintura en enormes caracteres y otros sufrieron roturas de vidrios, tajos en las ruedas o la acción corrosiva de líquido para frenos.

Además de las agresiones sufridas por particulares sin ningún vínculo con Uber, desde la empresa afirmaron que se registran "más de dos incidentes de agresiones a socios por día". Estos hechos son "influenciados por la violencia de un grupo de interés que no representa al universo de trabajadores taxistas", consignaron. Y recordaron que ya hay personas procesadas por agredir a conductores adheridos a la aplicación.

La Policía de la Ciudad registró en los últimos dos meses siete "denuncias por daños" de aquel tipo contra vehículos. Sin embargo, aclararon que como ser chofer de esa empresa "es ilegal", es probable que existan escrachados que no denuncien los ataques.

Efectivamente, se libra una batalla en la Justicia para determinar la legalidad de Uber (ver aparte).

En febrero, la Justicia porteña resolvió el bloqueo a nivel nacional del dominio www.uber.com, que afecta al sitio web y la aplicación móvil de la empresa. Sin embargo, debido a la imposibilidad técnica de efectivizar esa disposición, los servicios siguen funcionando. Además, el año pasado la Justicia bloqueó el uso de tarjetas de crédito para pagar los viajes, por lo que los clientes abonan en efectivo.

Alfredo Arzamendia, de 42 años, es remisero. Hace dos semanas, mientras esperaba a un pasajero en Caminito, La Boca, se le acercó un turista brasileño para hacerle una consulta sobre la aplicación de Uber. Enseguida se le vino encima un taxista. "¿Sos de Uber, hijo de puta?", le preguntó. Y antes de que Arzamendia pudiera responder que no, el taxista le tiró una trompada. "Me corrí justo. Si me daba, me dejaba dormido", detalló. Cuando volvió con la policía, el agresor ya se había ido.

A partir de ese episodio, Arzamendia decidió polarizar el vidrio trasero de su auto. Además, les sugiere a los pasajeros que viajen en el asiento delantero para evitar confusiones. Explicó que compañeros de la remisería en la que trabaja también sufrieron agresiones.

Por su encendido accionar denunciando a los choferes de Uber ante la policía, la Fiscalía de la Ciudad y en las redes sociales, la asociación civil Taxistas Unidos fue sospechada como responsable de estos ataques. Marcelo Boeri, presidente de la institución, rechazó las acusaciones. "Algunos taxistas toman justicia por mano propia. Y sin avalarlos, los comprendemos", dijo. Explicó la razón: "El Estado, por su inacción ante la ilegalidad de Uber, que nos roba el trabajo, es cómplice de las agresiones".

Fuentes del gobierno porteño explicaron que en el primer trimestre de este año se secuestraron seis autos de Uber por día. La multa fijada es de $130.000.

Boeri explicó que por un acuerdo con la Ciudad y con el fin de ponerle paños fríos al problema, hace dos semanas Taxistas Unidos se comprometió por 15 días a suspender las denuncias de autos de Uber. El plazo se vence hoy.

Desde 2016 distintas agrupaciones de taxistas organizaron 26 marchas contra Uber, por considerarla competencia desleal. Según Luis Fernández, presidente de la Asociación de Taxistas de Capital (ATC), las agresiones son funcionales a Uber porque le sirven para victimizarse ante la opinión pública y los organismos internacionales. Agregó que los controles del gobierno porteño son "tímidos".

La escalada se produce en un contexto que Fernández calificó de "combo explosivo" por la situación de la economía. Calculó que en el último año, la cantidad de viajes cayó un 40%. "A eso se le suma el tarifazo", dijo.

Cada día transitan por Buenos Aires unos 36.800 taxis, según datos de la ATC, de los cuales el 70% circula de día y el resto, de noche. En tanto, voceros de Uber calcularon en unos 32.000 la cantidad de choferes que utilizaron la aplicación desde que empezó a operar, en 2016. En el último mes se coordinaron unos 500.000 viajes en el área metropolitana. En todo el país, la empresa tiene registrados cerca de 2.200.000 usuarios.

Fernández explicó que desde la asociación que preside se les imparten a los socios instrucciones sobre cómo proceder en caso de identificar un auto de Uber: "Primero deben dar aviso a la policía. Y, en caso de no encontrar asistencia, comunicarse con la fiscalía".

Daniela Crimer, ingeniera agrónoma, subió a Twitter la foto del auto vandalizado de su madre: sobre el capot blanco le escribieron con aerosol en enormes letras rojas la palabra Uber. "También le rompieron los vidrios y lo pulverizaron con líquido para frenos", explicó Crimer, y aclaró que el auto tiene obleas de discapacidad pegadas en el parabrisas y la luneta: "Por supuesto que no es de Uber".

Una intrincada disputa judicial en varios fueros

Mientras en la calle se registran agresiones contra choferes de Uber, la empresa da batalla en la Justicia, donde se dirime su legalidad. Y aunque en algunos fueros, como la Justicia Nacional en lo Criminal, se declaró su actividad como lícita, la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas porteña confirmó que Uber "no puede operar". "Uber desembarcó operando fuera de la ley y lo sigue haciendo", dijeron desde la Secretaría de Transporte porteña. Precisaron que sus conductores trabajan sin habilitación y que los autos cuentan solo con seguros de uso particular, no profesional. "Uber no constituyó tampoco ninguna sociedad acorde a la ley de sociedades N° 19.550 ante la Inspección General de Justicia y no tiene un CUIT. Es decir: no está constituida como sociedad en el país y no tiene siquiera un domicilio comercial en Buenos Aires", agregaron.

En el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad explicaron que además hay otra causa contra Uber en el fuero Penal Económico por evasión.

En la empresa sostienen otra posición: "Uber es legal". Según explicaron, "así lo sentenciaron la Justicia Nacional, que declaró a la actividad claramente lícita (fallo confirmado por la Cámara de Apelaciones y la Cámara de Casación Penal), y la Justicia Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad". Y agregaron: "No hay ninguna sentencia firme que diga lo contrario".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.