Indignación y llamados a la calma en todo el mundo

Rusia, Francia e Inglaterra criticaron a EE.UU. y pidieron que no recrudezca el conflicto
(0)
15 de mayo de 2018  

PARÍS.- La violencia que dejó más de 50 muertos en la frontera con la Franja de Gaza provocó indignación y llamados a la calma por parte de la comunidad internacional.

Varios países, entre ellos Gran Bretaña, Francia y Rusia , reprobaron con energía la apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén , un traslado que fue rechazado por 128 de los 193 países que forman parte de las Naciones Unidas ( ONU ).

Rusia consideró que la medida unilateral de Estados Unidos es un peligro para la paz en la región, según declaró el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, en Moscú.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dijo por su parte que "estamos convencidos de que no hay que cambiar unilateralmente decisiones tomadas por la comunidad internacional. El destino de Jerusalén debe decidirse a través de un diálogo directo con los palestinos".

En Inglaterra, la primera ministra Theresa May expresó por medio de un vocero: "Estamos preocupados por las informaciones sobre violencia y pérdidas de vidas en Gaza. Pedimos calma y control para evitar acciones destructoras de los esfuerzos de paz".

Del otro lado del Canal de la Mancha, en Francia, el ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, subrayó "el derecho de los palestinos a manifestarse pacíficamente" y advirtió contra un nuevo recrudecimiento del conflicto. El canciller de Macron recordó a Israel su obligación de proteger a los civiles, sobre todo a los menores de edad, y llamó a todos los involucrados a "demostrar responsabilidad" para evitar "que vuelva a encenderse" el conflicto en Medio Oriente. Le Drian reclamó que se creen con urgencia las condiciones necesarias para la búsqueda de una solución política.

"El gobierno de España está consternado por el elevado número de manifestantes muertos y heridos en la Franja de Gaza, que se unen a los habidos en las movilizaciones de las últimas semanas, y hace un llamamiento urgente a la contención de todos los actores, que deben evitar cualquier medida que provoque en los próximos días más víctimas entre la población civil. El gobierno español exhorta al gobierno israelí a hacer un uso proporcional de la fuerza", dijo un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores.

La Unión Europea (UE) hizo a su vez un llamamiento para evitar una nueva escalada. "Todos esperamos la máxima contención para evitar más pérdidas de vidas", dijo Federica Mogherini, la alta representante de Política Exterior del bloque.

Mogherini pidió "sabiduría y coraje" para volver a la mesa de negociaciones en busca de una solución política al conflicto israelí-palestino.

En Turquía, Ibrahim Kalin, vocero del presidente Recep Tayyip Erdogan, consideró una "vergüenza" que el mundo calle ante semejante "barbarie sistemática de destrucción". El propio Erdogan declaró después que "rechazamos esta decisión que viola la ley internacional y las resoluciones de la ONU. Con su último paso, Estados Unidos ha elegido ser parte del problema, no de la solución, y ha perdido su papel como mediador en el proceso de paz".

"La muerte impactante de decenas de personas, los cientos de heridos por disparos de balas reales en Gaza tienen que cesar inmediatamente. Los responsables de estas violaciones flagrantes de los derechos humanos tienen que rendir cuentas", reaccionó el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Al Husein.

El secretario general de la ONU, el portugués Antonio Guterres, se mostró profundamente afectado y preocupado por los sucesos. "Estoy profundamente preocupado por los incidentes que tuvieron lugar en Gaza", dijo ante la prensa durante una visita a Viena. "Los acontecimientos demuestran la necesidad de una solución política al conflicto israelí-palestino -señaló. No hay un plan B a la solución propuesta de dos Estados en la que israelíes y palestinos puedan vivir en paz, garantizando la seguridad y cooperación mutua dentro de la comunidad internacional".

Amnistía Internacional (AI), a su turno, pidió a Israel que termine "de inmediato" con la represión a tiros de las protestas en la Franja de Gaza, que calificó como una "abominable violación" de los derechos humanos y la consideró como "crímenes de guerra". La ONG Human Rights Watch (HRW) también denunció "un baño de sangre que cualquiera pudo advertir".

Agencias AFP y DPA

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?