La Argentina, espectadora más que formadora de precio

Pablo Fernández Blanco
(0)
14 de mayo de 2018  

Los barones domésticos del crudo suelen decir que la Argentina es un país con petróleo, pero no petrolero, para marcar las diferencias con la situación de naciones que pueden confundirse con emiratos, como Venezuela en sus buenas épocas.

Pese a que tiene producción local, no administra poder de decisión sobre su cotización -salvo una intervención del Gobierno- dado que asiste al concierto de las naciones petroleras como espectador antes que como formador de precio.

Las empresas que destilan naftas y gasoil compran crudo en dólares. Si bien la paga es en pesos, se calculan a partir de la cotización de la divisa norteamericana. Ese es el primer punto clave: cada vez que hay una devaluación, las naftas aumentan (o deberían aumentar) porque las empresas que las producen necesitan más pesos.

La injerencia del petróleo sobre los costos de las empresas ronda el 80%. En otros términos, es imposible esquivar sus efectos sobre las pizarras de las estaciones de servicio.

En las últimas semanas se dio una situación especialmente negativa desde el punto de vista del encarecimiento de los precios: la devaluación puso presión a los valores en pesos, pero mucho menos que el aumento del barril de petróleo en sí mismo. Es decir, un aumento sobre otro aumento. Esa presión llevó al Gobierno a implementar un inédito plan que no le gusta desde su concepción de la economía, pero considera como alternativa para enfrentar el corto plazo. Se trata del congelamiento de los valores en los surtidores por mayo y junio, con una recomposición a partir de julio, el primer mes en el que se aplicaría la primera de las seis cuotas para recuperar el precio de los combustibles. La medida, que se puede confundir lejanamente con las ideas que promovía Guillermo Moreno, apunta a todo lo contrario: evitar el traslado a la inflación de este mes de las subas del petróleo y de la devaluación, pero en nombre de la protección de la libertad del mercado, que se aplicará cuando haya menos volatilidad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?