Los hinchas esperan certezas, por eso tanta expectativa

Pablo Vignone
Pablo Vignone LA NACION
La lista que presentó la selección argentina
La lista que presentó la selección argentina Crédito: AFA
(0)
14 de mayo de 2018  • 22:39

¿A quién le importa esta lista? La verdad: no asegura nada, no es vinculante, ni siquiera era obligatorio darla a conocer, tal como sucedió en Brasil: allí el técnico Tité dio a conocer sus 23 preferidos y le pasó los 12 apellidos remanentes en secreto a la CBF para que cumpliera el trámite administrativo con la FIFA.

Ni siquiera excluye apellidos resonantes. La lista resultó bastante predecible. Se masticó de manera reiterada, LA NACION anticipó los 35 en la edición de ayer, sin errarle un solo integrante.

Sin embargo, su conformación promovió una inédita situación: en la Argentina no hubo nada parecido en esta historia que se mide en múltiplos de cuatro años. Nunca una comunicación tan protocolar se aguardó con tantas expectativas.

La explicación no es rebuscada. Al cabo del tétrico proceso que vivió el fútbol argentino y, en particular, el seleccionado desde poco después de Brasil 2014, los hinchas necesitan aferrarse a determinadas certezas para empezar a creer. Si el juego hasta aquí no satisfizo ni convenció, al menos ahora los nombres determinan un punto de partida concreto, definido, rumbo a Rusia.

Ahí están los números de la encuesta que la nación impulsó entre sus lectores apuntando al futuro y cuyos resultados relativos (medidos durante la jornada de ayer) pueden repasarse en la contratapa de LA NACION Deportes, con interesantes conclusiones.

El 95 por ciento de aceptación de Lionel Messi es menos asombroso que el 5 por ciento que no lo quiere en Rusia. Los lectores subieron al podio también a Nicolás Otamendi y a Paulo Dybala, lo que puede parecer una sorpresa menor, pero también colocaron a Franco Armani por delante de Sergio Romero en sus preferencias.

Por el otro lado, Gonzalo Higuaín es rechazado por uno de cada cuatro hinchas que votaron, el veterano Javier Mascherano goza de una aceptación todavía menor y son más los que rechazan al controvertido Mauro Icardi que quienes pretenden que vaya al Mundial.

¿Son estimaciones que el cuerpo técnico del seleccionado puede interpretar como el pensamiento revelado de la hinchada argentina? No es preciso hilar tan fino. En todo caso, parecen mostrar que, después de tres finales perdidas, tres técnicos, unas eliminatorias de angustia y toneladas de desconfianza, en los fanáticos y -también- los que viven el Mundial como la chance de sumar una alegría, persiste la esperanza de un equipo competitivo. Nada menos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.