Después de siete meses, Fernando Gago volvió a jugar y acusó al árbitro de faltarles el respeto de los jugadores

Gago volvió a jugar en Primera después de siete meses Fuente: FotoBAIRES
12 de mayo de 2018  • 13:21

La última fecha de la Superliga ganada, una cancha embarrada, de visitante y una formación alternativa lo podrían haber hecho esperar; encarar la pretemporada, fortalecerse y recién entonces regresar. Pero Fernando Gago necesitaba pegar la vuelta, sin importar que el contexto no fuera el ideal. Acaso como una prueba autoimpuesta, necesitaba reaparecer antes del Mundial de Rusia, el objetivo (a esta altura imposible) que motorizó buena parte de su recuperación.

Con la cinta de capitán y recostado sobre la derecha del mediocampo, la falta de ritmo no le impidió ser productivo en la circulación de la pelota y una referencia para el resto de los futbolistas vestidos de azul y amarillo. Desde su avance y descarga en Junior Benítez nació el segundo gol de Boca , el de Walter Bou para el 2-1 parcial. Estaba pleno: siendo parte de un partidazo, que terminó en un 3-3 ante Huracán.

Más tarde se mudó a la izquierda para intentar desarmar la marca a la que lo sometían Israel Damonte y Adrián Callelo, pero sin desatender lo que hiciese Daniel Montenegro. En el último partido profesional de Rolfi, antes de que el encuentro se ponga abrazó con fuerza al número 10 en un gran gesto.

Gago volvió a jugar en Primera después de siete meses Fuente: FotoBAIRES

Con voz de mando, advirtió una forma inadecuada de dirigirse a sus compañeros del árbitro Fernando Rapallini y avisó a los Mellizos y también a Hugo Nervo, capitán de Huracán, que estaba dispuesto a retirar al equipo de la cancha. Después del partido, Gago afirmó en declaraciones de la televisión que Rapallini les faltó el respeto y que la Superliga debiera saber sobre estas actitudes. El árbitro también protagonizó una fuerte discusión con el entrenador Guillermo Barros Schelotto después del encuentro.

La protección en la rodilla que había utilizado en el primer tiempo ya no estuvo para el complemento. Antes de ser reemplazado a los 23 minutos, se animó a trabar y cortar en el medio campo y luego asistió a Bou con un pase fino que el entrerriano no pudo aprovechar al demorar la definición.

El 5 de octubre del año pasado la carrera de Gago había quedado nuevamente jaqueada por otra grave lesión. Apenas unos minutos después de ingresar en el partido que Argentina no podía destrabar ante Perú, el ligamento cruzado anterior y los meniscos estallaron dentro de su rodilla derecha.

Cuatro días antes había jugado, hasta hoy, su último partido con la camiseta de Boca, frente a Chacarita. Después de intentar acelerar el regreso con el sueño ruso y de haber jugado el fin de semana pasado 45 minutos en Reserva contra Unión (también en una cancha pesada), otra vez le ganó a las trampas de su cuerpo, a ese físico que condicionó su carrera. Lo consiguió otra vez. Fernando Gago está de vuelta.