Sacame un turno para la peluquería...

Ernesto Martelli
Ernesto Martelli LA NACION
(0)
13 de mayo de 2018  

La presentación de Google para desarrolladores, esta semana en Mountain View, Silicon Valley, trajo momentos de estupor: la evolución de su asistente de voz en Duplex, un ente conversador fluido y diligente. El CEO de la empresa hizo una prueba simple: le pidió, en tono ordinal, sin un por favor ni un gracias, que le saque un turno para cortarse el pelo. Funcionó de manera sorprendente, inquietante... Los expertos en inteligencia artificial ponderaron el salto evolutivo, pero advirtieron una "sutil usurpación de la humanidad". La charla parece convertida en un mero acto operativo, maquinal. Como agravante, funciona la reciente crónica de Emily Lever para New Yorker sobre la perspectiva de género en el uso de esos servicios de asistentes no solo con voz, sino también con nombre femenino: que los máximos avances de machine learning sean para reemplazar las tareas e incluso el tono servil de las más obsecuentes y conservadoras secretarias ejecutivas (el 94,6% de quienes realizan esa tarea son mujeres en los Estados Unidos) no deja de ser una curiosidad de los albores del siglo XXI.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?