La relación tasa-dólar depende de expectativas

Juan Carlos de Pablo
(0)
13 de mayo de 2018  

El viernes 4 de marzo pasado, antes de que comenzara a operar el mercado de cambios, el Banco Central dispuso aumentar a 40% anual la denominada "tasa de política monetaria". Ese día, el precio del dólar cayó con respecto a la cotización anterior. Esta relación inversa entre tasa de interés y precio del dólar, ¿rige para todos los valores de las variables? ¿Es transitoria o permanente? ¿Qué otras consecuencias produce?

Sobre el particular conversé con el norteamericano Leland Bennett Yeager (1924 -2018), considerado el último sobreviviente del destacadísimo grupo de académicos, que incluye a James Mc Gill Buchanan, Gordon Tullock, Ronald Harry Coase y Gilbert Warren Nutter, quienes generaron la denominada escuela de economía política de la Universidad de Virginia. También se distinguió como traductor, contribuyendo a la organización de la Unión Mundial a favor de Interlingua. Sus aportes a la teoría monetaria probablemente hayan sido subestimados.

-Usted tiene fama de distraído.

-[Risas] Me la creó el siguiente episodio: con William L. Breit nos encontramos en una conferencia que se desarrolló en Atlanta. Al terminar tomamos un taxi con destino al aeropuerto, mientras conversábamos, y mientras seguíamos conversando compramos pasajes para viajar al aeropuerto Dulles. En el estacionamiento del Dulles buscamos mi auto, mientras seguíamos conversando y luego de una hora, cuando pensé que me lo habían robado e iba a llamar a la policía, recordé que había viajado a Atlanta en mi auto.

-El Banco Central aumentó, en pocos días, más de 10 puntos porcentuales la tasa anual que paga por colocaciones en pesos, lo cual inicialmente redujo el precio del dólar. ¿Cómo opera esta relación inversa entre tasa de interés y precio del dólar?

-En un gráfico en cuyo eje horizontal se mide el precio del dólar, y en el vertical la tasa de interés en pesos, para cada estado de las expectativas existe una relación inversa entre las referidas variables, lo cual implica que mayores niveles de la tasa de interés están asociados con menores precios del dólar.

-Pero esto es geometría, no es economía.

-Buen punto, porque nunca está de más subrayar que el análisis económico usa la geometría, el álgebra y la historia, pero solo como herramientas. La referida curva refleja comportamientos humanos.

-Descríbalos.

-Dado un estado de expectativas determinado, una mayor tasa de interés reduce el precio del dólar porque el mayor rendimiento de la colocación en pesos induce a algunos tenedores de dólares a desprenderse de los que tienen, para aprovechar la oportunidad.

-¿Cómo calculan los bancos centrales la "dosis" con la que tienen que actuar?

-Más que calcular, particularmente en momentos álgidos, prefieren exagerar a no quedar pagando. Solo Dios sabe si el viernes 4 de marzo hubieran logrado el mismo efecto, ubicando la tasa de interés en, digamos, 37%.

-Usted enfatiza que la relación inversa se da para cada estado de expectativas.

-Esto es fundamental. Hay que diferenciar el análisis basado en determinado estado de las expectativas, y la dinámica de los acontecimientos. Déjeme ilustrar con un ejemplo que ocurrió en su país. Durante los dos primeros meses de 1990, es decir, inmediatamente después del plan Bonex, aumentaron tanto las tasas de interés como el precio del dólar. Estadísticamente existió una relación directa entre ambas variables, reflejo del deterioro del estado de las expectativas.

-¿Qué tendría que ocurrir ahora, para que no se repitiera ese fenómeno?

-El aumento de la tasa de interés a 40% anual equivale a aplicarle un torniquete a quien se está desangrando. Pero ningún médico que se ocupa de un paciente se quedaría en eso, sino que complementaría su accionar con analizar y actuar sobre las causas de la pérdida de sangre.

-En la Argentina 2018, ¿esto qué quiere decir?

-El presidente Mauricio Macri se siente cómodo con la forma en que organizó su gobierno, con respecto a las políticas públicas que tienen que ver con la economía. Cambiar esto sería para él un costo altísimo; no descarto que lo termine haciendo, pero solo cabe esperar algo así si visualiza peligros extremos. Por lo que, por ahora, cabe esperar que accione dentro de su estilo de gobierno.

-Específicamente.

-Tiene que juntar a sus ministros y coordinadores, y encerrarlos en una habitación, con gaseosas y emparedados, con la siguiente instrucción: "Pongan las diferentes porciones de la política económica sobre la mesa, coordínenlas, unifiquen el discurso y actúen en consecuencia. Y de aquí no sale nadie hasta que terminen con esta tarea".

-¿Qué le parece la concreción de un acuerdo político y social, para consensuar el ajuste?

-Algo muy bonito en el enunciado, pero que distrae las energías. ¿La oposición de qué país acompaña al oficialismo, cuando hay que anunciar e implementar malas noticias? La responsabilidad la tiene quien ganó la elección y tiene que ejercer el poder; quien tiene una responsabilidad ejecutiva tiene que seguir luchando, dejándoles a los futuros historiadores que evalúen si se equivocó al comienzo de su gestión, etc.

-Don Leland, muchas gracias.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?