Córdoba, la provincia sin crudo que le vende servicios petroleros a Kuwait

Crédito: Gentileza EDGE
Gabriela Origlia
(0)
15 de mayo de 2018  • 13:52

CORDOBA. Cuatro ingenieros -egresados de Ingeniería Electrónica y de Ingeniería Química de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC)- son proveedores de la mayor petrolera de Kuwait, la KOC, un negocio que les abre oportunidades con otras empresas en el mundo. Ganaron una licitación para entregarle dosificadores químicos para sus pozos y ya trabajan para una segunda etapa, con un instrumental similar pero más sofisticado.

Gabriela Albert, Diego Rodríguez, Amadeo Sasia y Walter Peresson se conocieron trabajando en una fábrica de equipos de resonancia magnética nuclear, donde compartieron alrededor de una década. En un momento decidieron buscar un desarrollo propio, pero que "no compitiera" con lo que venían realizando. Fundaron la empresa Edge.

Arrancaron produciendo cromatógrafos para hidrocarburos; son equipos de laboratorio que analiza muestras de los gases que salen del pozo petrolero y que permite inferir qué tipo de producción se puede lograr y, además, chequear cuestiones de seguridad.

"Comenzamos porque eran tiempos difíciles para las importaciones y había demanda para los equipos", relata Albert a LA NACION. Pero a fines de 2014 la baja fuerte del precio del barril de petróleo frenó la actividad de control geológico en el país. "Las empresas migraron a las perforaciones ya conocidas y nuestros productos se usaban para la búsqueda de nuevos reservorios", explica.

Admite que, en esa crisis, se sintieron "un poco de desahuciados" porque no podían comercializar los equipos. Vendieron algunos para análisis de alcoholes pero no lograban la masividad que requería el proyecto.

Ahí, cuando ya parecía que la debacle estaba cerca, surgió un proyecto para Kuwait. El vínculo lo realizó una empresa físicamente vecina de Edge que provee electrónica de alta precisión para sumergir en pozos petroleros.

Crédito: Gentileza EDGE

"Nos comentaron que KOC tenía problemas con equipos comprados en Estados Unidos y empezamos a desarrollar los dosificadores". Enviaron un prototipo comandado por Internet que resuelve la logística en el desierto ya que sólo hay que acercarse a aquellos pozos donde el instrumental registra algún problema.

La prueba resultó y consiguieron un contrato por 150 bombas y 350 controles eléctricos (la petrolera decidió cambiar todos los de las bombas con problemas). "Así terminamos siendo proveedores de la YPF de Kuwait", grafica Albert.

La entrega les abrió las puertas a otros negocios: ya les encargaron nuevos dosificadores pero que incluyan sistema de seguridad para el control de incendios; alarmas que marquen reservas. Son equipos de "alta precisión y alta presión" que se usarán en Kuwait y, a través de KOC, en pozos petroleros de Irán y Omán.

Aunque Edge realiza la mecánica y el ensamblado de los dosificadores en Córdoba, su "fuerte" es "la investigación, el desarrollo y la innovación. Lo nuestro es el software y la parte electrónica; ahí es donde hacemos la diferencia".

Si bien en Argentina no hay otra empresa que produzca dosificadores para hidrocarburos, "en el mundo sí; no son equipos complejos, pero a partir de los nuevos requerimientos de los clientes logramos un producto muy diferenciado".

El diferencial no sólo pasa porque los equipos pueden manejarse de manera remota, a través de un celular, con equipos de geoposicionamiento y con autoalimentación energética con paneles solares, sino por los agregados para controles de seguridad realizados en la nueva tanda de producción.

Por ahora, están concentrados en el mercado externo. "La verdad, los requerimientos y la cantidad nos tomaron de sorpresa y recién estamos empezando a sondear el mercado interno", apunta la ingeniera química. Admite que deberán romper, a través de su estrategia comercial, la idea de que "siempre lo importado es mejor".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.