"Me manda mensajes hot pero cuando me ve en la oficina me ignora o se ríe de mí"

La oficina a veces se parece mucho al recreo del colegio; Consuelo da su opinión al respecto
La oficina a veces se parece mucho al recreo del colegio; Consuelo da su opinión al respecto Crédito: Shutterstock
Consuelo
(0)
14 de mayo de 2018  • 16:36

Hola Consuelo,

Hay un chico del trabajo con el que tengo una química increíble. Nuestra primera conversación fue asombrosa. Tenemos mucho en común y me hace reír montones. Creí que las cosas quedarían ahí porque él suele ser muy reservado en presencia de los demás. Sin embargo, todos me dicen que conmigo es diferente, mucho más charlatán y abierto.

Pasaron varios meses pero sin que nos habláramos mucho porque a él lo cambiaron de oficina, pero aún así siempre me saludaba o elogiaba algún peinado o ropa que llevara puesta. El caso es que hace unos días me tocó ir a las oficinas de arriba (donde está él) porque las nuestras estaban en remodelación. y mi sorpresa fue su raro nerviosismo. Todo se le caía, me hablaba entre dientes y casi ni me miraba. Al día siguiente de esto, me llegó a saludar de beso y abrazo y hasta me guiño un ojo, lo que me dejó súper confundida.

Dos días después me mencionó algo sobre una película que ambos queremos ver, y al dia siguiente cuando le pregunté más sobre ello me pidió mi número para pasarme la info. Se lo di con algo de confusión pero a los dos días me escribió y hablamos un montón. Sentí que incluso las cosas se pusieron "intensas" porque me dijo (entre broma y broma) que si seguíamos así iba a "comerme viva", lo que sea que eso signifique. Después de esta charla por mensajes me veía y salía huyendo. Incluso creo que me evitaba. Pasaron dos días y llegó a mi oficina a saludarme. Incluso me asusto y bromeó conmigo un rato.

Entonces vino lo más raro: él y su mejor amigo (el más perro del trabajo) me jugaron una broma de que él supuestamente había renunciado pero no era así. Y sólo lo hicieron para ver mi reacción... cuando le pregunté por qué lo hizo me dijo que no era por nada especial. Que ellos solo eran así de payasos.

Me enojé y dejé de hablarle porque me pareció super inmaduro lo que hizo. Entonces me miraba todo el dia pero no hacía nada por arreglar las cosas. Lo enfrenté y le dije lo que me molestó y me prometió no hacerlo de nuevo pero ya no me manda mensajes. El último se lo envié yo y aunque hablamos un poco me dijo que siguieramos la conversación después pero él no me escribe. Pasa todo el día mirándome en el trabajo y se pone raro si paso por su oficina aunque sea de lejos... Necesito tu ayuda. Por favor

La Colega Confundida (26)

Estimada Colega Confundida:

A veces pienso que las mujeres muchas veces continuamos con historias absurdas no tanto porque realmente queramos estar con el sujeto en cuestión, sino porque necesitamos la confirmación de que ese hombre "realmente" estaba buscándonos, que no nos imaginamos cualquier cosa, que no estamos locas. También, por supuesto, queremos la validación, aunque venga de personas que no valen dos minutos de atención: necesitás saber que le gustás, que él te diga que sí. Después a las dos semanas te cansás, pero por lo menos "te quedaste tranquila", te sentís atractiva, podés seguir adelante. Por supuesto, todo esto es algo que tenemos que superar, y eso vengo a invitarte a hacer. Te lo escribí en primera persona del plural y así "en general" para que entiendas que no es algo que solamente te pasa a vos, y que no tiene que ver con algo personal tuyo, sino con algo que es social, que es de género: a las mujeres se nos enseña a estar siempre pendientes de lo que los hombres piensan de nosotras. Pero hay que aprender a elegir.

Te digo todo esto porque lo me que contás de la "broma" que te hizo ese chico junto con el amigo es UN DELIRIO, así con mayúsculas. Ese chico no es solo inmaduro, es un bully de secundaria. La broma no fue una payasada inofensiva: es una burla cuya toda "gracia" es el hecho de que a vos te importaría que él renunciara, es un chiste a costa tuya. La verdad me parece, más allá de tonto, super humillante por parte de los dos. Yo que vos no le vuelvo a hablar. Si te sirve saberlo, creo que al muchacho le gustabas, pero no se anima a llevarlo como un adulto.

No armes un escándalo tampoco, ya está, ya dijiste lo que tenías que decir. No le escribas más. Si te lo cruzás en la oficina, saludalo con una sonrisa distante como una reina y listo.

Un cariño,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar , como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Por: Consuelo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?