Cataluña vuelve a tener gobierno tras 199 días

Torra, el elegido de Puigdemont, logró ser investido en el Parlamento por un voto de diferencia Fuente: AFP Crédito: Luis Gene
15 de mayo de 2018  

MADRID.- Por fin, el Parlamento catalán logró investir un presidente regional luego de 199 días de acefalía e intervención del gobierno nacional de Madrid. El elegido fue Joaquim ("Quim") Torra, un delfín designado a dedo por el destituido expresidente Carles Puigdemont , cuyo secesionismo radicalizado augura una nueva etapa de desencuentro con la sociedad catalana no independentista y con el Estado español .

"Haremos la república catalana" y "Viva Cataluña libre" fueron sus primeras palabras, tras una votación de 65 votos a favor y 64 en contra. El ya presidente electo parece dispuesto no solo a la batalla "por la república y por la independencia ", sino a pagar la deuda política con su "padrino" Puigdemont.

Tanto que no solo juró que le entregaría "pronto" el gobierno catalán, sino que su primer acto será viajar a Berlín para comparecer junto al expresidente, retenido por la Justicia alemana.

Si bien la investidura es un paso adelante en la normalización institucional de la próspera región, existen enormes dudas sobre el desarrollo de esta flamante legislatura. Torra, hasta hace poco un desconocido, tiene en su haber artículos en los que defendió la "supremacía catalana" y trató despectivamente "a los españoles" y a quienes no comulgan con la independencia.

"No estamos hablando de expresiones aisladas. Esta es su forma de pensar", sostuvo Inés Arrimadas, diputada por el partido Ciudadanos y principal vocera de la oposición. A ella no le bastaron las disculpas de Torra y la promesa de que "no volvería a cometer" esos "errores".

Abogado y editor de 55 años, Torra fue avalado con el respaldo de 66 parlamentarios de Junts per Catalunya (JxCAT) y de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

Por el rechazo se expidieron 65 legisladores de los partidos constitucionales: el gobernante Partido Popular (PP), el PSOE y el liberal Ciudadanos, triunfador en las elecciones regionales, aunque sin capacidad de formar gobierno.

Una vez más, la ajustadísima votación arrojó la imagen de un Parlamento -y una Cataluña divididos por la mitad. De un lado, todos fueron aplausos para el nuevo presidente. Del otro, caras largas y silencio. La imagen no augura un buen pronóstico.

En un primer gesto de ruptura y contra lo que es tradición, el presidente del Parlamento, el independentista Roger Torrent, decidió "no pedir audiencia" al rey Felipe VI, sino que se limitó a informarle por escrito la nueva nominación. Una vez que el rey firme el nombramiento, que lo ratifique el presidente Mariano Rajoy y que se publique en el Boletín Oficial, el nuevo presidente podrá asumir. No hay plazos fijos, pero se estima que no habrá demoras. "No me gusta lo que he escuchado, pero esperaré y juzgaré por los hechos", dijo Rajoy.

Cuando asuma el cargo, Torra terminará en forma automática la intervención del gobierno nacional en Cataluña, dispuesta tras la fallida independencia unilateral de octubre pasado.

TEMAS EN ESTA NOTA