Mundial Rusia 2018. Enrique Macaya Márquez: "A Messi lo hicieron capitán, acaso para empujarlo un poquito al liderazgo"

Macaya Márquez, en La Nación
14 de mayo de 2018  

"Suecia '58 fue traumático. Fui por la radio, no había posibilidad de hacerlo por televisión, yo tampoco trabajaba en televisión, no había satélite para transmitir a Buenos Aires. Y antes del '70 se mandaban los tapes y se veía en diferido. Era mi primer viaje grande, tenía apenas 23 años. Nos fuimos en un turbo hélice que paraba en todos lados porque no había autonomía para llegar, llegamos a Alemania, en Alemania salimos por camioneta, un ferry a Dinamarca, llegamos al sur de Suecia. Contra Checoslovaquia, yo estaba con (José María) Moreno y, la primera pelota la tiran los checoslovacos por arriba del travesaño y casi la sacan a la calle, yo le digo 'mira, es papita para el loro esto', la segunda fue adentro, la tercera fue adentro. seis. Fue un cachetazo a nuestra forma de vivir, nosotros no sabíamos ni dónde quedaba Checoslovaquia. ¿Cómo? ¿Hay otro fútbol mejor que el nuestro? A la vuelta, en Ezeiza, les tiraban monedas a los jugadores, eso no se vio nunca". Lo dice Enrique Macaya Márquez , que vio mucho: desde su primer Mundial, 60 años atrás, no dejó una sola Copa del Mundo sin asistir.

-¿Cuánto hay de preparación, de programado y cuánto de espontáneo?

-A mí me interesa ver quién es el adversario, cómo juega el adversario, tratar de imponer lo mío, pero tener variantes. No puede ser que, ante España, el arquero saca la pelota y venga el gol, ¿por qué? Porque yo aprendí con ellos, que uno de los dos centrales tiene que estar adelante y el otro atrás, si la pelota queda corta corre el de adelante, si la pelota queda larga, corre el de atrás y el de adelante da toda la vuelta.

-A veces en la cancha se pierden los papeles, un jugador empieza a estar confundido.

-No digo mecanizar, pero si lo preparás, al jugador le fluye la respuesta.

-Después vinieron Menotti y Bilardo, dos corrientes antagónicas que obtienen el mismo resultado.

-Son realmente antagónicas por una serie de razones que no son todas futbolísticas.

-¿Cómo se sitúa usted en esa disputa?

-Estaba más acostumbrado a la escuela de Bilardo, más allá de que cuando aparece Menotti, la selección comienza a ser prioridad número uno la selección. Ahí comienza lo más serio, hace cosas muy buenas como el seleccionado del interior, traer a los europeos acá para que el jugador aprenda cuál es la distancia, cuál es la velocidad, a hacer giras a Europa, es decir, conforma un equipo. También hay cosas poco explicadas: en el '82 juntás a Kempes y Maradona con el Pato Fillol, con Passarella, ¿y fracasás?

Los momentos destacados de la entrevista a Enrique Macaya Márquez

-Siempre hubo misterios: por ejemplo, con el seleccionado de Bielsa en el 2002.

-Ahí hay una explicación: vienen de Europa cansados los jugadores. El de Bielsa era un juego de mucha potencia, se necesitaba una reserva física

-Usted vio en la cancha a los cuatro fenómenos: Maradona, Cruyff, Di Stéfano, Pelé. ¿Quién fue mejor?

-Para mí, Alfredo, pero era mi ídolo barrial. Yo entraba en su casa, era un crack de clase media alta, no necesitaba trabajar, necesitó muy poco del potrero porque no vivía en el potrero, sino que era muy atleta, le pegaba muy bien a la pelota, era muy inteligente y tenía liderazgo, algo que les falta a otros jugadores.

-Cuando dice a "otros jugadores" ¿dice "Messi" por ejemplo?

-Sí. El liderazgo no es una cuestión natural, digamos, lo tenés o no, por ahí lo podés incorporar porque no es exclusivamente genético, lo podés hacer, porque nosotros acá hablamos de liderazgo como si fuésemos unos fenómenos.

-¿Se puede ganar el Mundial sin un Messi líder? En la Argentina, ¿si no es Messi, quien? ¿Mascherano?

-El último Mundial a Messi lo hicieron capitán, acaso para empujarlo un poquito al liderazgo, ¿no? Y el líder terminó siendo Mascherano. El líder se impone por su carácter y la posición tiene que ver con esto, si vos hacés un trabajo más sacrificado que un creador al que tenés que liberar, sacarle todos los problemas. Pelé era capitán, porque vos le pegabas y él te la devolvía, Pelé transforma al fútbol brasileño en cuanto a ese tipo de respuestas.

-Usted vio ahí, en vivo y en directo, el gol de Maradona a los ingleses en el Mundial de México que lo consagra a Diego.

-En realidad, ahí lo convencieron de que tenía que demostrar que era el mejor del mundo, le hicieron la cabeza, lo hicieron capitán porque se cayó Passarella, le dijeron que tenía que demostrar que era el mejor porque estaba Zico, Platini y lo tenía en la cabeza dando vueltas. Estaban encerrados, era un buen grupo que se consolidó como equipo después del primer partido.

-El fútbol argentino viene de un proceso de mucha destrucción, tres técnicos, un clima hostil con los jugadores, una necesidad de éxito...

-No hay tiempo. Creo que el técnico no tiene el tiempo suficiente, primero para tratar de eliminar sus propias dudas y convencerse de algo que tiene que hacer y con quién tiene que hacerlo.

Entrevista completa a Enrique Macaya Márquez

22:49
-Pero si un técnico tiene dos jugadores para un puesto debe saber quién es mejor para lo que quiere, ¿por qué tantas dudas?

-Este técnico llegó, medio sobre la marcha, diciendo que no hay laterales, después que iba a jugar con tres, después puso a Mascherano sobre un costado, al otro día aparece Acuña atrás, ¿cuál es la idea?

-En el medio, la eliminatoria.

-Podés tener una duda entre Agüero e Higuaín suponiendo que vas a elegir uno de punta y los dos están jugando muy bien, podés tener quizás alguna duda de cómo acompañarlo con Messi, con cuántos jugás en el medio, pero si ahora ya tiene decidido jugar con cuatro en el fondo, hay que buscar las piezas. Hay pequeños detalles de un contraataque, un pelotazo, que son cosas súper sabidas, pero que los jugadores de pronto no están acostumbrados a mecanizarlas en una selección.

-¿Y cuánto juegan los factores de que, por ejemplo, sea el último mundial de Messi y Mascherano? ¿Qué papel ocupa eso en la cabeza?

-Un papel muy importante y por eso hay que saber trabajárselo a su favor. Les decís "mirá, este es tu último mundial, tenés que romperla, dejarla chiquita así, yo te voy a ayudar con esto y con esto", pero tenés que tener una respuesta futbolística, no solamente darle un convencimiento de carácter psicológico. Asesorate con alguien que conozca y transformá todo eso en energía: todo lo que tenemos de malo, lo transformamos en bueno.

-¿Cuánto tiene de fe para el Mundial?

-Me cuesta mucho hablar de cuánto, de porcentajes, porque tengo muchas dudas.

-¿Dudas en qué?

-En cómo puede jugar, en todo, en el resultado final, para no entrar a hablar minuciosamente de cada papel, en el resultado final y yo creo que Islandia puede ser muy difícil también. Yo creo que el técnico tiene clara la idea, cómo va a jugar, quien va a jugar.

-¿Y a quién ve como candidato para ganar el Mundial?

Lo de siempre, no creo que nadie rompa el molde: Brasil, que es un milagro, estaba muerto. Ellos son mucho más inteligentes que nosotros en muchos aspectos, en pequeños detalles, vos vas a jugar a Brasil, te tocan los himnos, el segundo es el himno brasileño, el primero es el tuyo, la mitad del himno brasileño es a capella, todos enfervorizados, ya te preparan un ambiente especial. También está España, Alemania, Francia puede arrimar, Bélgica, por ahí me comí alguno, pero son los tradicionales.