Menos autos en el centro: los peatones se adueñaron de las calles por cinco horas

El Centro ya es peatonal
El Centro ya es peatonal Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
María Ayzaguer
(0)
16 de mayo de 2018  

Muy pocos autos y motos particulares circularon entre las 11 y las 16 de la víspera en las nuevas zonas de restricción vehicular instrumentadas en Retiro y el casco histórico, en las que desde ayer empezaron a regir los castigos para los infractores. Si bien no hubo datos oficiales, a simple vista se pudo observar que transitaron mayoritariamente colectivos y taxis. La reducción del flujo de rodados tuvo un impacto inmediato: los transeúntes se adueñaron de muchas calles y caminaron por la calzada como si fueran vías peatonales, lo que obligó a los autos que salían de garajes a tener especial cuidado para no embestirlos.

Desde el 3 de abril, cuando se instrumentaron las nuevas áreas con restricción vehicular en el centro, ingresaron un 38% menos de autos particulares. En promedio, pasó de haber 8300 a 5150 vehículos diarios dentro del polígono, según datos de la Secretaría de Transporte porteña. Fuentes de la dependencia estimaron que, a partir de la aplicación de las multas a quienes entren sin autorización, alcanzarán un 50% de descenso.

Ayer, mientras los peatones parecían sentir que la calle les pertenecía, todavía había desconcierto entre los conductores. Muchos, desprevenidos, no habían alcanzado a tramitar el permiso necesario. Consultados en la esquina de Viamonte y Cerrito, la mayoría de los automovilistas ignoraban que serían multados si avanzaban otros 100 metros. "No tenía ni idea", dijo Juan Binaghi, un contador que se dirigía hacia Retiro en su coche y debió alterar su recorrido al enterarse. "No sabía que ya llegaba hasta acá la prohibición", se sorprendió Sergio Marcelo Almirón, que estaba haciendo trámites por el centro.

Agentes de tránsito informan a los automovilistas
Agentes de tránsito informan a los automovilistas Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

Dos agentes de tránsito de la ciudad contestaban dudas en esa esquina. A ellas se acercó un vecino de Viamonte al 700, que se enteró de que estará eximido de pagar el permiso por ser residente de la zona. "Antes era un loquero", dijo, contento por la menor cantidad de autos que circulan por su barrio. Al mismo tiempo, se escuchó el reclamo de un automovilista que alquila una cochera dentro del sector afectado, pero no estaba al tanto de las restricciones. Fue advertido de que le podía llegar una multa.

La restricción rige entre las avenidas Santa Fe y Belgrano; los ejes Carlos Pellegrini-Bernardo de Irigoyen y Leandro N. Alem-Paseo Colón completan el polígono. El transporte público, las bicicletas y los taxis no están abarcados por la veda. Unas 55 cámaras de control están repartidas en los accesos y egresos del llamado Centro Peatonal, y conectadas a la base de datos de vehículos autorizados a ingresar: reconocen de manera automática si el rodado está habilitado o en infracción. Según datos de la Secretaría de Transporte, ya se procesaron casi 13.000 permisos.

En los alrededores del Teatro Colón, fue la de ayer una mañana tranquila: sin bocinas ni grandes embotellamientos. A las 11, en Viamonte y Carlos Pellegrini apenas un discreto cartel indicaba que ahí comenzaba el área de restricción. No había vallas cerrando el tránsito, pero sí una cámara de monitoreo.

Los automovilistas que no tramitaron el permiso especial se mueven por avenidas, que siguen siendo de libre circulación. Por eso, la mayoría de los particulares doblan a la altura de la 9 de Julio hacia Córdoba o Corrientes. Fue el caso de Alejandro Martínez, chofer de una empresa de fletes con base en Tribunales. "Mientras pueda, me manejo por avenidas", dijo. Se refería que, en octubre, la zona restringida se ampliará hacia Tribunales.

"A mí me mata", protestó Alejandro Pasculini, que también trabaja como fletero. "Y va a ser peor cuando amplíen el horario de 9 a 18, va a ser imposible, voy a tener que cargar y descargar por fuera de esos horarios".

Las cámaras que sacan las fotomultas
Las cámaras que sacan las fotomultas Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

En el garaje de Suipacha 751, un cartel reza: "Tramitamos permisos". El dueño, Ramón Fernando Montero, le pide los datos a quienes alquilan cocheras fijas y gestiona las autorizaciones. "No me queda otra", explica. Reclama que en su local perdió un 50% de afluencia de un día para otro, porque desaparecieron los clientes ocasionales que pagan por hora. El cambio repercutió en los precios: "Entre los garajes que quedamos más perjudicados y los que están con mucho trabajo por encontrarse en la periferia de la zona limitada, la hora varía entre los $55 y $85, y la estada, entre $190 y $270", sostuvo.

Agustín Sacramento trabaja en una oficina estatal sobre Hipólito Yrigoyen, a metros de la Plaza de Mayo. Llega en moto y la estaciona en el garaje del edificio. Sabe que podría acceder al permiso para circular gratuitamente dentro del polígono, pero aún no lo solicitó: "Es complicado hacer el trámite porque necesito el contrato de alquiler de la oficina, en el que figura la cochera, y no sé quién puede tenerlo", explicó. Mientras tanto usa las avenidas habilitadas. En los tramos por los que técnicamente no podría circular, camina con la moto "para evitar la multa".

Para Silvia Carreras, médica que trabaja en Carlos Pellegrini y Bartolomé Mitre, disminuyó llamativamente la cantidad de autos que circulan por la puerta de su trabajo, algo que la alegra muchísimo. "Son veredas muy angostas y sentías que te pasaban los autos rozando", destacó.

El alcance de los permisos

Ciertos automovilistas y motociclistas pueden seguir circulando por el sector restringido sin ser multados (la multa es de $1300) gracias a determinadas autorizaciones que se tramitan en la web de la ciudad ( http://www.buenosaires.gob.ar/tramites/permiso-de-ingreso-al-area-peatonal-microcentro). Quienes residen dentro del perímetro solo deben registrarse gratuitamente, lo mismo que las personas con discapacidad, los camiones de caudales y aquellos padres cuyos hijos asistan a los colegios dentro de la zona. Quienes poseen o alquilan una cochera fija dentro del radio y los remises habilitados por otros distritos pueden solicitar un permiso anual por el que deben abonar $1560. Para los motociclistas rigen las mismas reglas, aunque están exceptuados los que hagan delivery o servicio de correo, siempre y cuando estén anotados en su registro especial. En este caso, no deben inscribirse en el sistema.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.