The Kooks y una lluvia de hits en su show del Luna Park

The Kooks, en el Luna Park
The Kooks, en el Luna Park Fuente: LA NACION
Alejandro Lingenti
(0)
11 de mayo de 2018  • 02:25

The Kooks en el Luna Park / Luke Pritchard (guitarra y voz), Hugh Harris (guitarra, teclados), Peter Denton (bajo), Alexis Nuñez (bateria) / Nuestra opinión: bueno.

La historia de The Kooks está llena de marchas y contramarchas, cambios de formación e intentos de renovación sonora motivados por la poca suerte en los charts. Igual que muchos artistas británicos importantes de los últimos años -Amy Winehouse, King Krule, Adele o Kate Nash, por citar algunos casos-, esta banda de Brighton, una pintoresca ciudad costera ubicada a una hora de tren de Londres, es un producto de la famosa BRIT School de la capital inglesa. La prensa británica, siempre lista para generar controversias, intentó con insistencia establecer un duelo con los Arctic Monkeys, similar al que en otros tiempos fogoneó entre Beatles y Stones, o Blur y Oasis. Esos ejercicios comparativos siempre son un poco inútiles, pero igual vale la pena remarcar que el grupo que lidera Alex Turner está muy por encima, en talento, potencia y variedad sonora, personalidad y vuelo poético, que el de Luke Pritchard.

Esta visita a la Argentina se dio en un momento de transición de The Kooks: con Hugh Harris, Peter Denton y Alexis Nuñez como actuales compañeros de ruta, Pritchard está terminando de darle forma a un nuevo disco que saldrá este año, según él más colorido y libre que Listen (2014), un álbum demasiado calculado en el que Inflo, un joven productor de hip hop londinense, intentó rescatar al grupo de la meseta en la que lo introdujo Junk of the Heart (2011) -un intento previo de cambiar de piel decididamente superficial y errático-, incorporando al lenguaje natural de The Kooks elementos del dance, el R&B y la new wave.

The Kooks, en el Luna Park
The Kooks, en el Luna Park Fuente: LA NACION

Lejos de continuar con los experimentos, los shows de esta gira de la banda inglesa apelaron sobre todo a los hits de su repertorio - She Moves in Her Own Way, Bad Habit, Shine On, Do You Wanna, Junk of the Heart (Happy)-, construidos desde siempre con los mandatos sagrados de sus influencias más notorias (The Beatles, The Kinks, The Jam, The Clash, que casualmente sonaron segundos antes de que la banda ingresara al escenario del Luna Park), un gesto ostensible de moderación en tiempos de crisis y replanteos. Con el alerta amenazante de los peligros que pueden implicar los cambios de direccion bruscos e inesperados (los sucesivos colapsos de bandas como Kaiser Chiefs y Hard-Fi fueron ejemplificadores en ese sentido), The Kooks resolvieron volver al terreno que mejor conocen, un pop liviano e impersonal orientado a celebrar romances o lamentar fracasos amorosos de manera más rutinaria que creativa. En los mejores momentos suenan agradables. En los peores, como una banda tributo. No fue un problema para la masa fiel que los acompañó con entusiasmo en su quinta visita al país. Si The Kooks asume como propia esa voluntad más bien conservadora, es probable que siga llenando estadios. Y repitiéndose eternamente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.