Trastornos de la alimentación: qué los provoca y cuáles son las señales de alerta

Trastornos Alimentarios

2:53
Video
María Ayuso
(0)
11 de mayo de 2018  • 12:57

"Ser delgado o no ser" es el mandato que busca imponernos muchas veces la sociedad moderna: vivimos inmersos en la cultura de lo estético, donde se ensalza constantemente el ideal del "cuerpo perfecto", asociado con la belleza y el éxito.

En ese contexto, los especialistas alertan sobre un incremento en los trastornos de la alimentación, en los que intervienen una multiplicidad de factores que incluyen: la predisposición biológica, la vulnerabilidad emocional y las características de la personalidad (como la dificultad de poner en palabras las emociones) y del entorno familiar y social. "Son enfermedades graves con complicaciones físicas y psicológicas que ponen en riesgo la vida: no sólo están apareciendo nuevos trastornos, como la ortorexia, sino también otros grupos de riesgo", subraya Juana Poulisis, psiquiatra y autora del libro Los nuevos trastornos alimentarios.

Los profesionales señalan que el perfil de quienes eran considerados los grupos más vulnerables (adolescentes mujeres) se está ampliando: hoy aumentan cada vez más las consultas de niños y niñas, de varones de todas las edades y de mujeres de más de 40, quienes muchas veces abusan de los laxantes, los diuréticos, la hiperactividad física y las dietas excesivas.

En el caso de los niños, los trastornos de alimentación son especialmente riesgosos porque pueden escalar rápidamente deteniendo su crecimiento y desarrollo. "Vemos cada vez internaciones a edades más tempranas, por ejemplo pacientes de 10 años que comienzan siendo comedores selectivos. Cuando el trastorno se da en un chico hay que actuar muy rápido, porque puede ser fulminante en muy poco tiempo", enfatiza Poulisis. Y agrega: "Por otro lado, tenemos el otro polo que es el de las mujeres adultas y también hombres, que no aceptan el cambio corporal propio del envejecimiento".

Una de las nuevas tendencias es la ortorexia, un trastorno silencioso que muchas veces puede pasar desapercibido y que aparece cuando la aspiración por seguir una dieta saludable y una vida sana se vuelven una obsesión peligrosa. Detrás de la elección por la comida orgánica, vegetariana o vegana, se esconde un desorden profundo.

El principal rasgo de las personas con ortorexia es la rigidez, la poca flexibilidad. "Un patrón común en todos estos trastornos es la obsesión. Los pacientes con ortorexia pueden tener cuadros de desnutrición por no ingerir determinadas vitaminas, hierro, etc", describe Poulisis. Primero descartan la grasa animal, las harinas blancas, los hidratos de carbono, luego los aditivos y los conservantes, y la lista sigue creciendo.

Sin embargo, la especialista concluye que la recuperación siempre es posible. "La detección temprana, el tratamiento adecuado y el acompañamiento de la familia son claves", dice.

María Ayuso, los nuevos trastornos alimentarios

12:16
Video

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.