El emotivo homenaje de Huracán al Rolfi Montenegro: ante Boca jugó su último partido

El Rolfi antes del partido; se fue a los diez minutos del segundo tiempo, aplaudido con todos
El Rolfi antes del partido; se fue a los diez minutos del segundo tiempo, aplaudido con todos Fuente: FotoBAIRES
Patricio Insua
(0)
12 de mayo de 2018  • 11:46

Con el mismo escudo en el pecho que había defendido hace 21 años en su debut, Daniel Gastón Montenegro le puso punto final a una larga y exitosa trayectoria como futbolista. Se despidió en un partido con seis goles, que tuvo a Huracán jugándose la clasificación directa a la Copa Libertadores y a Boca con un equipo alternativo pero dispuesto plantarse como bicampeón del fútbol argentino. El 3 a 3 en el estadio Tomás Adolfo Ducó marcó el final de una carrera que, además de los tres ciclos en Huracán, tuvo otros tres en Independiente (campeón en el Apertura 2002), dos en River (campeón en el Clausura 2004) y la etapa en el exterior, donde llevó su fútbol a Francia (Olimpique de Marsella), España (Zaragoza y Osasuna), Rusia (Saturn) y México (América). Festejó vueltas olímpicas y sufrió descensos. También formó parte de la selección Sub 20 de José Pekerman que ganó el Sudamericano de 1999 y participó en el Mundial de ese mismo año, en Nigeria. En la selección mayor jugó muy poco, apenas un par de partidos, pero lo suficiente para llevarse dos recuerdos imborrables: haber compartido la cancha con Lionel Messi y ser dirigido por Diego Armando Maradona.

"En esta última etapa en Huracán cumplí más cosas de las que yo hubiese imaginado. Me di el lujo de ser campeón de la Supercopa (en 2015, ante River), de disputar dos Libertadores y de llegar a una final de la Copa Sudamericana", le contaba a la nacion en una entrevista a comienzos del año pasado. Y manifestaba un deseo: "Ojalá se den las condiciones para retirarme acá". Así sucedió. Se sacó los botines por última vez en el mismo club en el que se formó. El cierre estuvo a la altura, con una gran campaña que alejó el temor del descenso del Globo para ir por el desafío de volver al plano internacional.

La frase en la remera de Montenegro
La frase en la remera de Montenegro

En un destino que parecía marcado, Rolfi nació hace 39 años un el 28 de marzo, fecha en la que se celebra el Día mundial del hincha de Huracán. En el conjunto de Parque de los Patricios disputó 191 encuentros, como marcaba la camiseta que le entregaron en el campo del juego antes del partido. Fue el más ovacionado cuando la voz del estadio anunció la formación de Gustavo Alfaro, se abrazó con Fernando Gago dentro del círculo central y cuando fue reemplazado a los 10 minutos del segundo tiempo, Guillermo Barros Schelotto se acercó hasta mitad de la cancha para saludarlo.

En los últimos 55 minutos como futbolista, Montenegro mostró su vigencia. En el gran arranque de Huracán flotó a espaldas de los mediocampistas de Boca para confundir a los defensores moviéndose hacia los costados. Se mostró como opción de pase, condujo con buen criterio y cada vez que intervino buscó la mejor opción de pase. El marcador se abrió con un gol de Ignacio Pussetto al recibir la pelota con un pase suyo del centro hacia la derecha.

Para Huracán estaba en juego asegurarse la clasificación a la Copa Libertadores del año próximo y participar en el torneo más importante del fútbol sudamericano por tercera vez en los últimos cuatro años (algo que todavía puede conseguir) y para Boca se trataba de cerrar de buena manera el torneo que lo consagró bicampeón, a pesar de haber reservado a sus titulares para la definición que lo espera el miércoles ante Alianza Lima. La victoria era primero de uno, después parecía que se la quedaba el otro y finalmente fue un empate que acaso no conformó a ninguno. Pero hubo alguien que sí se fue pleno: sin pensar en lo que viene al cabo de más de dos décadas como profesional, Daniel Gastón Montenegro le dijo adiós al fútbol.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.