Penas más duras y más protagonismo para las víctimas: los cambios que propone el nuevo Código Penal

Penas más duras y más protagonismo para las víctimas son algunas de las modificaciones previstas Fuente: LA NACION Crédito: Ricardo Pristupluk
12 de mayo de 2018  • 18:55

El Gobierno se apresta a enviar al Congreso un anteproyecto de reforma del Código Penal que agrava las penas contra la inseguridad , el narcotráfico y el terrorismo, pero también contra los delitos de corrupción, que exime de responsabilidad a los policías cuando actúan en cumplimiento del deber, que castiga con penas de prisión los piquetes y a los manifestantes que arrojen proyectiles a la policía, y que, a su vez, agrava los casos de violencia de género y acoso por las redes sociales.

Los autores de este nuevo código penal rechazan la calificación de "mano dura" y prefieren llamarlo "efectivo cumplimiento de la ley" ante lo que entienden como una flexibilización de la aplicación del derecho penal.

El texto fue elaborado por una comisión de 12 integrantes, presidida por el camarista Mariano Borinsky, que viene trabajando desde hace un año, con 70 reuniones, en la iniciativa.

La primera semana de junio, el texto definitivo será enviado al presidente Mauricio Macri , que hace una semana recibió a los redactores de la iniciativa. Macri lo firmaría y enviaría de inmediato al Congreso. El solo hecho de mandar un anteproyecto de Código Penal al Congreso ya sería un logro, dado que hubo 17 comisiones reformadoras que trabajaron en sus textos y nunca llegaron al Parlamento. Los dos últimos intentos en este sentido fueron durante durante el kirchnerismo, cuando por decisión de Néstor Kirchner primero y luego de Cristina Kirchner los documentos nunca llegaron al Parlamento.

"Esperamos que en los primeros días de junio el presidente lo esté enviando al Congreso. Va a ser un hecho histórico. Nunca un presidente de la Nación, desde 1921, elevó un proyecto de Código Penal al Congreso", dijo a LA NACION el ministro de Justicia Germán Garavano . El código original tuvo 900 parches desde su sanción y esta es una revisión y modernización integral. El nuevo Código tiene 550 artículos, que concentran los 315 del viejo más los nuevos que incluyen la parte penal de las 900 leyes-parche.

De todos modos, el nuevo texto debe pasar por las comisiones del Parlamento donde puede ser modificado y discutirse en ambas cámaras para convertirse en ley.

Las principales modificaciones

Los principales cambios que plantea el nuevo Código pasan por dale un rol protagónico a la víctima, un agravamiento de las penas para los delitos, es más restrictivo con la libertad condicional, más duro con el narcotráfico, pero dice que no es punible tener drogas si su uso no trasciende del ámbito privado.