Las lecciones de otros rescates del FMI

Inés Capdevila
Inés Capdevila LA NACION

¿Qué le pidió el FMI a México, Grecia y Portugal?

10:04
Video
(0)
11 de mayo de 2018  • 21:40

A continuación, los principales conceptos:

  • Portugal y Grecia son los ejemplos más recientes de intervenciones del FMI.
  • México en 1994 y 1995 fue el primer gran rescatado por el Fondo. Tenía capitales de estadounidenses, subieron las tasas y esos capitales se fueron del país.
  • Allí el FMI y EE.UU. pusieron 20.000 millones de dólares; en aquel momento era una cifra impensada. Le dio fondos para afrontar sus deudas pero las condiciones fueron absolutamente extremas.
  • Lo primero que pidió el FMI fue sanear el sistema financiero y ajustar las cuentas fiscales. Eso supone cortar el déficit. La pobreza llegó al 50% y el país tardó mucho en recuperarse.
  • Portugal y Grecia fueron dos casos en los que se le había mentido a la Unión Europea sobre el nivel de su deuda.
  • Grecia necesitaba liquidez. Allí funcionó la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI, pero las condiciones fueron tremendas.
  • En Portugal, en cambio, la ayuda tuvo éxito.
  • Allí las condiciones fueron: despidos masivos, congelamiento de las jubilaciones, congelamiento y reducción de salarios públicos, privatizaciones de empresas, aumento de impuestos. Por esas medidas la economía se enfrió.
  • Portugal acordó que en los años siguientes debía bajar el déficit de su rojo fiscal. Es la gran historia de éxito de las economías occidentales.
  • El turismo y las exportaciones crecieron, lo que ayudó a recuperar la confianza y a que la encomia se movilizara hasta descongelar los salarios y reducir impuestos. Hoy crece casi al ritmo de la Unión Europea.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.