Siglo 21, el modelo de universidad virtual que interesa en el exterior

El campus de Córdoba fue diseñado por César Pelli
El campus de Córdoba fue diseñado por César Pelli Crédito: Siglo 21
El 80% de sus alumnos estudia fuera del campus; el Banco Mundial analiza su propuesta para América Latina
Gabriela Origlia
(0)
15 de mayo de 2018  

CÓRDOBA.- El Banco Mundial analiza el modelo de educación "mediado por tecnología" que aplica Siglo 21, la universidad cordobesa con 22 años de trayectoria, por entender que por sus características técnicas y sus logros en términos académicos es factible de ser aplicado en zonas en desarrollo. El organismo tiene como uno de sus ejes de trabajo la expansión de la educación en todos sus niveles.

Para Juan Carlos Rabbat, presidente y fundador de esa casa de estudios, la tecnología aplicada en la educación es "democratizadora e integradora" y permite masificar los estudios superiores. Sostiene que el hecho de no tener que cambiar de ciudad ahorra costos y elimina el impacto del desarraigo. Esos factores "también son interesantes para países similares a la Argentina".

Por los problemas de conectividad que hay en el país, la tecnología aplicada permite usar "player", lo que habilita a descargar el material y solo tener que conectarse en períodos cortos. "Transformamos una desventaja en oportunidad porque el mismo problema existe en otras regiones de América Latina, África y Asia, y por eso, el interés del Banco Mundial", apunta Rabbat.

Y agrega que el Banco Mundial evaluó "positivamente" los niveles de rendimiento académico de la educación a distancia. "Los buenos resultados y la posibilidad de trabajar sin necesidad de conexiones a la velocidad y con la continuidad de los países más avanzados son determinantes para el organismo que entiende que este modelo es una herramienta para fomentar la integración social y la equidad".

Enfatiza que "está demostrado que quien no debe mudarse para estudiar aporta, ya profesional, al desarrollo de su propia comunidad. Eso también es crucial".

Siglo 21 cuenta con un laboratorio de aprendizaje experiencial (con simuladores, legos, holografías y realidad virtual) y un sistema de evaluación que incluye, en algunas etapas, la tecnología y en otras, la modalidad presencial. Es la universidad privada más grande del país con 61.000 alumnos. El 80% cursa fuera del campus de 34 hectáreas diseñado por el arquitecto César Pelli con la idea de avanzar hacia una "ciudad peatonal" con más edificios y áreas de dormitorios, que pueden sumarse a los siete hoy construidos.

Tiene 350 centros de aprendizaje distribuidos en el país. De la matrícula global, el 85% cursa sus carreras en modalidad virtual. Este año tiene 3500 alumnos becados al 50% y 75%; pueden aspirar a la ayuda quienes tienen 8 o más de promedio.

Las currículas -cuyas competencias se revisan cada cinco años (la última vez fue en 2017) con la colaboración de referentes de fuera de la universidad- tienen dos asignaturas comunes a las 40 carreras de grado: práctica profesional y práctica solidaria.

La primera, exigible a partir del tercer año de cursado, implica 250 horas de trabajo en una empresa o entidad gubernamental con tutoría de un profesional interno y de un docente. La universidad tiene 8000 convenios para su instrumentación.

La práctica solidaria implica el trabajo como voluntario durante un semestre a través de los 7000 convenios firmados por la universidad. "Las dos van en línea con los cuatro ejes en los que aspiramos a formar: el saber, el saber hacer, el saber ser y el saber convivir", explica Belén Rosso, vicerrectora académica.

En el edificio "Experimenta" funcionan laboratorios preprofesionales donde los alumnos trabajan con experiencias para resolución de problemas y tomas de decisiones. "Permite el error y la práctica -describe Belén Mendé, la rectora-. Aplican los conocimientos con tecnología diseñada específicamente que permite, con realidad simulada, llevar el aprendizaje al contexto de la práctica".

Los responsables de la universidad enfatizan que trabajan sobre dos canales, el del emprendedurismo y el de la empleabilidad. Las estadísticas internan les muestran que el 60% de los estudiantes quieren ser emprendedores y, en ese sentido, la innovación y la alianza con Incutex (una incubadora y aceleradora de empresas) son claves.

Apuntan que el 86% de los egresados (12.500) ocupa posiciones de decisión en una compañía u organismo de gobierno, y entienden que es fruto de un modelo fundamentado en el desarrollo de competencias, en la actualización, en un entorno digital dinámico y en el desafío de "masificar a la vez que se personaliza".

Resultados aprender, para directores

Por segundo año consecutivo, los directores de las 31.000 escuelas primarias y secundarias que participaron de las pruebas Aprender recibieron la información del desempeño específico de su establecimiento. Según informó ayer el Ministerio de Educación de la Nación, cada directivo tiene una cuenta y una contraseña para ingresar en el sitio de esas pruebas y consultar sus resultados. El reporte contiene los datos específicos de las pruebas realizadas e información de contexto aportada por los estudiantes, así como autoconcepto escolar, datos sobre inasistencias y niveles de desempeño. Aunque los resultados de Aprender muestras severos problemas de comprensión, los directivos admiten que con la información de 2016 introdujeron cambios en sus escuelas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?