Le disparó a un grupo de chicos que quiso entrar a una fiesta

Los adolescentes, que no estaban invitados, tiraron piedras contra la casa cuando no los dejaron pasar; el agresor, detenido

15 de mayo de 2018  

LA PLATA.- Pudo haber terminado en una tragedia: el padre de una adolescente que realizó una fiesta en su casa, convocada a través de las redes sociales, baleó a dos chicas de 15 años que junto con otras personas querían entrar por la fuerza al lugar. El agresor estaba prófugo, pero ayer a la tarde se entregó a la Justicia luego de que la policía allanara su vivienda.

El ataque se produjo el domingo a la madrugada en el Barrio Aeropuerto. Pasadas las 4, un grupo de unos 20 chicos y chicas se acercó a una casa en 616 entre 3 y 4 con la intención de entrar en una fiesta privada que una adolescente había organizado, y a la que había invitado a través de su Facebook personal, en el que ellos no figuraban.

La noche anterior el barrio había sido castigado por el duro temporal que inundó ciertas zonas del sur de la ciudad. Los chicos querían divertirse, pero al llegar al lugar de la fiesta no les abrieron las puertas.

Aparentemente, la primera que salió a atenderlos "de mala manera" fue "la madre de la chica", dijo un investigador policial. Los investigadores judiciales dijeron a LA NACION que tras la negativa los chicos comenzaron a insultar, gritar y arrojar piedras contra la casa. "El padre de la chica salió con un arma calibre 22. Efectuó varios disparos que retumbaron en el barrio, mientras los chicos salían corriendo. Como resultado de los disparos, dos menores de 15 años resultaron heridas. Las chicas están fuera de peligro porque el hombre apuntó a los pies. Pero no midió las consecuencias, porque todo podría haber terminado con varios muertos o heridos en el descontrol", dijeron fuentes con acceso al expediente.

Superado el shock inicial, los chicas llamaron al 911 y un patrullero que recorría las inmediaciones llegó minutos después a 616 y 4. Allí, los policías se entrevistaron con las víctimas y los testigos.

"Todos responsabilizaron al padre de la chica que había organizado la fiesta", dijeron esas fuentes.

Las dos chicas lesionadas viven a unas nueve cuadras del lugar. Una de ellas recibió un tiro a la altura del gemelo izquierdo; la otra, debajo de la rodilla izquierda.

Con las víctimas ya hospitalizadas, los policías del Destacamento Aeropuerto se abocaron a aclarar el violento episodio con el aporte de los testigos. El fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta ordenó rastrillar la zona y los peritos recolectaron solo una vaina en la escena del ataque. No obstante, los testigos afirman que hubo dos o más disparos.

El fiscal ayer dispuso un allanamiento en la casa donde se realizó la fiesta, pero no encontró al padre de la chica, que finalmente se entregó, acompañado por un abogado.

Un estrecho colaborador del fiscal Condomí Alcorta dijo a LA NACION que las dos chicas heridas no eran amigas de la adolescente que había realizado la fiesta. "Quisieron entrar por la fuerza y no pudieron, por eso tiraron piedras. Es una reacción de los chicos que se viene repitiendo en hechos similares que ocurren en esta ciudad, sin ninguna conexión entre sí. Eso, sin embargo, no justifica que salga un hombre armado en medio de la noche a disparar a quemarropa", concluyó el informante.

El agresor quedó demorado a la espera de que el juez de Garantías que interviene en el caso dicte el auto de detención contra el hombre, que está acusado de tentativa de homicidio, según se explicó.

TEMAS EN ESTA NOTA