Vélez-Argentinos, Superliga: el empate dejó al equipo de La Paternal a un paso de la Copa Sudamericana

13 de mayo de 2018  • 20:00
Argentinos rescató un empate en Liniers

Hay resortes que fallan en el fútbol argentino y echan a perder cualquier promesa de buen partido. Con la posible clasificación a la Copa Sudamericana en juego, Vélez y Argentinos arrancaron como para brindar una noche entretenida, pero entre el exceso de vehemencia de los que juegan y la incapacidad para poner orden del que dirige (Darío Herrera en este caso, pero vale para cualquier otro), terminaron decepcionando, ofreciendo un encuentro más friccionado y discutido que jugado.

En medio de la batalla, la conexión Cáseres-Domínguez-Vargas inclinó durante un buen rato la balanza hacia el lado local porque superó en número y fútbol la oposición de Montero y Machín. Ellos, más Robertone, armaron a los 21 minutos la exquisita acción que nació en el campo propio y acabó en la red de Chaves tras la definición de Zárate.

El gol desató el grito de la popular: "¡Mauro es de Vélez, de Vélez no se va!". Lo cierto es que el futuro de goleador es por ahora imperfecto. "Todavía no hablamos con nadie. El libro de pases abre el 1º de julio y queda mucho tiempo", le dijo a la nacion el presidente Sergio Rapisarda, como para no arriesgarse a lanzar promesas. El pase del N° 9 pertenece al Watford, el préstamo vence el 30 de junio y la entidad británica ya manifestó su interés por una venta definitiva: 1,7 millones aclararán el porvenir del artillero.

Argentinos llegó a la igualdad porque Chaves le tapó dos veces el gol a Zárate y Robertone, y porque pese a sus déficits físicos Pisculichi mantiene intacto el poder de su pegada. El zurdo puso un centro fantástico que Sandoval mandó a la red y le cortó a Vélez la racha de victorias (llevaba 4 seguidas).

Recién ahí firmaron la paz. A Vélez la Copa Sudamericana ya le quedaba demasiado lejos, a Argentinos el 1-1 lo dejaba muy, muy cerca, entonces no tenía sentido seguir pegándose.