Testimonios de la inundación en La Plata: "Tuve que abandonar mi casa a las tres de la madrugada"

Crónica de La Plata inundada
Crónica de La Plata inundada Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia
Jesús Cornejo
(0)
11 de mayo de 2018  • 21:50

LA PLATA.- Cae la noche y algunas familias de esta ciudad aún continúan autoevaluadas. En algunos barrios las casas todavía tiene medio metro de agua en su interior y los vecinos aguardan la asistencia social del municipio que, dicen, aún no llega a todos partes. La tormenta, que durante la madrugada castigó el sur de La Plata y gran parte del conurbano, generó graves inconvenientes y reavivó los fantasmas de la catástrofe del 2 de abril de 2013 cuando la Capital de la provincia se inundóy dejó un lamentable saldo: 89 muertos, 190.000 personas afectadas y 350.000 hectáreas bajo el agua.

Esta vez, la tormenta golpeó de lleno el caso urbano de La Plata como en aquella oportunidad. Sino que se corrió al sur de la ciudad donde cayeron 210 milímetros en apenas 12 horas y generó que los causes de los arroyos Maldonado, Pérez, Regimiento y Villa Garibaldi salieran de su curso e inundara los barrios aledaños. Uno de ellos fue precisamente la zona de Villa Garibaldi en el Barrio Villa Elvira donde el agua esta tarde continuaba estancada en las calles debido a que una cantera particular, situada en la calle 2 y 630, había bloqueado el cauce del Río lo que dejó a muchas familias incomunicadas.

Crónica de La Plata inundada
Crónica de La Plata inundada Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia

"Tuve que abandonar mi casa a las tres de la madrugada. Tomé unas pocas cosas y con la ayuda de mis hermanas lleve a mis dos hijas a la casa de mi mamá. El agua ya me pasaba la cintura. No había luz y mis hijas lloraban. La más chica tiene un problema pulmonar (es asmáticas) producto de la inundación del 2013. Ella tenía tres años entonces y cuando anoche comenzó a llover no podía parar. Así que dejamos todo y nos fuimos de aquí", dijo a LA NACION Estela Cáceres mientras regresaba a su casa para ver cómo había quedado. Ella, ni sus hijas recibieron asistencia de ninguna autoridad municipal ni provincial, dijeron.

Los vecinos de esa zona, salieron a la tarde a cortar la avenida 7 a cera del barrio aeropuerto, para denunciar que hace más de un mes solicitan el compromiso del gobierno de María Eugenia Vidal y del intendente Julio Garro para ponerle fin a una cantera privada que bloqueó un tramo del canal del arroyo Garibaldi que cuando llueve inunda la zona. "Hasta la Justicia nos dio la razón y la empresa privada tiene que hacer las obras de adecuación para que pueda fluir el agua. Pero no lo hacen y el gobierno no interviene. Nosotros estuvimos cortando la calle para que se conozca esta información y sabía que el barrio se iba a inundar con alguna lluvia y eso fue lo que pasó", dijo Ana Figueroa, vecina del lugar.

Crónica de una nueva inundación en La Plata
Crónica de una nueva inundación en La Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia

Una fuente el gobierno provincial aseguró a LA NACION que un equipo de Hidráulica bonaerense había constatado que el terraplén de la cantera ya se había abierto esta tarde y el agua había comenzado a drenar con lo que traería alivio a los barrios en las próximas horas.

A unas cuantas cuadras de allí, en el Barrio el Palihue, un puente peatonal que los vecinos utilizan para cruzar uno de los brazos del Arroyo Maldonado fue arrastrado por la crecida y taponó el puente de hormigón que realiza el municipio como partes de las obras de Infraestructura Hidráulica para evitar inundaciones. "Esto fue algo anormal. En la zona cayeron 210 milímetros en 12 horas. El puente peatonal, tras desmoronarse al agua, formó una especie de tapón a la altura de la obra que estamos terminando. Eso generó que en el peor momento del temporal el agua desbordara el canal", dijo a LA NACION un estrecho colaborador del intendente Garro que esta tarde trabajaba para quitar el armazón del puente peatonal para que el agua circule con normalidad.

En ese barrio, Gabriel Mendoza perdió en la inundación del 2013 a su hermano y sus abuelos. "Se vinieron todo los fantasmas a la cabeza. Mi hijo estaba acá y no lo dude. Saque el auto y Salí a toda marcha a ponerlo a salvo en otro lugar. Gabriel, mi hijo, en la inundación anterior había quedado atrapado en el techo de la casa de su abuela en Tolosa. En este tiempo nos mudamos acá a la casa donde vivían mis abuelos y creímos que no iba a pasar lo mismo, pero el barrio se volvió a inundar", dijo. "Sólo Dios sabe porque no hubo muertos", concluyó el joven compungido.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.