Experimentar con freno de mano

Guillermo Tomoyose
Guillermo Tomoyose LA NACION
(0)
20 de mayo de 2018  

Hace poco más de medio año realicé un recorrido en un vehículo autónomo de Uber por Pittsburgh, Estados Unidos. Durante el viaje de unos 30 minutos dos ingenieros monitoreaban de forma constante los datos registrados por los sensores instalados en el auto durante un trayecto que combinaba diversos tipos de trazados, desde un tramo por autopista, cruces de avenidas, puentes y hasta zonas arboladas que a los ojos de un conductor humano novato no supondría un mayor desafío. Pero para un sistema de aprendizaje automático que busca reemplazar el control del volante, situaciones de este tipo deben ser verificadas una y otra vez.

El trayecto, más allá de algunas maniobras bruscas, no presentó problema alguno y el estilo de conducción fue similar al desempeño de un conductor principiante. Esta generación de vehículos autónomos Uber aseguraba que había logrado optimizar el funcionamiento de detección del entorno con una menor cantidad de sensores y radares. La industria tecnológica y automotriz, entusiasmada con superar la nueva frontera del transporte automotor, avanzó con el desarrollo de sistemas autónomos con diversas pruebas en entornos públicos, en una convivencia con conductores, peatones, ciclistas y camiones.

El optimismo se detuvo por completo tras la muerte de Elaine Herzberg, la primera persona atropellada por un vehículo autónomo en Tempe, Arizona. Hace más de un siglo, otra mujer había sido atropellada por un vehículo experimental que circulaba por las calles de Londres. Ese modelo, denominado carruaje sin caballo, no impidió el nacimiento de una poderosa industria automotriz. Bridget Driscoll fue la primera víctima de muchos otros accidentes de tránsito. Casi al mismo tiempo, otro incidente involucró a Tesla, uno de los fabricantes que promueve la función autónoma Autopilot: el conductor murió y el vehículo terminó incendiado tras explotar la batería del sistema eléctrico. ¿Cómo funcionan estos sistemas autónomos ante una situación límite? ¿Cuál es la cantidad mínima de sensores que deben utilizar? Son sólo algunas cuestiones que las autoridades comenzarán a analizar para saber cuáles serán los alcances de esta tecnología experimental, que hasta ahora convivían con conductores humanos en las calles y autopistas de los Estados Unidos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.